Malapascua, el paraíso en forma de isla (Filipinas)

Un día cualquier en Malapascua

En este post os voy a prensentar . Si ya se que hace 5 meses que empecé a hablar de ella en el blog pero es que hasta ahora casi no había puesto fotos de como es en “la superficie“, me había centrado en sus fondos marinos, lo que más y mejor conocí de ella, pero claro, habiendo “vivido” allí unos 3 meses y medio no puedo negar que también tuve tiempo de conocer otras muchas cosas de esta maravillosa isla.
Empecemos por una pequeña descripción: 2’5 km de largo por uno de ancho, un perímetro de 4 km, cerca de 3.500 habitantes y muchas palmeras.

Ya os he dicho que la descripción sería pequeña y no solo para hacerla acorde con su tamaño, es que en este tiempo he leído tantos post e información útil sobre el lugar, algunos de ellos muy bien escritos, que en vez de contar yo me voy a “limitar” a enlazar los más destacados.

Para una descripción algo más larga y mucho más sugerente no os perdáis la que hacen Rubi e Irati en la home de Buceo Malapascua, me encanta la frase con la que comienzan a describir este “trocito de cielo“:

Malapascua ocupa un lugar destacado en la larga lista de joyas de uno de los países mas bellos y desconocidos del sudeste asiático: .(…)

Malapascua

Seguimos con la etimología, vamos, de donde viene su nombre. Para ello voy a citar el post de Carlos Olmo, con quien tuve la suerte de coincidir allí y guiar en alguna que otra inmersión (no os olvidéis que allí me saqué el título de Divemaster).

(…)la isla Mala Pascua o Malapascua debe su nombre a otra Pascua, la de Navidad, ya que fue descubierta el 25 de diciembre de 1520, cuando un barco español encalló en sus costas, probablemente porque estaban demasiado ocupados celebrando la Navidad al estilo español, o sea borrachos. (…)

Muy buena descripción del “spanish style” a la hora de celebrar , aunque creo que es una herencia que les dejamos bien profundo en sus costumbres. Incluso pienso que podrían llegar a superarnos con su “filipino style“, una forma bastante peculiar que tienen a la hora beber. Me explico. Cuando la bebida es cerveza lo hacen compartiendo un vaso que se van turnando entre todos y cuando hay que tomar alcohol de alta graduación su manera es igual de sencilla: Ron, “cocacola” y 2 vasos. En uno se sirve el ron y en el otro la mezcla, con lo que en si, lo que hacen es tomarse primero un chupito de alcohol y luego otro de refresco para terminar mezclando ambos en el estómago.
No acabé de descubrir la razón de esta forma de beber, tal vez sea para que todos consuman lo mismo, para crear sentimiento de comunidad (compartir) o simplemente es la forma más sencilla y barata para emborracharse rápido… lo único que se es que yo soy de los de: “donde fueres, haz lo que vieres“, y las noches en Malapascua (y en todo Filipinas) se acabaron convirtiendo en un ejercicio de tenacidad (para conseguir aguantar el equilibrio).

Playa

Playa

Playa

Playa

Playa

Playa

Pero continuemos describiendo la isla. Además de las playas que podéis ver en las fotos y entre las que destacaría Los Bambús y Small Beach, en el extremo norte, sin desprestigiar para nada las algo más concurridas Bounty Beach y Logon Beach situadas en el sur, una de las cosas que me enamoró de este lugar fue su interior. Esos 2’5 kilómetros cuadrados sin asfaltar en los que se encuentran los barangays (comunidades), ese pedazo de tierra donde los lugareños hacen su vida mientras los extranjeros bucean.
Los barangays principales de Malapascua son Logon, Kabatangan, Bakhan, Bool, Kangub y Guimbitayan. En ellos se encuentran sus casas, las tiendas (ejem), las escuelas, los bares, los karaokes (una de sus mayores aficiones), las iglesias y las canchas de baloncesto. Creo que estuve en todo menos en las iglesias, es más, ahora me pregunto si hay más de una en la isla.
Y cuando digo que me enamoró fue sobre todo por l@s Malapascueñ@s. Una gente encantadora, amables y siempre sonrientes cuando se acercan a ti pocas veces es para buscar algo más que no sea un poco de conversación.

