Xela (Quetzaltenango): treking, relax y cubos de rubik – Guatemala

Xela

Xela o la casi impronunciable Quetzaltenango es una ciudad de 150.000 habitantes situada en el oeste del país y cercana a la con México.
Como ya he comentado, la razón principal para venir aquí fue la idea de ascender Tajumulco.
Llegué con Jonathann, y fuimos directos a casa de una amiga que él había conocido viajando por . Le dijo que pasase y que no había problema en quedarnos a dormir en su casa. Estaba viviendo con su pareja (ambos franceses) en desde hacía unos meses, intentaban trabajar en cooperación y mejorar su ya bastante buen castellano.

Cuando llegamos a la pequeña casa de 2 habitaciones nos recibieron con los brazos abiertos, solo había un pequeño problema, otros 2 suecos que tenían allí alojados. Nos tocaba un colchón en el salón. –«¿Y eso es un problema?»-, dijimos nosotros.
Y es que esta pareja eran unos apasionados del Couchsurfing, una red social asentada en mas de 230 países y territorios y que se basa en la «hospitalidad«. La gente pone su sofa (couch = sofá, surfing = surfing :p ) a disposición de quien lo «necesite«.
Se mucho entre viajeros, es la forma más barata de alojarte en los lugares y normalmente suele ser con gente local, un plus añadido.
Hay varios perfiles, está la persona que le gusta alojar gente en su casa y conocer viajeros de otros lugares, los que lo hacen para conocer alguien a quien luego poder ir a visitar en su país, los hay viajeros empedernidos que solo se dedican a surfear sofás intentando integrarse al máximo en los lugares donde están, esto es, viviendo con gente local… y muchísimo más, hay perfiles de todo tipo. Yo nunca lo he probado, no lo descarto, pero si me ha pasado acabar en casas de gente que está acostumbrada a alojar en Couchsurfing, estos suelen ser de los mejores anfitriones que se puede encontrar. Les encanta tener invitados 😉 .

Y así fue, nos hicieron sentir como en casa, tanto que cuando nos fuimos a Tajumulco ellos marchaban a pasar unos días a Cuba y nos dejaron las llaves de la casa para que dejásemos las cosas y nos relajasemos al volver de la ascensión. Estuvimos 2 días. Paseando por Xela, descansando, tomando «chelas» con los amigos artesanos de Pana que andaban por allí en su camino hacia México… y, por supuesto, practicando la nueva habilidad que aprendimos (Jonathann y yo) en nuestro hogar en Xela.
Marie no solo nos acogió, nos trato como amigos y nos dejó la casa unos días… por lo que no podremos olvidarla nunca es porque nos enseño uno de los secretos del universo… nos enseñó a resolver el cubo de Rubik. Si, si,  como os lo cuento. Algo que nunca en mi pensé que fuese a ser capaz de solucionar. La primera vez que lo terminé solo fue como si hubiese conseguido alcanzar el Nirvana.
Ahora llego a hacerlo en algo menos de 2 minutos.
Os dejo un vídeo que demuestra que soy capaz, que siempre hay incrédulos.
Avisó que el vídeo es un «coñazo«, soy yo haciendo el cubo 3 minutos en un plano secuencia. Tardo tanto porque ante la cámara decidí no arriesgar y tomármelo con calma. Ahora le toca a Jonathann intentar superarme, que menudo pique tuvimos allí.

De entre las cosas más valiosas que aprendí en los 18 meses de viaje esta es una de ellas. Las otras 2 principales fueron que aprendí a bailar salsa y a andar con las manos.
Tres cosas increíblemente útiles en el mundo moderno, como podéis imaginar no hay día que no use una de ellas.
Que me decís, 18 meses muy bien aprovechados, ¿verdad? :p .

>> Todas las fotos de Guatemala <<

Lo prometido es deuda

Y como Iván me pidió una foto con la mochila entrando al Mandarín Oriental (5* Lujo) en , pues a falta de una, dejo dos.

