Copenhague, el paraiso de la bicicleta (Dinamarca)

Junto al museo

Bici aparcada junto a una escultura en el patio del Museo Luisiana de arte moderno.

Una de las cosas que más me llamaron la atención de , a pesar de que ya sabía de ello, fue la cantidad de gente que usa la bicicleta como transporte habitual, un 35% de la población de la ciudad.
Aunque es una opción para moverse cada vez más generalizada en todo el mundo Copenhague ha llegado a convertirse en un paraíso para los adeptos a este movimiento. La ciudad se ve más preparada para que te muevas en bici que en cualquier otro transporte. Todo son facilidades, desde una impresionante red de carriles bici a un sistema de Bycing (alquiler público de bicicletas) realmente útil y barato, vamos, funciona como los carros del supermercado, pones 20 coronas y te las devuelven cuando la dejas de nuevo.

La bicicleta se desprende del uso meramente recreativo para transformarse en un forma de ir de un lugar a otro“, así nos lo explicó Mary Embry, directora de planificación de Copenhagenize, en un encuentro/café que nos organizó VisitDenmark durante el blogtrip a Copenhague.

Mary acababa de llegar de Colombia, donde había estado dando una conferencia sobre “moda en la bici“, bueno así lo llamo yo. Es algo que no me había detenido a observar en la ciudad hasta que Mary nos enseñó la presentación que proyectó en Bogotá. Los elementos principales eran fotografías de gente montando en bici y… vestida de forma elegante. Nada de “culotes“, de licras, o de pintas de superherore de los 80 (perdonenme los ciclistas-puristas), los ciclistas que nos enseñó Mary podían ser fashion victims sobre ruedas, gente que sale (o entra) del trabajo, que va a cenar, de fiesta… con sus mejores modelos, sin que esto sea un estorbo para poder “rodar“.
Me resultó un concepto interesante, que se encuentra más desarrollado en la red de blogs Cycle Chic, fundado, junto a Copenhagenize por “el jefe” de Mary: Mikael Colville-Andersen.
(*) Edito el post con la info proporcionada por Jose Eduardo en los comentarios, en Madrid también hay estilo sobre la bici: Madrid Cycle Chic.

A partir de ese momento me empecé a fijar mucho más en eso, en como un alto porcentaje de los copenhagueños (¿no es así verdad?) hacen su vida, su día a día, sobre 2 ruedas. Desde ir a la compra, a trabajar, al cine hasta… sacar a pasear al perro:

Paseando al perro

Aunque la “Revolución ciclista“, como Borja Echevarría titulaba un artículo de hace un par de semanas en El País Semanal, no es solo moda, ni está limitada a ciudades de centroeuropa (Amsterdam, Copenhague…), esta revolución avanza imparable aprovechando que entre sus puntos fuertes se encuentran la sostenibilidad y el aumento de calidad de vida que proporciona a las ciudades que deciden adaptarse este medio de transporte.
Para mi es uno de los mayores problemas, depende de los ciclistas y del resto de vehículos o peatones, pero en mayor parte son los ayuntamientos quienes pueden (y deben) ayudar a que esta opción cobre fuerza y, sobre todo, seguridad para el ciclista.

Por mi experiencia, la ciudad mejor preparada que he visto en España es Sevilla. El sistema de Bycing y el carril bici son de los más completos y de los que mejor funcionan, si comparo con Valencia, Barcelona o Madrid, que son las otras ciudades en las que he usado el Bycing o me he movido en bicicleta.

Supongo que hay muchos factores que influyen en que la gente decida vivir sobre una bici, un punto a favor que tiene Copenhague es la ausencia de cuestas. Es totalmente plana, como todo el país, el punto mas alto de es el monte Møllehøj, con 170,86 metros de altitud, vamos, nada.
Creo que ayuda bastante ya que practicamente no sudas pedaleando a un ritmo normal.
A mi me pareció la forma más cómoda para conocer Copenhague. Rápida, ecológica, barata, y sin tener que pelearse con coches o vehículos por doquier ya que el ciclista tiene bastante prioridad para moverse por la ciudad.
Mi problema era más… encontrar donde había dejado la bici :S .

¿Donde he aparcado mi bici?

En Madrid no tengo bici, voy en moto y la veo una ciudad bastante más hostil para el ciclista que Copenhague, eso no quita que cada vez más gente reivindique este medio de transporte. Una de las formas que usan para expresar sus reivindicaciones es la Bici Crítica, que según su propio manifiesto es:

(…) la masa crítica de Madrid.

Es una organizada coincidencia, un pelotón sin cabeza, una celebración mensual.

Los últimos jueves de cada mes, se junta un número variable de ciclistas urbanos en la plaza de la Cibeles, Edificio Correos, a eso de las ocho de la tarde, y se hace un recorrido todos juntos, siguiendo unas ciertas normas. A eso de las 10 de la noche ya estamos de vueltas (se le suelen dar varias a la diosa) en Cibeles.

La de Madrid es de las más numerosas de España, ha llegado a congregar a más de 2.000 ciclistas urbanos.