Niñas

El lugar donde me alojaba en Exotic daba directamente al barangay de Logon y una de las primeras imágenes que vislumbraba entre legañas cada mañana era la de la foto de abajo. Si observáis bien comprobaréis que de allí salía también uno de los primeros sonidos que escuchaba cada amanecer, el “kikiriki” de los dichosos gallos. Llegué a contar hasta 15 “cantando” a la vez.
La isla está plagada de “lechones” y gallos, los primeros los crían para comerlos y los segundos para entrenarlos en el “noble arte de la lucha“… vale, cierto, los gallos no son espartanos ni conscientes de lo que les espera con lo que omitamos el adjetivo “noble” e incluso podemos hacer desaparecer el nombre “arte“… total, que los usan para las peleas de gallos.
Personalmente estoy en contra del maltrato animal y como en España nunca he querido presenciar una corrida de toros, en Filipinas me negué a asistir a una de estas peleas. Con lo que no puedo dar muchos más datos al respecto, solo se que se hacían los domingos y que las mañanas de los lunes solían ser las más tranquilas, en cuanto a “kikirikis” se refiere.

Vistas

Atardecer en Pilar Pension

Atardecer en Pilar Pension

Pero Malapascua es mucho más. Malapascua son atardeceres que cortan la respiración y amaneceres espectaculares (prometo que vi más amaneceres al volver de las inmersiones que al volver de “los karaokes” :p ), Malapascua es buceo (por supuesto), Malapascua es tranquilidad y paz, es gastronomía filipina, es cultura visaya, es paciencia (a la hora de esperar por la gastronomía), es diversión (cada sábado en la disco), y por supuesto y en mi caso, Malapascua es AMIGOS y RECUERDOS. Ambos en mayúsculas. Por eso debe ser que me dio tanta pena marchar, por eso debe ser que regresé al poco tiempo, por eso debe ser que la echo tanto de menos.

En la banka...

En la banka...

La foto de abajo es la primera despedida. Nunca en un viaje me había costado tanto abandonar un lugar, pero es que pocos sitios he encontrado tan especiales. Siempre digo que la opinión que a cada uno le deja un lugar se basa en las experiencias y en las personas que se encuentra a su paso. Mis experiencias allí fueron casi (casi) tan maravillosas como las personas que encontré.

Despedida

Pero esto no acaba aquí, me quedan unas cuantas cosas que contar de este “paraíso en forma de isla” y muchos nombres propios que dar. Mientras os vuelvo a invitar a visitar algunos enlaces interesantes sobre el lugar:

El post de Carlos Olmo en Vagamundos sobre su paso por la isla:
Buceo con Exotic dive en Malapascua con Tiburones Zorro

Algunos datos muy prácticos e información útil en la web de Buceo Malapascua:
Para que te muevas sin problemas (Como llegar, dinero e idioma)
Qué bueno es cuidarse (Clima, salud y agua)
Mantente conectad@ (Corriente, internet y teléfono)
Disfruta del paraíso (Masaje, vida nocturna y un paseo)

La web de GoPro Family (que aunque ya no están en la isla fueron los culpables de que yo fuese a Malapascua y tienen post bastante interesantes sobre la diversidad marina del lugar).

Y por último, el genial artículo que escribió Bea para ABC hablando sobre sus vacaciones allí (¡¡gracias por el enlace!!):
Malapascua amanece con el tiburón zorro

>> Todas mis fotos de Filipinas en el set de Flickr <<

Yo, por supuesto, voy a seguir escribiendo sobre Malapascua, pero de una forma menos “general“, con pinceladas concretas de lo que más me llamó la atención. Pero ahora me gustaría acabar el post con una reflexión relativa a lo poco que estoy escribiendo en este viaje, que ya van muchos toques de atención que me habéis dado y lo entiendo.
Decía Thomas Mann que un “escritor es aquel al que escribir le cuesta más que a los demás“, y empiezo a plantearme si nací para ser escritor :p. Ultimamente no consigo encontrar tiempo para ello y cuando lo encuentro acabo reescribiendo cada post unas doscientas veces. Cuanto más escribo más difícil me resulta y a ello hay que sumarle que cuanto menos publico más me cuesta darle al botón de “Publicar“. A lo que me estoy acostumbrando es a pulsar el botón de “Guardar borrador” y así no vamos a ningún lado, más que un blog esto parece un diario… solo para mi.
Si todo son ciclos, a ver cuando acaba este, que yo ni quiero ser escritor ni tener un diario 😉 .