Podéis observar el estilazo y lo cómodo que me encuentro en estas situaciones, sin desentonar con el paisaje y los elementos. Todos pensaron que yo debía ser un conde-duque famoso, o algo así… igual el de Olivares.

Con mochila al 5*

Con mochila al 5*

Me lo he pasado muy bien estos 4 días en , y he disfrutado muchísimo del premio del concurso de Yokmok. Ya contaré más de esta experiencia y de lo agusto que se está alojado en el Mandarin Oriental de Ginebra.

Cambio de cabecera y algunos «saraos»

quique

Este «caballero» es el culpable del cambio en  la cabecera del blog, y aquí os lo presento para brindar con él por este «reface» que ya llevaba un tiempo rondando mi cabeza.
Es Quique, autor de Viajablog (a veces VIEJOBLOG :p) y coincidí con él (y unos/as cuantos/as blogueros/as más) en el Iberoevento_11 organizado por Iberocruceros.
Durante la cena me hizo un comentario que se me quedó grabado, me preguntó quien era el señor de la cabecera antigua… le dije que un señor tailandés, entonces me dijo que «señores asiáticos majetes y pensativos hay un montón, y todos tenemos una foto así«. Conciso, ¿verdad?. A continuación añadió que lo que yo hago de «volar por el mundo» eso si que no lo hace cualquiera, y me animó a cambiar la foto de cabecera por algo más identificativo, algo que me represente más… algo que me represente.
Y así ha sido. Ahora quería darle las gracias desde aquí por animarme a este cambio, parece una tontería pero son más de 3 años con mi señor tailandés, es la imagen que creó este proyecto, este blog… y aunque le voy a echar mucho de menos creo que ha llegado el momento de «rejuvenecer» el proyecto. Viene época de cambios.
¡Gracias Quique!

Para saber un poco más de como fue el Iberoevento_11 os dejo la crónica de Laura: A bordo del Grand Voyager de Iberocruceros

—————————————–

Y continuamos con más «saraos». El Japan&Tweets que organizó Flapy junto a ComerJapones para SoyJoy.

Japan & Tweets Madrid
Foto por Jesús Pérez Pacheco (www.fotonazos.es)

Fue muy entretenido aprender un poco más sobre Japón, donde hoy toca mandar un montón de ánimo y esperanza después de despertarnos con el brutal terremoto que ha asolado el país.
Por suerte es uno de los países mejor preparados del mundo para algo así y la cifra de víctimas esperemos que no sea alta para un terremoto de tal magnitud.

Para saber un poco más del evento y de la marca os voy a invitar a visitar el blog de SoyJoy y la crónica de Jesús, de quien he tomado prestada la foto de arriba, pero es que estando él y su cámara se quitan las ganas de intentarlo. Viereis que fotazas.

Crónica en Fotonazos
Blog de SoyJoy

Enhorabuena a Flapy, ComerJapones y SoyJoy por el «peazo» evento que montaron.

—————————————–


¿Y esta foto que pinta aquí?. Ahora veréis.

Y por último… esta tarde salgo para Ginebra (Suiza). de placer. De bastante placer. Estaré hasta el lunes.
Y es que tuve la suerte de resultar ganador de un concurso organizado por Yokmok con motivo de: ¡EL DÍA DE SAN VALENTÍN!.
No digo más… cosas que pasan. El concurso se llamaba YokmokMandarín y consistía en:

Es muy sencillo. Haz una declaración de amor eterno a alguno de los destinos de YokmoK ¡Qué no se diga que no eres un/a romántico/a!. Para ello puedes utilizar los 140 caracteres de Twitter, el muro de Facebook de YokmoK Aventuras o los comentarios de este post si eres suscriptor a nuestra newsletter.

