Cruzando la frontera Belice – Guatemala con los Amish ladrones.

Distributing surplus commodities, St. Johns, Ariz. (LOC)
Foto CC vía: The Library of Congress

Desde Cayo Caulker salí camino de City en barco (1 h o 2 por 8$ más o menos), había decidido ir para y lo hice cruzando la entre Benque Viejo del Carmen (Belice) y Melchor de Mencos (Guatemala).

Llegar a Benque Viejo fueron unas 3 o 4 horas en bus desde Belice City (6$), parando en San Ignacio.
Una vez en allí hay que tomar un taxi compartido hasta la frontera y lo mismo hasta Melchor de Mencos. Son taxis baratos, lo caro es salir de Belice. Hay una tasa que no recuerdo si son 20 o 30 dolares, en concepto de ECOTASA para el turista. Es una información que yo no conocí hasta la misma frontera.

Y saliendo de Belice me pasó una cosa muy curiosa. En el autobús camino de la frontera se subió en San Ignacio una familia de Amish… si estos tipos raros que siguen viviendo en el pasado, con sus barbas, sus sombreros y su amor a dios.
Simplemente me llamó la atención verlos y los locales me comentaron que hay una comunidad grande cerca de San Ignacio.
Total, que nada más cruzar la frontera se me acerca un chico y me ofrece llevarme hasta Melchor de Mencos, negocio con él, consigo buen precio y una vez que estoy metiendo la mochila en el coche me pregunta si he perdido algo de dinero… yo no entiendo nada y empiezo a rebuscarme en los bolsillos. Me faltaban unos 30 dolares americanos y algunos Quetzales guatemaltecos que ya había cambiado, entonces le pregunto como lo sabia y me cuenta que vio como se me caia algo del bolsillo cuando saqué el pasaporte en la frontera, y al rato vio a los Amish cogerlo y guardárselo al bolsillo… me quedé alucinado y con las mismas salte dentro del taxi y le grité: ¡Siga a esos Amish!… que ellos iban andando, y yo siempre había querido decir una frase así. El chaval entró en el coche, puso música de persecuciones y si no hubiésemos ido en un 4 latas que no pasaba de 40 km/h seguro que hubiese salido haciendo ruedas.

A los pocos minutos los encontramos en la carretera, le dije al taxista que parase a su lado y les pregunté si habían encontrado dinero en el suelo, se miraron entre ellos y directamente sacaron cada uno de sus bolsillos la parte que se habían repartido y me lo devolvieron mirando al suelo… ahí les pregunte que, si habían visto como se me caía porqué no me avisaron… y siguieron mirando al suelo. Debe ser que su amor a dios no les permitía desperdiciar mi involuntaria limosna, o que se tomaban muy en serio el “Dios proveerá” o que la hipocresía de esa sociedad les permite renunciar a las comodidades modernas pero no renunciar al moderno DOLAR ($$$$$$$$$).
El taxista les gritó ladrones, pisó el acelerador a fondo y salió nuevamente a cámara lenta.

Y me dejó en el lugar de donde salían las “minivan” hacia Flores, en Melchor de Mencos, un pueblo curioso en el que la frontera con Belice corta el campo de fútbol por la línea de medio campo, y el pueblo entero en 2.
La parte de guate está aislada del mundo, lejos del resto de poblaciones del país, la parte de Belice cerca de poblaciones grandes. En la parte guate no hay infraestructuras, en la parte beliceña hay luz, agua y una carretera buena para entrar y salir.
Los policías fronterizos beliceños van a la parte guate a tomar las cervezas, es más barato.
Todo es un mismo pueblo, Melchor de Mencos, un lugar EN MEDIO… de ninguna parte.

Postales de Año Nuevo desde Cayo Caulker – Belice

Una mañana cualquiera...

No, no estoy allí ahora y no, no voy a ir estas Navidades, pero era el post que tocaba y viendo las fotos he sentido muchas ganas de volver… no porque me gustase , más que nada quisiera volver ahora por… las palmeras, la arena, el mar y la temperatura tropical… ¡que hace mucho frío en Hortaleza!.

A Belice fui de paso, para probar esa parte del Caribe, para que no me quedase ningún país de América Central por visitar, para ver si podía bucear en el Blue Hole y para demostrarle a Aitor que Belice si que existe :p .