Por él he vuelto a Malapascua: Video del Thresher Shark (Filipinas)

Hablo de nuevo desde , una de las razones, en el vídeo. La semana que viene intentaré explicar el porqué del retraso en los post, la razón por la que tras 2 semanas en Palawan haya vuelto a Malapascua y volveré a la carga narrando como ha sido este tiempo, estos casi 2 meses y medio que he “vivido” en la isla mientras me sacaba el título de DiveMaster (¡ya lo soy!).

Ver cercano el final me ayuda a reflexionar. Hogar es aquel lugar en el que te sientes agusto, por eso ahora puedo considerar que Malapascua ha sido mi hogar, aquí he pasado muy buenos ratos y he conocido a una gente de lo más bonita (que diría Vanesa), de aquí me llevo un recuerdo imborrable, gran parte generado por los locales, los habitantes de la isla, en mi opinión: lo mejor que tiene, y en otra gran parte por la gente que he encontrado, un buen grupo de lo más variopinto de los que he aprendido… y mucho, tanto en cuestiones de buceo como de la vida en general. Una gran parte de esta gente os la iré presentando en sucesivos post.

El lunes salgo para Manila y el Miércoles vuelvo a Tailandia con la idea de pasar una semana entre amigos, camaradas de Hortaleza, y después subir al norte a celebrar el Songkram (Año Nuevo Tailandés)… dicen que año nuevo, vida nueva. Veremos lo que le espera a la mía, que ni yo tengo idea.
Me queda un fin de semana por aquí pero la marcha del equipo de The GoPro Family (a pastos más verdes) ha precipitado que se acaben las inmersiones. Lo que ha sido mi vida en Malapascua se va a la vez que yo.

Hoy ha sido mi última inmersión, estoy con un oido un poco tocado y casi no he buceado esta semana, hoy no quería arriesgar pero tenía que bajar por última vez… la elección estaba clara, he vuelto a Monad Shoal.
Ha sido la mejor despedida, más de una docena de escualos en una inmersión que ha durado 52 minutos a una profundidad máxima de casi 35 metros. Jose y yo hemos sido los primeros en entrar al agua y los últimos en salir, y sin Nitrox. Han venido todos a decirnos adiós (los digo), alguno casi podía tocarlo de lo cerca que nos han pasado.

Ya me puedo ir agusto.

Ahora me queda despedirme de la gente, de las playas, del azul, de las palmeras… pero tal vez no lo haga y solo les diga hasta luego. Creo que me voy a llevar conmigo un gran pedazo de esta isla, tan grande como el pedazo mio que se queda, lo mismo que me pasó con Hortaleza cuando salí para emprender este viaje… lo mismo que pasa cada vez que partes del que ha sido tu HOGAR.

La noche en Malapascua: los cielos – (Filipinas)

El cielo en Malapascua por la noche

Aunque en este post el protagonismo lo van a tener las noches de no voy a hablar en él de las verbenas de los sábados en la cancha de baloncesto, ni de los copazos de entre semana en el Ging´s Ging´s o los madrugones para ver tiburones a las 4 am (que sigue siendo de noche).

Una de las cosas que más me gustan de las noches de esta isla, como podéis comprobar por las fotos, son sus cielos. Siempre me he fijado en lo bonito que se ven desde las zonas tropicales y el hemisferio sur. Los firmamentos que más espectaculares me han parecido nunca son los que vi en Australia (debe ser lo único que me gustó), y las fotos que he visto del cielo estrellado en islas del Pacífico también me han dejado atónito, pero ahora en Malapascua, cuando miro para arriba en la noche, creo que no tienen mucho que envidiar a los mencionados.

La semana pasada los días que la lluvia respetó saqué el equipo para intentar mostraros estos cielos de los que hablo. Fueron noches de bastante viento y las fotos no han terminado de convencerme, voy a seguir probando a ver si consigo captarlos en su plenitud, capturar lo que yo veo en ese momento a ver si puedo guardarme el recuerdo para siempre, aunque sea en el sensor de la cámara.

