Sucesos para-anormales en el Muro de las Lamentaciones (Jerusalem)

Esta semana es el Sukot, una de las más importantes festividades judías… la ciudad de Jerusalem está a reventar, llena hasta los topes con judíos que vienen de todas partes del mundo para vivir su religiosidad.

Ayer, mientras hacía algunas fotos en El ocurrió algo muy extraño, sucesos para-anormales. De pronto casi todos los ortodoxos que había congregados empezaron a bailar la conga como poseídos, yo no daba crédito a lo que veían mis ojos… bueno, tal vez el “anormal” era yo y mi realidad se distorsionó ante tal espectáculo.

No he podido resistirme a mostrar con este vídeo mi percepción… y la realidad… aunque creo que no distan demasiado. Nadie supo explicarme el “porqué”, solo me lo justificaban diciendo que el baile es, en muchas culturas, la forma de mostrar la alegría. Debían estar felices pero lo que se dice bailar… bailan raro.

El Sukot acontece después del Yom Kipur y “es la visión profética de la Gran Guerra Postrera, en la que los enemigos de Israel serán vencidos, y luego de la cual sobrevendrán los Tiempos del Mesías, el Reino de Dios en la Tierra, la Paz Universal.“(…) “recuerda la época de travesía del pueblo judío en el desierto de Sinaí al salir de la esclavitud en Egipto. Orden divina de vivir en cabañas durante una semana para sentir vibrar el mundo exterior.” (…)

Yo no he visto cabañas, ni espero una Gran Guerra Postrera… aunque tal vez el señor Netanyahu no opine igual viendo el tremendo peligro de la bomba ACME que el “coyote” está ayudando a fabricar a Irán (según sus declaraciones ante la ONU).
Para comprobar la veracidad de sus declaraciones en esté link podéis ver una imagen que esclarece la filtración.

(*) No es mi intención herir sensibilidades, unicamente mostrar mi visión distorsionada de la realidad, de aquello que me encuentro por el mundo.

Cumpliendo 5 años con un día de retraso

Ayer cumplí 5 años… vale, no cuela, tengo alguno más… digo 5 años escribiendo sobre viajes, aunque para ser más exactos el que cumplió 5 años fue el blog. El primer post es del 25 de Septiembre de 2007 y desde entonces van más de 300 post, casi 1600 comentarios y un montón de aventuras.

Y decidí celebrar este cumpleaños pidiendo una limosna para un ex-leproso… o mejor, ex-cólico nefriticoso, y la razón de tener que pedir limosna fue, primero, el ostión de precios que me llevé al llegar a Jerusalem, todo es 4 veces más caro que en Jordania y exactamente igual (o peor)… y el segundo ostión: la factura del hospital por un cólico nefrítico que sufrí anoche. Parece que ya estoy bien y recuperándome poco a poco.

No fue la mejor entrada en que podía tener y menos teniendo en cuenta que era Yon Kipur (Yonki Pur :p), que es como el año nuevo judío, y estaba tooooodo cerrado, acabé en un hospital árabe de Jerusalem Este tras unas cuantas vueltas y la verdad es que me trataron la mar de bien.

La primera impresión de Jerusalem… uff, nunca he visto tantas UZIS (metralleta israelita) en manos de niñatos, ni contrastes tan grandes como los que se ven aquí. Es como un mercado gigante con forma de ciudad en el que los souvenirs “religiosos” se mezclan con los paganos, en el que los grupos de turistas siguen como ganado a su pastor designado mientras fotografían a “los otros” como si fuesen monos del zoológico. Para mi lo son todos.

Esto es solo la primera impresión porque con el Yom Kipur está todo cerrado y ayer no hice mucho más que morirme de dolor en un hospital… bueno, después de ver la batalla campal que tuvo lugar en Madrid. Me planteo si no fue eso lo que me provocó el cólico, si no fue que mi indignado organismo decidió, viendo las brutales imágenes, que lo mejor era crear las piedras dentro para podérselas tirar a los perros de presa de la señora Cifuentes sin destrozar las aceras.

Ayer no publiqué este post porque estaba pasando algo mucho más importante que los 5 años de este blog. Ayer fue #25s, el día que el pueblo salió a la calle para demostrar que estamos dispuestos a recuperar el futuro que nos han robado los políticos y los banqueros. El cumpleaños de Pak Goes to… podía esperar un día.

(*) Para el que no entienda la foto de arriba solo decir que caminar por Jerusalem es como entrar en La vida de Brian, pero sin tanto humor.

UNA LIMOSNA PARA UN EX-LEPROSO (a partir del segundo 21):