Buceando en Sairee con Vivir Asia y Big Blue (Koh Tao – Tailandia)

Big Blue

Era la segunda vez que venía a , la primera llegué en 2008, durante la vuelta al mundo, y fue el lugar que elegí para hacerme el Advanced de submarinismo en los 3 o 4 días que estuve en la isla. Koh Tao es uno de los lugares más baratos del mundo para certificarse como buceador, tanto por el precio de los cursos como por el nivel de vida de la isla y las facilidades que ofrecen los diferentes resorts y centros de buceo, por eso es el lugar que eligen para certificarse como buceadores unas cuantas miles de personas anualmente.

Cuatro años más tarde y con bastantes más inmersiones a mis espaldas volví a darle una oportunidad a sus fondos marinos, nada de cursos, tocaba diversión. Esta vez elegí Sairee Beach, a pesar de que yo me estaba alojando en Chalok Baan Kao, quería probar en mis propias carnes como es el día a día en una de las playas más turísticas de Koh Tao.

Estuve 4 días en Big Blue Resort por medio de Vivir Asia, el proyecto de unos cuantos instructores españoles dispuestos a enseñar los misterios del submarinismo allá donde te encuentres en el continente asiático y, además, en castellano. El contacto en Koh Tao es Ernesto, fue mi “enlace” en Big Blue. Siempre con una sonrisa en la boca no dudó en ningún momento en aclararme cualquier duda o curiosidad sobre las inmersiones, la metodología del centro y su funcionamiento en general.
No tengo problemas para usar el inglés como “esperanto” comunicativo pero coincidí con un par de españoles que no se que hubiesen hecho sin él.

Con Ernesto

Big Blue está más orientado a un público británico, tanto por el personal como por las infraestructuras del centro:

Restaurante

Zona de limpieza de equipos

Pero están empezando a abrirse a un mercado cada vez más en alza, el de los hispano hablantes. En mi opinión la crisis no ha hecho más que incrementar el número de viajeros españoles, supongo que ante la falta de perspectivas en casa mejor abrir la mente y descubrir mundo que pasarse los días aguantando “subnormalidades” de políticos ineptos. Eso si, tal vez comience a disminuir esta cifra a raíz de la nueva reforma que impide a los parados salir al extranjero.

Barcos de Big Blu

Pero sigamos con la historia. Big Blue es uno de los centros más grandes de Koh Tao, sus barcos son enormes, eso implica comodidad por un lado pero también hace que las inmersiones sean más concurridas. Algunas veces los “fundivers” íbamos en uno de los barcos pequeños y ayudaba a que la cantidad de gente que nos encontrábamos de rodillas en el fondo fuese algo menor.
Es uno de los grandes problemas de hacer submarinismo en Koh Tao, la cantidad de cursos que se imparten en esta isla es increíblemente alta y eso provoca mucha gente en el agua a la vez, algunas veces demasiada. Pero tampoco es de los mejores lugares que he estado para bucear, si tengo que ser sincero creo que para quien solo ha buceado en España/Europa puede ser un muy buen lugar para tomar contacto con el buceo tropical, con las aguas calientes, el color y los corales, incluso para hacer cursos es suficientemente bonito, no hay casi corrientes y los precios ayudan bastante a que la experiencia se disfrute, pero para lo que es bucear, se termina rápido.

Hice 13 inmersiones, en los 4 días. Si tengo que elegir un punto, sin duda Chumpon (aunque aún no he visto Secret Pinnacle). Para mi es de las inmersiones más bonitas, los escenarios son preciosos y se hace bastante entretenida en las primeras veces viendo meros gigantes, bancos de barracudas, rayas de puntos azules y una barracuda gigante “jorobada” que tuve la suerte de cruzarme en la última de las 3 inmersiones que hice en este lugar.

Mero

Chumpon

Pero si tuviese que elegir una inmersión de entre las 13, me quedo con la bajada a White Rock con Ángel, un divemaster español que estaba en esos momentos trabajando allí. Tiene un ojo increíble y en los 56 minutos que estuvimos bajo el agua pudimos ver, entre otras muchas cosas: crocodile fish, yellow pipefish, brown banded pipefish, bubble shrimp y una tortuga carey espectacularmente grande que andaba comiendo coral por las profundidades.

De las 13 inmersiones 3 fueron en Chumpon, hice otras 3 comenzando en el Pecio (HTMS Sattakut) siguiendo a Him Pee Wee y terminando, tras unos 6 minutos aleteando en dirección norte, en White Rock.
Repetí, por un lado, porque son las más entretenidas y, por otro, porque son los divesites a los que más se sale en los centros de Sairee.