Definir Belice en Centroamérica es decir: Reggae, negros/as, palmeras e Inglés.
El único país de la región que tiene el inglés como idioma oficial y que casi no tiene población de origen precolombino. La mayoría del turismo es sajón y tiene un montón de colonias de población inglesa o gringa.
Belice es al Caribe, para los ingleses, lo que Mallorca es al Mediterraneo para los alemanes. Para que nos entendamos un poco.

Una mañana cualquiera...

Yo fui directo a Cayo Caulker, una pequeña extensión de arena de mar en la que casi puedes ver el agua todos lados. Es el Cayo no exclusivo, vamos, el de los mochileros, con hostales de habitaciones compartidas y precios más baratos para comer que el resto de los Cayos. Pero en el lugar más barato de los cayos de Belice me costaba dormir en dormitorio el doble que mi propia habitación en el resto de países de la zona… y comer arroz con pollo también era más caro. No es que sea distinto, en el fondo es igual que el resto del Caribe centroamericano pero… más caro. Será que los “british” lo pagan.

Buenas y bonitas playas llenas de algas marinas que inundan todo en cuanto el agua te llega por las rodillas y de la inmersión al Blue Hole (un agujero en medio del mar de más de 300 metros de profundidad) no me hablaron demasiado bien, la gente que conocí que había bajado me decían que los trajes que te prestan son demasiado finos para la profundidad y el frío del agua, que no se disfruta y encima no bajaba de los 200$ por un día de buceo.

Y como es lo único que buscaba allí decidí marchar para Guate que ya tendría más Caribe en el Yucatán mexicano.

El recuerdo bonito de Belice es el que tengo de estas fotos, desde el ferry de Belice City al Cayo… y las conversaciones con Michael, viajero puretón gringo, ingeniero de obra civil, pensador y revolucionario… un viajero de esos que dejan huella al que tuve la suerte de encontrarme de nuevo en Tikal ().

Una mañana cualquiera...

Estas son mis postales para el Año Nuevo, que pasaré esta vez en Lisboa. No es el Caribe pero me queda pensar que lo voy a tener justo enfrente.
Mañana me voy a Lisboa hasta el 3 de Enero, os deseo un Feliz Año Nuevo y que se cumplan vuestros deseos.
Para mi solo quiero salud, el resto se que solo depende de mi.
Este 2011 lo veo viajero, con ilusiones, nuevos proyectos y muchas ganas de conocer África. Ahí os dejo esa pista.

¡¡¡FELIZ 2011!!!

Lívingston – Guatemala… ¿Guatemala?

Satellietfoto van Livingston, Guatemala

Lívingston tiene una población de 17.000 habitantes, esta pequeña ciudad Garífuna es la única del país sin conexión por carretera, la única con playas en el Caribe, la única en la que te sorprendes viendo que los “chapines” que allí habitan “son negros y juegan al basket” (como bien me dijo Quiros).

Solo puedes alcanzarla en bote desde Puerto Barrios, Río Dulce o Punta Gorda (), y esta última es la única que se parece en algo a Lívingston, porque está en Belice.

Cuando llegué estaba lloviendo y como la previsión meteorológica apuntaba que continuaría así por un tiempo decidí partir al día siguiente… no pude disfrutar demasiado del par de playas que tiene y no encontré mucho más que hacer allí, sobre todo lloviendo.
No me pareció un destino atractivo, pero si peculiar. Es como estar fuera de , la población proviene de los esclavos africanos que fueron “importados” por la corona británica hasta las revueltas de 1795 en St Vincent, y fue la única parte del país que linda con el Caribe que Guatemala consiguió quedarse tras la independencia de Belice en 1973, vamos, lo que los Británicos les dejaron quedarse porque Belice no se independizó del Reino Unido hasta 1981, momento en que pasó a ser un país divido de Guatemala por unas fronteras hechas con tiralíneas.

Dicen que la travesia desde Río Dulce es muy bonita y que el lago Izabal es un pasote, me quedé con ganas de visitar esa zona pero mi ruta era entrar en Belice para luego volver a Guate por El Petén.

Y tal y como llegué… me fui. En barco a Punta Gorda (20$ – 1h) y de allí a Belice City en bus (7h – 13$) y luego al Cayo Caulker (2h – 8$ en bote). ¿De verdad había salido de Guatemala para entrar en Belice?. Por el cambio desde Livingston no lo parecía pero tengo que decir que la diferencia con El Petén (Guate) fue brutal.

Foto vía: David d’O’s