Siem Reap y los turistas de Angkor… queria decir templos?

Cuando llegamos a Siem Reap nos alojamos en el Garden Village Guesthouse, me habían hablado muy bien de este hostal, y con mucha razón. Habitaciones limpias y baratas, internet gratis, restaurante en la azotea desde el que observar estupendos atardeceres y happy hour durante todo el día con cervezas por 50 centavos de dolar. Que más?… un equipo de personas de lo mas divertido y amable… simplemente perfecto.

En el hostal gestionamos toda la visita a los templos de . El precio de la entrada es de 20$ para 1 día, 40$ para 3 y 60$ para una semana. Para visitarlos puedes elegir entre bicicleta, moto o tuk-tuk. Nos juntamos 7 personas y cogimos 3 tuk-tuk, fueron 5 $ por persona para el primer y tercer día y 7 $ para el segundo. Yo hice el primer día el circuito pequeño: Angkor Wat, Bayon y Ta Prohom. Los espectaculares paisajes de templos y naturaleza llegan a quedar empañados ante la cantidad de turistas que abarrotan Angkor. Hay momentos en que dudas si estas en o en Disneyland. Es muy complicado hacer fotos en los que no aparezca gente y conlleva esperas de mas de 30 minutos en el mismo sitio con la cámara en la mano.
Eso si, alucinaras con la espectacularidad de Angkor, las impresionantes caras esculpidas sobre Bayon y las imágenes de película de templos comidos por las raíces en el Ta Prohom.

El segundo día tocó la ruta grande, amanecer en Angkor Wat, Preah Khan, Ta Som y Pre Rup. Muy bonitos todos pero entre que te has levantado a las 4.30 am, la cantidad de turistas y el abrasador sol, solo te quedan ganas de volver al hostal a dormir la siesta. Para mi fue muy decepcionante levantarme a esas horas, llegar aun de noche y encontrarme rodeado de cientos y cientos de turistas (muchos japoneses) tirando fotos o aplaudiendo la salida del sol… no llegas a poder disfrutarlo del todo.

El día siguiente fuimos a ver el amanecer al Roluos Group, un grupo de templos mas alejados y que aunque no son tan bonitos, tampoco congregan esa cantidad de turistas. Disfruté mucho mas del amanecer de ese día que el anterior en Angkor.

La afluencia masiva de turistas hace perder una parte de la belleza de este lugar, pero es tan impresionante que siempre merecerá la pena disfrutar de la grandiosidad de esta zona arqueológica con más de 1000 años de antigüedad.

Siem Reap tiene poco más que ver, pero es un buen lugar para descansar y relajarse otro par de dias antes de continuar el viaje.


Puedes disfrutar mucho de Angkor dependiendo de con quien lo visites. Aquí Pak haciendo el tonto con Facun (de espaldas).

Mas fotos de Camboya.

Camboya y la aventura de cruzar la frontera.

Llegué a Bangkok desde Yangon con la idea de realizar el visado para Vietnam y dejar los visados de y Laos para las fronteras. Al día siguiente a fui a preguntar y para el visado a Vietnam necesito especificar el día exacto en el que voy a entrar en el país… algo bastante difícil cuando no viajas con fechas cerradas. Como no veía claro como podía hacer decidí intentarlo en Camboya (Phnom Pehn) y salir al día siguiente.
Salí desde Bangkok hacia el puesto fronterizo de Aranya Prathet junto con Facun, Daniela, Ariel y Teresa con la intención de compartir después el taxi de la a Siem Reap. Fueron 5 horas de autobús por unos 6.5 $.
Durante la estancia en escuchas muchas historias sobre los timos en la frontera, gente que te cobra el triple por gestionarte el visado, autobuses que te paran a 20 km y te piden mas dinero o te bajan…
Nosotros pasamos el lado tailandés, no hicimos caso de ninguna de las ofertas de tramitación y no entregamos nuestros pasaportes hasta que nos los pidieron policías camboyanos en la parte camboyana de la frontera. Y ahí viene nuestra sorpresa cuando vemos que nos han cobrado casi el doble del precio que marca la visa. Lo único que hacía el policía ante nuestras preguntas era bajar la cabeza y fingir que no nos entendía… y no alces la voz porque te metes en un problema si le gritas a un policía…
Al parecer, una vez rellenas los formularios hay que volver a una ventanilla para que te pongan la pegatina del visado… como casi nadie entiende khmer (lenguaje camboyano) y los carteles no están en ingles, estos “amables” funcionarios te realizan la gestión por unos 14 $ para su bolsillo. No puede uno fiarse de nadie… y menos de la policía ;p

Recomiendo a quien realice el tramite en la frontera que se niegue a pagar mas de los 20 $ que marca el precio de la pegatina. Tendrás que discutir y pedir factura con el nombre del funcionario para conseguirlo, pero nadie se aprovechará de ti. Tampoco garantizo que no se nieguen a dártela… he escuchado todo tipo de historias.

Una vez timados antes de entrar nos negamos a pagar 40 $ por el taxi a Siem Reap, como es lógico piensas que todo el mundo te esta timando. Al final conseguimos rebajarlo a 25 $… la verdad es que no es mucho para las casi 5 horas de camino.

Y así empezó mi aventura en Camboya… mañana os cuento Siem Reap y los templos de y como he llegado a Phnom Phen tras un infructuoso intento de ir al noreste del país… también subiré las primeras fotos de Camboya.