En el HTMS Sattakut

Además de estos, visité:

Shark Island, una inmersión de las pocas en Koh Tao en las que te puedes encontrar algo de corriente.

Red Rock Drop acercándonos a Japanese Garden, una inmersión poco profunda, tranquila y bonita.

Twins, bonitos paisajes coralinos, rayas y más “kohtao”.

Nocturna en White Rock, para mi gusto demasiada gente y demasiados barcos, por momentos parecía una discoteca con las luces de todas las linternas.

Laen Thian Cave, una entretenida inmersión en la que llegas a atravesar 12 swim through (cuevas pequeñas). Aunque tiene un perfil demasiado inconstante, lo mismo estás a 10 metros que al momento has tenido que subir a 3, no apta para gente con problemas de compensación.

King Kong, dicen que se llama así por que en una de las cuevas están los huesos de un mono (Briefings y leyendas, capítulo 2, versículo 7).

Chumpon

Pez Lima

Chumpon

Volviendo al centro

Zona de limpieza de equipos

Esto bajo el agua, sobre ella… me centré en bucear más que en Sairee Beach. Para comer lo hacía en el restaurante de Big Blue, que para la media de precios en Sairee no está mal, o me iba a Mae Hat o Chalok Baan Kao, donde están los restaurantes con precios más asequibles.
Y por la noche no salí demasiado, esta playa no es del todo mi ambiente, es algo más turística y está bastante tomada por el SAME SAME TEAM con lo que quitando una noche con mis compañeros suizos de inmersión dándole a las “decobirras” en el bar de Big Blue no conocí demasiado.

Bar

A pesar de que la playa no está mal, la isla tiene playas mucho más bonitas y menos turísticas de las que disfrutar, no pasé en ella más que un par de ratos muertos entre inmersiones, y eso que están bastante coordinadas. La primera salida del día es a las 7:00 am y se regresa a eso de las 12:00 pm, la siguiente es como a las 13:30 y vuelves con tiempo para tomar algo e ir a la nocturna, si la idea es pasar el día bajo el agua.

Sairee

Sairee

Sairee

Respecto al alojamiento, las habitaciones son cómodas y limpias, las baratas tienen una cama cómoda y baño con agua fría, aunque también hay dormitorios y una amplia gama de habitaciones de rango “superior”, vamos, superior a lo que yo suelo pagar por dormir.

Mi habitación era una de estas

Una de las cosas buenas de Koh Tao es que la mayoría de los centros de buceo te ofrecen paquetes con alojamiento gratuito (o casi) a cambio de los cursos y mientras estés buceando con ellos, eso hace que acabe saliendo muy interesante (económicamente hablando) bucear o certificarse aquí. Pero repito, si eres un buceador con experiencia y has viajado un poco, en Koh Tao no encontraras nada especial bajo el agua, a no ser que tengas la suerte de coincidir con el Tiburón Ballena en alguna de las temporadas en que se acerca por la zona.

Yo no tuve el placer, y le tengo ganas, me queda aún una semana por la isla y creo que voy a probar suerte a ver si decide pasar a despedirse de mi como hizo el Tiburón Leopardo en Ko Phi Phi.

Este vídeo es en Chumpon, una escuela de fusileros de las muchas que puedes encontrar allí.

>> Todas las fotos del set <<

Koh Phi Phi, “La Playa” no es el paraíso (Tailandia)

No es el paraiso

En el imaginario colectivo “el viaje”, en todas sus formas, siempre ha tendido a querer relacionarse con la aventura, con el descubrimiento y la emoción de encontrar cosas nuevas, no contaminadas, puras y, a ser posible, únicas. En la literatura de viajes esta es una de las principales emociones que se busca transmitir porque, sin duda alguna, todos queremos que nuestros viajes se conviertan en ello, ya estemos en un viaje de un año recorriendo decenas de países o en uno de una semana al pueblo de un amigo.

Tonsay Bay

Con estas sensaciones jugó hasta el extremo Alex Garland en su libro “La Playa”, una novela que más tarde fue trasladada a la gran pantalla de la mano del gran Danny Boyle, y fue esta adaptación cinematográfica la que situó todas esas emociones en un lugar concreto, en un punto en el globo terráqueo: una playa en el sur de (a pesar de que parece que Garland estuvo más influenciado por otra playa que hay en el norte de Palawan, en Filipinas).
Ese “paraíso” al que consiguió llegar el señor DiCaprio a base de constancia se llama Maya Bay y la localización es Phi Phi Leh, una isla en el Mar de Andamán, la costa oeste tailandesa.
Junto con Koh Phi Phi Don forman el archipiélago de Koh Phi Phi, unas islas que son un nombre propio en Tailandia, una referencia mundial del “mochilerismo”, un destino “obligatorio” en el sudeste asiático, pero sobre todo y ante todo son…un crisol de vacíos.