El cielo en Malapascua por la noche

Es curioso que desde que he llegado a Malapascua las fotos que he publicado son estas (de noche), o bajo el agua, pero es que en los trópicos los días son siempre iguales (en cuanto a horas de luz), a las 17:30 anochece, y desde que sale el sol hasta ese momento no hago mucho más que bucear y estar en clase. Luego está el tema de la lluvia, otro de esos factores a tener en cuenta entre los trópicos, hay que tener claro que si la vegetación de estas zonas es tan exuberante es por eso mismo, porque llueve… y un montón.
En las estaciones no acaban de quedar muy claras y mientras en algunas islas la estación lluviosa se comprende entre Mayo y Octubre en otras partes no está tan definida. En Cebú el verano (nuestro verano) no es tan duro en cuanto a lluvias como puede ser al norte del país, y el invierno (nuestro invierno) no termina de ser seco. Por tanto si estás pensando en visitar Las el consejo es venir… en cualquier momento, que siempre vas a pillar un “ratico” de sol y uno de lluvia.
Eso si, cuando las nubes se vayan te aseguro que alucinarás lo mismo con la belleza que proporciona el astro rey a la isla (el sol, no Maradona) que con lo impresionante de su firmamento.

Ya subiré fotos de día y me decís que os parecen las palmeras intentando mojar sus hojas en el mar.

Por cierto, se que esto va a doler pero… por mucho que llueva la temperatura no baja de 28º, ¿que tal va el invierno por allí?, ¿la ola de frío es polar o semi polar?, ¿sopla el viento pendular del norte? :p

Viendo pasar el tiempo en una isla de Filipinas… | Malapascua |

En el barco

Los días pasan sin que me de cuenta, y no precisamente por estar tumbado a la sombra de un cocotero, la vida en es un “sin parar“, sobre todo en Exotic. No llevo aquí ni 20 días y ya me he sacado el curso de Nitrox, el EFR (Emergency First Responder), el Recue (soy buzo de rescate) y acabo de empezar el DiveMaster con el equipo de The Go Pro Family.

Las horas parecen menos de 24 aunque los días cundan, sobre todo los que toca madrugón a las 4 am para ir a ver al Thresher, pero entre estudiar, los deberes, las inmersiones y las conversaciones sobre submarinismo en las mesas del Ging´s Ging´s, cuando me quiero dar cuenta los párpados no los aguanto ni con palillos.

El finde pasado tuve la visita de Roberto, Krystell y Noe que vinieron desde Manila con cargamento de chorizo, lomo, queso, salchichón y jamón ibérico cortesía de mis padres (¡gracias!) y para celebrarlo aparqué los “quehaceres” cotidianos por un rato para conocer un poco la isla (casi no he salido de Exotic aún) y pasar mi primer día de playa en Malapascua.

Las crónicas desde la superficie ya vendrán, pero ahora os dejo algunas fotos sueltas que he ido tomando con la GoPro y la carcasa que me dejó Mark. No están mal pero en un lugar increíble para la macrofotografía la GoPro no es la mejor opción, sobre todo comparando con los “pepinos” que trae la gente que pasa por aquí.
A ver si un día alguien me deja alguno de esos “camarotes” (con flash) y veis los colores de verdad.

Gamba Boxeadora
La primera es una gamba boxeadora a punto de soltar un uppercut al oponente que se descuide.

Frog Fish
En la segunda os presento a una de las mayores atracciones de la isla, el Frog Fish que hay en House Reef.

Nudibranquio 1
Esta es uno de los muchos Nudibranquios que se puede ver por la zona.

Pez Payaso
Y como no, un mítico, el pez Payaso en su anémona. El otro día fue la primera vez que me atacaron en el agua… uno de estos fieras no dudaba lo más mínimo en lanzarse a saco contra mi regulador, pobre.

In the water
Aquí podéis ver al Pez Pak en el que ahora es su entorno natural, las profundidades marinas. También en House Reef.

En el barco

Y el submarinismo en Exotic va unido a la vida en el barco, donde se pasa otra buena cantidad de horas con las tripulaciones y los clientes. Estás dos son camino de Monad, la estación de limpieza del , pero que por la tarde se convierte en la de las Mantas. No tuve suerte ese día, pero ya llegará.

En el barco

Y así pasan los días por aquí, la semana que viene prometo ponerme las pilas y contar bien el paso por Mae Sot con Colabora Birmania y los primeros días en Manila. Mientras… ¡¡que tengáis un buen fin de semana!! 😉 .