Me puse manos a la obra y conseguí llevarme el premio con esta joyita de frase:

Camino por el de mi Sahara interior y no pararé hasta encontrarte… aunque sea en el oasis de mis espejismos

No podréis decir que no soy un romántico :p .

El premio es espectacular:

Pak y un acompañante disfrutarán de tres noches en el fantástico Hotel Mandarín Oriental de Ginebra, Hotel 5* Lujo, que es uno de los 10 mejores hoteles de Suiza. El premio es una pasada, ya que alojarse tres noches en este paraíso alpino tienen un valor 2.700 euros. ¡Qué las disfrutes!

Y esta misma noche sabré lo que es dormir en una habitación de 900 euros la noche en Ginebra. Este si que va a ser un post curioso en el blog.

¡¡Muchas gracias Yokmok!!

¡Y buen finde a todos!

Tajumulco (4.220 m), el techo de América Central – Guatemala

Tajumulco, el techo de América Central

El volcán Tajumulco es, con sus 4.220 metros, el punto más alto de toda América central, el techo de esta región y, hasta ese momento, el punto más alto que había alcanzado yo nunca.
La ruta comienza temprano, partimos en bus desde Xela hasta San Marcos, luego otro bus que te deja en las faldas del volcán y una vez allí comienza la ascensión. La meta es llegar hasta los 4.000 metros para hacer noche allí, despertar temprano y hacer cima para ver el amanecer desde ella. Algo espectacular.

Había llegado a Xela con Jonathann y nos apetecía subir sin un grupo organizado, empezamos a buscar agencias y acabamos encontrando un guía. Fueron 2 días/1 noche, las comidas, la tienda, y los sacos por unos 50$ por persona. Un precio bastante, bastante asequible, y lo mejor: poder hacerlo a nuestra marcha sin un grupo.

Los paisajes del inicio, de las zonas habitadas son espectaculares. Es una zona dura, con climas bastante extremos (mucho calor de día y frío en la noche). Hay que pensar que es una montaña de más de 4.000 metros en zona tropical, esto provoca unos contrastes impresionantes.

Durante el camino es normal encontrarse con locales que se desplazan entre pequeñas aldeas, pastorean, o cultivan papa, verduras… y es común que intenten sacarte alguna propina. Yo no soy partidario, como he comentado en post anteriores, pero la pobreza (bastante extrema) de esta zona del país hace muy difícil no sensibilizarse delante de esas caras, de esas miradas, de esas sonrisas.

Pastoreando la voluntad

Con María y Lupe (las niñas de la foto) acordé que si estaban por allí a la bajada les daría la comida que me sobrase, y que intentasen estar seguro porque ya me encargaría yo de que me sobrase «algo«.
A la mañana siguiente no faltaron al encuentro y antes de darles nada les hice prometerme que intentarían convencer a sus padres para que las llevasen a la escuela. Supongo que quedaría en saco roto, que sus padres ni tan siquiera pueden permitirse el transporte para que vayan al colegio más cercano… y no hablemos de los libros, de unas ropas limpias o el resto de material escolar.
Las comida que les di, sobre todo las galletas, creo que les alegró el día, pero hace falta mucho para poder alegrar sus vidas y las del 15% de la población guatemalteca que vive en pobreza extrema, con menos de 1€ diario para subsistir

Tajumulco, el techo de América Central

A media tarde llegamos al lugar donde pasaríamos la noche, a 4.000 metros sobre el nivel del mar, y el atardecer nos regaló un espectáculo alucinante. Ninguno de los 3 habíamos visto algo así antes, y no acabo de tener claro el «porque» de ese «fenómeno«.
(*) Emilio Rey (@digitalmeteo) me aclara que se llaman rayos anticrepusculares, todo tiene un «porqué«, y que grande Emilio, ¡gracias!.