Poco a poco esta “revolución” irá a más, y, tal vez llegue el momento, como dice Borja Echeverría en EPS, en que la calidad de vida en una ciudad se mida contando el número de bicicletas que circulan por sus calles.
A no ser que Marc te explique como “hackear” un contador de ciclistas y provoques que un martes a las 2 a.m. hayan pasado más de 500 bicis en 20 minutos por uno de los puentes de la ciudad. Y sin ser Bici Crítica. A ver como reaccionan a eso. :S

Aprovecho para recomendar el blog de unos amigos ciclistas, los únicos que han conseguido hacerme rodar de vez en cuando: Mountain_Bique – Friclismo.
Como bien aclara el título el blog es más de “Mountain Bique“, aunque son fervientes defensores de un espacio ciclista en la ciudad, asistiendo cada último jueves de mes a las 20h a la Plaza de Cibeles.
Son masa crítica, y yo, con ellos.

El vídeo es desde la Torre de Vor Frelsers Kirke, simplemente quería mostrar que puedes estar mirando durante casi un minuto una calle relativamente céntrica de Copenhague y no ver pasar más de un par de coches.

Una lectura de referencia para el mundo del ciclismo urbano y para descubrir ciudades en bici es Diarios de bicicleta, de David Byrne, fue un pionero en este tipo de ciclísmo mientras era cantante de Talking Heads.

Volando en Christiania (Copenhague)

Volando en Christiania (Copenhague)

Foto por Jesús Pérez Pacheco (www.fotonazos.es)

Ampliamos la serie de fotos “Volando por el mundo” con esta imagen de un vuelo rasante en la orilla del canal que cruza Christiania, esa ciudad/estado en medio de .

>> Todo el set de fotos Volando por mundo en Flickr <<

A raíz de esta foto surgió una curiosa idea con Marc, la de ampliar el proyecto. Y yo digo, ¿os apetece jugar a volar?.
Pronto os cuento más cosas al respecto 😉 .
Y sobre Christiania, uno de los puntos más interesantes de la ciudad, desde mi punto de vista y en muchos aspectos.

Pero todo llegará y entre medias tengo que seguir contando la vuelta al mundo… estaba por segunda vez en Costa Rica, ¿no?.

Copenhague en Segway (Copenhagen by Segway)

La semana pasada estuve 5 días en en un blogtrip organizado por Interface Tourism y Visit Denmark. Como avanzadilla a las historias que vendrán he montado un pequeño vídeo con las imágenes de la primera actividad que realizamos: un “interesante” y “accidentado en Segway que que recorrió el centro de Copenhague por la impresionante red de carriles bici que lo atraviesan.
La pieza en cuestión la coprotagonizan junto a mi: Marc Pous, Inés Fernandez Tuesta, Jesús Pérez Pacheco, Haritz Rodríguez, Eddy Lara Brito y Sarah, los compañero de viaje en este #CPH11.

Equipo

El tour lo defino como “interesante” y “accidentado” en función a nuestra experiencia y por que tiene que ser una pasada hacerlo fuera de la época de monzón (fenómeno que azota la ciudad del 2 al 3 de julio de cada 35 años bisiestos :p ).
Tuvimos la mala suerte de toparnos con una “tormenta tropical” en Escandinavia, de esas cosas que pasan, y aunque podríamos considerarnos afortunados ante la posibilidad de haber podido contemplar dicho fenómeno… voy a ser sincero y admitir que hubiese preferido contar los granos de arena de un metro cúbico de playa, por ejemplo.

Durante el tour en Segway hubo bajas, pero nadie dijo que fuese a ser fácil, entre esas bajas cabe destacar la de mi teléfono móvil. Falleció en combate, dándolo todo en una lucha fratricida de cósmicas proporciones… vamos, se me mojó en el bolsillo.
He perdido todos los teléfonos, con lo que si crees que antes tenía tu número apuntado (o crees que debería tenerlo) puedes enviármelo por mail junto con una foto reciente y de cuerpo entero :p . (*) No hubo ningún otro accidente, el final del vídeo es ficcionado para acentuar el carácter cómico del mismo.

Ahora, quitando el factor meteorológico, a mi me flipó montar en el aparatejo, llegué a no querer bajar de él, vamos, que desde que lo he probado “lo de andar” me parece una perdida de tiempo. Es muy entretenido y se aprende a manejar muy rápido.
Un buen invento para ciudades casi libres de coches, como CPH, pero no quiero yo verme a 20 km/h por las calles de Madrid.

Y en medio del monzón conseguimos llegar a la guarida donde refugiarnos, nos secamos como pudimos, o bueno, nos escurrimos, y nos preparamos para: “EL TRASLADO AL HOTEL” (con voz de locutor de peli serie B)… un traslado que entre truenos y centellas, inundaciones y oscuridad, fue digno de peli de miedo, mojados y asustados en la parte de atrás de una furgoneta. Aquí podéis ver una muestra de las caras en aquel momento:

Agua y miedo

Supongo que esto me lo harán pagar caro pero no podía desperdiciar esta foto.

Y ahora, fuera de bromas, y suplicando clemencia a los protagonistas de la imagen anterior, dejo algunas fotos del recorrido en Segway por Copenhague:

Lago

Vistas

Paisaje

El tour lo hicimos con la empresa Tours Cph y el precio, según su web, es de 66 € (499 Kr) por persona para 2 horas de recorrido.
A mi me encantó poder probar como funciona el Segway y es una forma muy curiosa de recorrer la ciudad con guía.

Y esto fue solo un rato del primer día, esperad a ver como sobrevolamos Christiania, montamos en la montaña rusa más antigua del mundo, o como  nos bañamos en el “Caribe danés”... porque claro, donde hay monzón hay playas tropicales 😉 .