Un paseo en barco por la Albufera de Valencia

Atardecer

Cienes y cienes de veces he escuchado la típica frase: “no se pa’que te vas tan lejos si aquí hay sitios que son la hostia“, y es una afirmación con parte de razón. Yo siempre respondo educadamente con el orgullo de pensar que seguramente de esos, también he visto más que él (o ella).

La Albufera de es uno de esos sitios de aquí que son la hostia, que diría aquel. Un impresionante humedal en el que se encuentra el lago más grande de , innumerables especies de aves migratorias acuáticas, plantaciones de arroz y unos paisajes espectaculares.

Atardecer

Desde allí contemplé el atardecer más bonito que he visto en Valencia y queda en muy buena posición en el ranking general de atardeceres. El reflejo del sol en las aguas de la Albufera, la pureza del aire en este Parque Natural, los contraluces del resto de afortunados que disfrutaron del espectáculo y las siluetas de los barqueros regresando de otro día de pesca creaban un ambiente idílico que los rojos del crepúsculo no podían mas que engrandecer.

Atardecer

Atardecer

Atardecer

Atardecer

Una vez el sol termino de ocultarse buscamos algún barquero que nos dejase un buen precio para dar un paseo por la Albufera mientras cenábamos en su barco. No podía ser una barquita, mejor un velero pequeño de los que avanzan empujados por un palo, como una góndola, para surcar estas aguas tan poco profundas. Nosotros habíamos llevado comida y algo de beber pero si no te apetece preparar nada puedes encargar la comida y que te la preparen los del barco, no es mala opción para ir a comer o cenar, no es caro y los arroces de la zona son bastante reconocidos.
Creo recordar que no costó más de 10 euros por persona por el paseo en barca poniendo nosotros la cena y fueron cerca de 2 horas o algo más recorriendo el lago y contándonos alguna que otra historia de la zona mientras mirábamos ensimismados las postales que se formaban a lo lejos.

Atardecer

El barco avanza a oscuras, lento, dejando contemplar las luces de los pueblos, el resplandor de Valencia y como aparecen las primeras estrellas. Primeras que acaban siendo únicas ante la omnipresente luz de la . No cambiaría los paisajes iluminados por la que vi aquella noche por saber como son sus cielos, pero estoy dispuesto a repetir.

Vistas en la Albufera

Paseo en barco

En uno de los mástiles tiene unas luces fluorescentes que encienden cuando se detiene para la cena en un lugar tranquilo, durante el trayecto las dejan apagadas pero en un momento concreto las encienden para sorprender a los clientes con el espectáculo de las llisas saltando hacia la luz. Un par de ellas se colaron en el barco y produjeron un par de situaciones graciosas, la otra situación graciosa fue un ligero encallamiento que sufrimos contra unas plantitas, nada que no se pudiese superar con la máxima del gobierno en estos tiempos: “¡Todos a remar juntos!”, nos dijo el barquero.

Llisa

La Albufera es la excusa perfecta para buscarse un alojamiento económico en Valencia e irse a pasar un fin de semana por allí. Además ahora que llega el buen tiempo se le puede sacar partido a la , a los chiringuitos, a su clima mediterráneo y a las palmeras. Si, palmeras, en Valencia hay palmeras y yo es algo que aprecio mucho cuando voy a un sitio. Será que mi sangre ya es casi tropical y se acelera con solo notar referencias a climas cálidos.
Vale, puede parecer raro pero sed sinceros ¿a vosotros no os dan buen rollo las palmeras?.

Preparando el manto | Foto de la semana (Valencia)

Montando el manto

Son y uno de los actos más importantes de estas fiestas es la Ofrenda a la Virgen de los Desamparados. Cerca de 60.000 falleros vestidos con sus ropas tradicionales acuden con un ramo de flores para crear el tapiz que formará el manto.

Mientras tanto lo da todo en las calles, en los bares, en las plazas y en las verbenas. La virgen tendrá trabajo estos días si se tiene que encargar de los “desamparados“, vamos a ser muchos.

La ofrenda no creo que la vea, que es San Patrick y prefiero el trebol que las flores. Además, ya estoy mayor para creerme que, con los años que tiene, siga siendo virgen.

Me voy a tomar una Guinness por las Fallas.

¡Salud!.