>> Todas las fotos de Filipinas <<

Tres de tres con el Thresher Shark (Tiburón Zorro) en Malapascua – Filipinas

Thresher Shark

Aquí os presento la principal atracción de , se llama Shark (Tiburón Zorro), un escualo de hasta 300 kg que ronda los 3 o 4 metros y vive en aguas cálidas a profundidades de hasta 500 metros. Para mi es una de las razones de mi falta de sueño y de que mis días acaben a las 9 de la noche, principalmente por su manía de “dejarse ver” a eso de las 6 am, lo que conlleva quedar en el divecenter sobre las 4:30 am.

El mejor lugar para poder verlo en cualquier época del año es Malapascua, concretamente Monad, un pináculo en el que se encuentra su “estación de limpieza“, el lugar al que sube cada mañana para que unos cuantos peces se encarguen de desparasitarlo y dejarlo como una patena, los limpiadores de esta preciosidad de tiburón son el Cleaner wrasse y el Bannerfish principalmente.
Por tanto, gracias a que es tan presumido y aseado tenemos la suerte de disfrutar de su compañía casi cada mañana.

Yo por ahora he bajado 3 veces en una semana y poco que llevo aquí y lo he podido ver las 3, la última bajada llegué a ver a 3 juntos y en un momento dado nos separaban escasos metros de distancia (escasos digo 3 o 4 metros).

La inmersión es sencilla, se comienza bajando a unos 25 metros, el punto donde comienza su aseo, y es recomendable el uso de Nitrox para tener un mayor tiempo de fondo y menos posibilidades de perderse el espectáculo, luego, a medida que el tiempo para deco disminuye se comienza a subir para detenerse de nuevo en lo alto del pináculo, esto son unos 15 metros y es el lugar con mejor visibilidad y donde más cerca puedes verlo y fotografiarlo (como muestra un botón: la foto que encabeza el post).

Si uno de tus sueños es poder disfrutar de la imagen de este escualo y no has entendido nada de este último párrafo no tienes porque preocuparte, en Exotic no tendrán problema en enseñarte todo lo necesario para cumplirlo, incluso puedes bajar con aire y las posibilidades de verlo no bajarán de un 80% (en los 10 días que llevo aquí se le ha visto todos y cada uno de ellos).

Y si lo has entendido todo no se a que esperas para venir a verle, yo ya tengo confianza con él y puedo presentártelo la mañana que elijas.

Me han dejado una carcasa nueva para la GoPro con lente plana, la curva de la que trae de serie no permite a la cámara enfocar bajo el agua (fallo garrafal) y gracias a ella iré retratando al bicho más a menudo, aunque hasta que consiga que me pose aún me falta confianza… solo dadme tiempo.

(*) El curso de Nitrox lo realicé la semana pasada, en Exotic son unos 11.000 pesos y no lleva más de 4 horas. Tuve la suerte de que me lo diese Ángel Navarro y su capacidad docente lo hizo muy interesante y didáctico. Si vienes mi recomendación es que aproveches para realizarlo y seguro que no te arrepientes cuando tengas delante al Zorro (y no digo Antonio Banderas con antifaz y capa).

 

Buceando en Malapascua con Exotic Island Dive Resort y The Go Pro Family (Filipinas)

Buceando

Buceando

Buceando

Estas son las primeras pruebas de fotos bajo del agua. Un pequeño problema con la carcasa de la GoPro me han tenido algo parado en este aspecto pero en breve tendré todo solucionado y podré enseñar más cosas… entre eso y que el tiempo libre escasea llevo una semana sin dar noticias.

Ahora estoy enfrascado en una aventura “submarina” en , una isla de 4 kilómetros de largo por 1 de ancho en mitad de las , en las (y diréis, ¿que es eso?)… tranquilos ya contaré. Solo avanzo que la idea es sacarme el de submarinismo (y muchos repetiréis, ¿que es eso?), y también lo contaré, aunque antes de conseguir este título tengo muchas inmersiones que hacer y mucho que aprender de todo lo que me rodea ahora mismo… sobre todo de The Go Pro Family (Angel Navarro y Jo Armitage), especialistas en cursos de (que raro hablo últimamente, ¿verdad?) y en transmitir la pasión por el submarinismo.

Estoy de #acampadaResort en el Exotic Island Dive Resort, donde mi día se basa en sumergirme, estudiar y aprender. Poco a poco iré organizando mejor el tiempo y escribiendo regularmente sobre lo que estoy haciendo, sobre Malapascua, sobre Filipinas y sobre el maravilloso mundo del submarinismo.
Estas fotos son solo el aperitivo de lo que vendrá, ¿os han abierto el apetito? 😉 .