En este punto montamos la tienda, cenamos y nos preparamos para una fría noche. Es conveniente llevar bien de ropa de abrigo ya que los sacos que prestan no son precisamente «calientes«. A mi me costó bastante dormir por el frío.
Y a las 4 de la mañana empezamos la subida del último tramo. Esos 220 metros de desnivel son casi los más duros de toda la subida. Se hacen en la noche, con luz de linternas (o la luna, tuvimos suerte de tenerla llena), triscando entre piedras y ya se va notando la altura con unos primeros síntomas de aumento del ritmo de la respiración debido a la falta de oxígeno.
El amanecer fue uno de los más bonitos que he visto nunca. Desde lo alto de Tajumulco puede verse México, Guatemala y el Pacífico, son unas vistas espectaculares y unido a que fue mi primer 4.000, la experiencia se convirtió en imborrable.
Eso y la cantidad de «fenómenos» que pudimos contemplar ese día:

Tajumulco, el techo de América Central

La columna de humo que provocan las explosiones del volcán Santiaguito, uno de los volcanes activo que hay en Guatemala y que suele expulsar los gases acumulados a primera hora de la mañana, vamos, como un niño pequeño.
Tal vez se deba a su corta vida, se formo en los inicios del siglo XX debido a una erupción del volcán Santa María.

Tajumulco, el techo de América Central

La sombra del propio Tajumulco. Es una imagen que había visto en muchas fotos, la sombra que provocan las montañas al amanecer, pero que nunca había tenido la suerte de contemplar. Tal vez porque no he visto muchos amaneceres desde la cima de una montaña de tal envergadura.

Tajumulco, el techo de América Central

La espectacularidad de una luna impresionante que decidió quedarse como regalo añadido.

Tajumulco, el techo de América Central

El mar de nubes, un «fenómeno» bastante común en los valles de baja altura (entre los 500 y 1.500 metros) y que está causado por vientos marítimos cargados de humedad en su sector inferior.

Tajumulco, el techo de América Central

Y el más espectacular de todos estos «fenómenos» fue el de estos señores con sombrero de vaquero transportando una especie de cables a unos 3.000 y pico metros de altura. ¿Estarían llevando ADSL hasta la cima?, jeje.

Tajumulco, el techo de América Central

La experiencia me pareció altamente recomendable para el disfrute de la vista y los sentidos, pero también lo fue en el plano personal, debido sobre todo a la buena compañía que tuve la suerte de disfrutar: Jonathann y Manuel.

Reventados volvimos a Xela. Nos habían dejado una casa donde poder reposar y repasar la ascensión… pero esto ya es otra historia.

>> Todas las fotos de Guatemala <<

Día de la mujer… bloguera también, porqué no.

Iberoevento_11

El post de hoy se lo dedico a las mujeres y como esto es un blog, se lo dedico a las blogueras.
La excusa: esta foto del sábado en el Iberoevento_11 organizado por Iberocruceros.


Quiqué
publicó ayer un post muy divertido titulado: Los bloggers de viaje: los más elegantes (cuando quieren), y que trataba principalmente sobre la obligatoriedad de un «código de vestimenta formal» para la cena de gala en los cruceros, y en particular en el que estuvimos nosotros.
Fue muy gracioso ver a todos los bloggers de viaje «disfrazados«, pero no fue menos curioso ver a «las bloggers«.

En el post sale una foto de «nosotros«, si, podéis verme «disfrazado» con camisa y americana… pero es que eran carnavales :p .

Y yo he decidido poner una foto de «ellas«, de «vosotras«, de «todas«, que hoy es vuestro día.

Feliz día, mujer!.

PD: el evento estuvo muy entretenido, la verdad es que lo pasamos muy bien y me gustó sentir la vida en un crucero, que nunca he ido a ninguno. Gracias Iberocruceros!

Utilizamos cookies en nuestro sitio web

Por favor, confirma si aceptas nuestras cookies de seguimiento. También puedes rechazar el seguimiento, por lo que puedes seguir visitando nuestro sitio web sin que se envíen datos a servicios de terceros.