Koh Phi Phi Leh

Llegué porque había encontrado un trabajo como DiveMaster, la idea era pasar unos meses antes de que empezase la temporada alta en “algún otro lado” y tratar de hacer un poco de dinero, las expectativas no era muy altas de por si y además empezaba el monzón, Phi Phi estaba en temporada baja y no tenía muy claro lo que me esperaba, aunque lo sabía de sobra. Lo que me esperaba era el SAME SAME TEAM al completo. Camisetas fosforitas de lugares como Vang Vieng, Khao San Road y la Full Moon Party… Rayban de colores, cuerpos y caras pinturrejeadas, bucket music, hamburguesas y pancakes regados con cerveza y ron barato para soportar los combates de jóvenes rubias bastante borrachas intentando llamar la atención del mundo con unos guantes mal puestos.

Barcos

Phi Phi son unos paisajes increíbles atestados por la masa en los que ya es imposible sentir emociones de descubrimiento o encontrar nada único. Las previsiones más optimistas me daban 15 días, al final duré casi un mes metido de 10 am a 10 pm (si iba al agua a las 8 am) en un centro de buceo intentando “vender” inmersiones y cursos a cualquier que se dejase. Lo más gracioso es que yo no soy vendedor, soy buceador, debe ser por eso que me fui un poco aburrido, aburrido de un trabajo monótono con más tiempo en la tienda que en el agua, aburrido de un ambiente hortera y casposo, de conversaciones recurrentes y soporíferas sobre lo mismo de siempre con el 80% del SAME SAME TEAM…
En casi un mes no hice mucho, vamos, no hice casi nada, algún paseo corto, una subida al View Point, y ni me molesté en los tours a Maya Bay ni nada parecido… solo me entretuve en las cenas con Pep, Inma, Helena y Aitor, en las noches tomando cervecitas en el Rolling Stoned viendo la música en directo y con algunos “despistados” (clientes y otra gente que conocí) que tampoco pegaban mucho en ese lugar… pero claro, es que Phi Phi es Phi Phi y tarde o temprano todos acabamos pasando por ella.

Koh Phi Phi Leh

¿Que tendrá?. Para mi muy poco, aunque tengo que decir que al menos disfruté de los buceos, con tortugas, tiburones punta negra, blanca y el huidizo tiburón leopardo, digo huidizo por mi, que solo me dejó verlo en el último momento de la última inmersión… me da que vino a despedirse.

Como todas las inmersiones que hice fueron trabajando no tengo casi fotos, estas 2 son de una clienta a la que le dejé la GoPro.

Buceando

Angelfish

Y si no hay más remedio que pasar porque tienes ganas de ver el Leopard Shark puedes ir a Viking Divers, preguntar por Aitor y Helena y darles recuerdos de mi parte 😉 .

Atardeceres de Koh Tao (Tailandia) / Foto de la semana

Atardecer

La foto de esta semana es desde el Dusit Bancha Resort, en Sai Ree Beach, una de las playas más turísticas de .
Aunque es dentro del resort no hace falta consumir o pagar entrada, tienen una zona a la que se puede acceder sin estar allí alojado para poder disfrutar de un precioso con Koh Nang Yuan entre nosotros y el sol.

Koh Nang Yuan es el nombre de las 2 pequeñas islas que se ven en la foto, están unidas por una lengua de arena blanca que les aporta un aspecto más idílico. Supongo que hay transporte desde Koh Tao para ir allí, o que puedes alquilar un kayak e intentarlo por tu cuenta, no me he molestado en informarme que a pesar de llevar casi 2 meses aquí aún me falta muuuuuchas cosas que hacer sin salir de esta isla.

La foto fue durante un día de turismo por Koh Tao, que también se puede hacer algo más que bucear, y la protagonista es Aitana disfrutando de su momento atardecer mientras yo disfrutaba de mi momento “atardecer con cámara en la mano“, ya sabéis, lo de siempre.

De Khao Lak a Perhentian cruzando por Sungai Kolok (Frontera Tailandia – Malasia)

Los cruces fronterizos en Asia suelen ser, por lo general, bastante concurridos y relativamente sencillos, no tienen la sordidez o el punto peligroso que tienen algunos en américa latina, y no he contado en el blog muchos de ellos por considerarlos como “mero trámite”.