Receta de paella valenciana para un domingo de playa en Cullera

Inspirado por las Foto Recetas de Fotonazos he decidido atreverme a intentar contar en el blog la receta de una Paella Valenciana para un domingo de en (tiene sus particularidades, ya veréis).
Si, es un blog de viajes, pero esto es gastronomía típica de la región que estaba visitando, siempre había querido aprender a hacer una paella y… ¿que mejor manera de acordarme de todo que escribiendo un post?.

Empezamos, estos son los ingredientes necesarios para 4 personas (o 4 orcos hambrientos).

– Una paella de unos 50 cm de diametro (sin contar las asas)
– 3 tomates maduros
– 250 gramos de bajoqueta (judías planas)
– 1/2 pollo
– 1/2 conejo
(*) Son unos 3 trozos de carne por persona.
– Arroz, un caballón.
– Colorante, pimentón dulce, sal, romero en rama y aceite.
– 2.5 litros de cerveza
– 2 litros de vino
– 1.5 litros de casera
– Un par de limones

Paella 1

Primero se preparan los ingredientes necesarios, se colocan en posición y se va uno a la playa un rato para hacer hambre. En este paso solo se utilizarán las cervezas.

En la playa de Cullera

La paella (recipiente) se cubre con sal en los bordes (para que no se queme) y se pone aceite para empezar a sofreír la carne.
(*) Aclaro que el recipiente en el que se hacen las paellas se llama paella y no paellera.

Una vez está el aceite caliente se pone la carne y se deja sofreír hasta que esté bien dorada.

Paella 3

En el lapso que tarda este proceso solo hay que mover la carne de vez en cuando y estar pendiente (y cervecita).

Cuando la carne está bien dorada se le añade la bajoqueta (y garrofones si los tienes), y se sofríen un poco, a continuación se baja el fuego, se abre un hueco en el centro y se añade el pimentón dulce, que sofríes muy poco para que no se queme, y enseguida se pone el tomate (rallado).
Hasta aqui solo hemos usado el fuego pequeño del ruedo, una vez que se pone el caldo se usan todos los fogones de para que el caldo hierva igual por toda la paella.

Paella 5

Se remueve todo bien y se vierte el agua para que hierva. Hay que añadir agua hasta la altura de los clavos (ver miniatura en la foto siguiente) y dejar hervir durante unos 17-18 minutos removiendo de vez en cuando y añadiendo sal a medida que lo pruebes, ya que el arroz chupa la sal.

Paella 8

Hay una leyenda urbana que dice que la paella valenciana se hace con agua de mar, debe ser porque el agua del grifo allí es bastante parecida a la del mar. Por lo demás es solo eso, una leyenda.

Durante el tiempo que tarda en hervir, una vez más, solo hay que estar pendiente y abrir alguna que otra cervecita para pasar el rato.

Paella 9

El siguiente paso es poner el arroz y el colorante.

Paella 11

El arroz necesario es un caballón de asa a asa, en cuanto se empieza a ver el arroz es suficiente. A continuación se pone el colorante, se remueve todo bien, se ponen unas ramitas de romero por encima y se sube el fuego al máximo.

El arroz hay que distribuirlo bien por toda la paella para que quede uniforme. No se debe tocar más mientras cuece a no ser que sea estrictamente necesario.

Paella 12

En este momento de la paella el tiempo es muy importante, son unos 10 minutos hasta que empiece a verse la capa de arriba del arroz, y luego otro rato regulando el fuego (como unos 6 minutos). Total que el arroz debe hervir unos 17-19 minutos y en ese tiempo NO puede quedar caldo.
Una vez que pones el arroz se le puede quitar caldo pero NO añadir. Si la paella se queda sin caldo lo mejor es bajar el fuego y… rezar, o ir llamando al Telepizza, si no eres creyente.
En este periodo puedes ver la F1, o las motos, o lo que pongan en la tele… con una cervecita.

Paella 10

Una vez ha pasado ese tiempo y has conseguido que no haya caldo, solo hay que dejarla reposar un poco mientras sirves la mesa.
El punto del arroz es muy importante, según me comentan, en les gusta que quede suelto y entero, es decir, que el grano no sea una pasta cuando lo metes en la boca, que se pueda masticar…el tema del “socarrat” ya es mas complicado  de conseguir.

Los aderezos fundamentales para una paella en la playa son: la ensalada, el pan y el tinto de verano (esto queda al gusto de los comensales).

