Praga a finales del otoño, entre el gótico y el cemento (República Checa)

Puente Carlos

¿Y que hago yo escribiendo del otoño de Praga en pleno mes de Mayo?, pues será que no me quito el frío de la cabeza (ni de los pies)… y que me encontré un disco duro que tenía medio perdido con fotos de hace unos años. Creo que va a dar bastante juego para contar historias olvidadas de lugares de antaño. Esto es Praga a finales del otoño, justo antes de que se vuelva impracticable (para mi y por mi aversión al frío).

Hice una incursión a finales de noviembre, de 4 o 5 días, para ver como se estaba adaptando un gran amigo, viajero y anfitrión que se había mudado allí hacía no mucho. Me encontré con una ciudad fría, oscura, gótica, misteriosa y encantadora. Cada estampa definía un sentimiento y la vida discurría bajo un cielo plomizo que jugaba con la luz y hacía pensar que fuese a caer sobre la gente en cualquier momento.

Al segundo día estaba enamorado y ya tenía claro que volvería para ver el contraste con la primavera y así fue, en Mayo del año siguiente pasé un mes allí con la intención de conocer la ciudad de verdad, con sol, sin frío e inundada de color.

Puente Carlos

Desde el momento en que tomé esa decisión los 4 días de viaje se convirtieron en un deambular por la ciudad, un paseo continuo sin rumbo fijo en el que los detalles brillaban sobre el conjunto.

Puente Carlos

Puente Carlos

Puente Carlos

No me perdí algunos puntos imprescindibles pero en Praga son demasiados como para verlos en una sola vez. La zona histórica de Staré M?sto, Nové M?sto, Malá Strana y Hrad?any es fundamental, con su Plaza de la Ciudad Vieja, el Reloj Astronómico, o el espectacular Puente de Carlos, llamado así por el rey Carlos IV, responsable del estilo gótico de la arquitectura de la ciudad.

Vistas

Vistas

Catedral San Vito

Para sentir de verdad este estilo gótico que lo impregna todo hay que acercarse al distrito del Castillo, donde se encuentra la Catedral de San Vito, integrada en la mayor fortaleza medieval del mundo. Esta catedral es la mayor muestra de este estilo artístico y arquitectónico de la ciudad.

Reflejos

Catedral San Vito

Catedral San Vito y Castillo

Entre paseo y paseo para combatir el frío cualquier bar puede ser un buen lugar donde calentar el cuerpo a base de productos locales, el mejor para soportar las temperaturas y el carácter del pueblo checo es sin duda la absenta. Ayuda a ver la ciudad con otros ojos en ocasiones ayuda a no verla y sobre todo ayuda a cambiar la percepción sobre el pueblo checo, con absentas de por medio son encantadores.
La absenta se convirtió durante esos días en el aporte calórico fundamental junto al becherovka, la cerveza y los perritos calientes de los puestos callejeros. ¡Quien volviese a ser joven!.

Reloj Astronómico e Iglesia de Tyn

El Castillo de Grayskull (o Iglesia de Nuestra Señora del Týn) es otra de las espectaculares muestras de estilo gótico.

Calles

Calles

Vistas

Strahov

El cemento al que hace referencia el título del post es esa otra parte de Praga muy posterior al reinado de Carlos IV, una Praga que duró desde la Segunda Guerra Mundial hasta finales de 1989, una Praga de cemento y uniformidad que convive con la belleza de la anterior sin llegar a hacerla fea. Y no se repelen porque estos bloques de hormigón transmiten la misma oscuridad que los edificios góticos, son igual de sombríos y desgarradores, de una forma diametralmente opuesta producen sentimientos similares. La Praga gótica y la Praga soviética.
Este cemento fue parte de esa estancia en Praga, esta viaje y el posterior me alojé una buena parte del tiempo en la residencia de estudiantes de Strahov, en la parte alta de la ciudad. Era cerca de 1 euro por noche y la mitad de los días ni pagaba. El recuerdo que me quedó es el de unos pasillos que parecían sacados de El Resplandor, oscuros y aterradores, cuando había que ir al baño en mitad de la noche solo rezaba para que no se me apareciese ningún niño en triciclo o un par de gemelas preadolescentes vestidas como para hacer la comunión.

Strahov

Si decido volver lo haría de nuevo por un periodo largo, de nuevo en primavera, pero sin duda alguna no volvería a Strahov… creo que los tiempos cambian y aquel fue el lugar para aquellos momentos, ahora me buscaría algo más cómodo, un apartamento (GowithOh) o cualquier opción barata que me permita estar “unas vacaciones largas“. Me dedicaría a buscar los cambios, las diferencias de la Praga de ahora con la de hace 8 años, pero de igual manera: deambulando por la ciudad en un paseo continuo sin rumbo fijo en el que los detalles brillarán sobre el conjunto.

Isla de St?elecký ostrov

Isla de St?elecký ostrov

Isla de St?elecký ostrov

>> Todo el set de fotos de Praga <<

(*) Este era un post para haber mencionado a Kafka al menos en algún punto, pero es que Kafka no cabe en este post, no cabe dentro de ningún otro, la Praga Kafkiana se merece uno para ella sola, un post para él solo. Y ya vendrá.