Paella 16

Ya solo queda disfrutar de la comida, y os aseguro que esta la disfruté.

Paella 17, ¡buen provecho!

¡Buen provecho!

Ah, no se me puede olvidar que después de una paella, y una vez recogida la mesa, llega una de las horas más ansiadas del día, la siesta en la playa.

Ya que somos típicos, seamos también tópicos. Podéis llamarme clásico.

>> Todas las fotos de la paella valenciana en Flickr <<

(*) La receta y la paella fueron, y son, cortesía de Andrés Llorca. Habrá miles de formas de hacer una paella y cada uno tiene sus trucos, esta es su manera y una de las que a mi más me gustan, por eso he decidido contarla en el blog. ¡Gracias Andrés!

Valencia en Fallas | La nit de la Cremà

Falla con luna

Falla de Nou Campanar con la Superluna al fondo.

Este año he ido a ver Las de nuevo. Son unas fiestas a las que soy asiduo, voy todos los años si no es por causa mayor… es por fallera mayor. Y dejando a un lado los chascarrillos os explico un poco de estas fiestas.
En principio consisten en tirar petardos y todo aquello que haga ruido, quemar cosas, comer, beber y bailar (de las cosas que se suelen hacer en público). Esto a simple vista, en profundidad son más o menos lo mismo pero sabes donde estás, a donde quieres ir y que hora es. El día es siempre lo de menos.
Vale, parece que no he dejado los chascarrillos.

Las Fallas son unas fiestas que se celebran en la Comunidad Valenciana entre el 15 y el 19 de Marzo,  los prolegómenos duran bastante más y los “postergómenos” aún los estará sufriendo alguno.
La fiesta se llama así por las “esculturas” de madera y corcho blanco que sacan a la calle para ser admiradas, primero, y quemadas después.

Falla

Falla de Nou Campanar antes de ser quemada.

Arde el genio

Falla de La Olivereta en la Nit de la Cremà. Foto por Andrés Llorca.

Proviene de la quema de desechos de los talleres de carpintería, “en cualquier excusa es buena para montar una fiesta… a beber!!” (Buenafuente dixit).
Durante estos días se llena, es una de las fiestas más internacionales del país y moverse por la ciudad sin conocerla puede convertirse en una carrera de obstáculos. Lo suyo es pasar el tiempo en la calle, viendo fallas, mascletás, los castillos y por las noches, cuando los bares están llenos… a las verbenas.
Muchos valencianos pertenecen a alguna de las fallas y pasan tiempo en el Casal Faller, poder ver uno y compartir la fiesta con ellos es muy interesante, divertido y ayuda a conocer un poco más de esta tradición. El Casal es el lugar donde se reunen los miembros de cada falla, los “socios“, los que con su aporte, ayuda y esfuerzo financian a los artesanos que trabajan en este curioso “arte efímero” que se crea para ser destruido, o quemado en este caso.
Debe ser curioso ver como se quema el trabajo de todo un año.

Yo tengo familia y amigos allí, no suelo perder la oportunidad de ir en estas fechas y la verdad es que me hacen sentir como en casa. Espero seguir disfrutando de estas fiestas y de Valencia por mucho más tiempo. (Pero no me trateis tan bien que me quedaré pegado, ¡gracias!)

Y como ya he dicho, Valencia se llena de gente, a veces mola “ver las fallas” desde los ojos de otro, o de su pantalla LCD.

Detalle

Turista haciendo una foto de la Falla de Nou Campanar.

No son estrellas

No son estrellas, son cámaras y teléfonos móviles en la cremà de la Falla del Ayuntamiento. Foto por Andrés Llorca.

>> Algunas fotos más de las Fallas <<

La superluna de Valencia | Fotografía

La luna de Valencia

Esta es una foto de la el día 19 de Marzo, la Superluna vista desde la Nit de La Cremà, en Las .
Unas horas más tarde acabaría todo, el fuego se llevaría el trabajo de un año, el frío y la escasez del invierno, en estas fiestas que conmemoran el equinoccio de primavera.

Fui a vivir las Fallas un año más, a ver si acabo de procesar algunas fotos y hago la crónica.

Pero es que este año, además de las Fallas y los petardos, pudimos ver esta espectacular imagen que merece disfrutarse sola.