En el caso de este paso fronterizo concreto no distó demasiado de mi idea de un cruce de fronteras en Asia; sonrisas, facilidades, amabilidad… pero cuando te pones a leer las guías de viaje o por internet no parece lo mismo.

El cruce de Sungai Kolok a está considerado como peligroso y poco recomendable debido a los problemas entre el gobierno tailandés y las provincias musulmanas del sur del país. La gente suele viajar más por la costa este a Penang, el problema es que se da más vuelta si la intención es ir a … y yo iba a Perhentian.
No me había informado demasiado pero si recordaba que algo menos de un mes antes de que tuviese que hacer ese recorrido algún grupo insurgente tailandés cometió unos atentados en estas provincias.
Estos atentados son acciones puntuales que la represión tailandesa a esos grupos disidentes y la sobreprotección al turista no permite convertir en rutina. Por eso me decidí a cruzar así.

El primer tramo del viaje fue sencillo, en compré el billete por 850 B (22€), lo venden como si fuese hasta Kota Bharu pero siempre es el mismo timo y los buses no pasan de la .
Fueron unas 14 horas de minivan vía Hat Yai hasta Sungai Kolok, solo cabe destacar la innumerable cantidad de check-points del ejercito tailandés cada pocos kilómetros, eso si, la minivan turística no la detuvieron en ninguno de estos controles.
Nos dejaron en la frontera poco antes de las 9 de la noche y esto fue todo el primer tramo.
Hicimos los tramites de inmigración tailandeses, cruzamos andando hasta la parte malaya y en menos de 10 minutos estábamos fuera de la frontera.

Solo cruzamos 2 extranjeros y en la parte malaya había otras 2 chicas intentando negociar el precio de un taxi hasta Kota Bharu, nos unimos a ellas y terminamos cerrando el taxi hasta Kuala Besu (KB) directamente, para así poder coger el primer ferry a Perhentian al día siguiente.
Fueron 100 Ringits (25€) entre los 4 por las cerca de 2 horas de viaje hasta KB. El taxi nos llevo al Hostal NAN y allí pillamos una habitación para los 4 por 50 Rg (12,5 €). A la mañana siguiente salimos para Perhentian, el “ferry” fueron 60 RG más 5 de tasa medioambiental y 2 más del bote que lleva de la lancha “ferry” hasta la playa, total 67 RG.

De Perhentian volví a de la misma manera pero decidí hacer el tramo malayo en transporte local, la diferencia fue de 25 RG que costó por persona el taxi a 6 RG el bus de Kuala Besu a Kota Bharu más otros 5 RG de Kota Bharu a la frontera, vamos, menos de la mitad.
Ya en la frontera tailandesa me tocó pagar un mototaxi hasta la estación, fueron 20 B y luego una minivan desde Sungai Kolok hasta Hat Yai 180 B. Ahí es fácil enganchar un transporte hasta cualquier parte del sur… esta vez iba camino de Phi Phi, a trabajar de Divemaster.

Así crucé entre Tailandia y por la que, dicen, es una de las fronteras más complicadas. Mi impresión es que es igual que cualquier otra en Asia, solo que esta vez pasas a un país musulmán, esta vez empiezas a ver velos y gorros típicos del Islam, aparecen más mezquitas y desaparece el cerdo. Por lo demás, lo de siempre, el sàwàtdii khráp se transforma en selamat pagi, aunque a veces también se escucha “salam aleikum”, cuando se saludan entre ellos.

Aleikum Salam.

Dragón, mi compañero de bungalow (Koh Tao – Tailandia) / Foto de la semana

Dragón: mi compañero de bungalow

Os presento a Dragón, uno de mis compañeros de bungalow. Suele venir a visitarme sobre todo por las noches, junto con Geko y Murcielago, mis otros 2 asiduos acompañantes, mientras yo hago un poco de “hamaquing” antes de dormir. Me hacen compañía y se comen los mosquitos y demás insectos que sobrevuelan la terraza, con lo que os podéis imaginar que su presencia no me disgusta para nada.

Dragón es un reptil de la familia de los Gekkonidae, comúnmente conocidos como Gekos, que viven en climas templados y tropicales y, lo más sorprendente, son capaces de vocalizar, si, de vocalizar. El nombre proviene de la onomatopeya del sonido que hacen pero en malayo, porque estos bonitos bichichos son capaces de reproducir la palabra “gekko“, junto con algunos otros sonidos, para interactuar entre ellos.

La otra capacidad que tienen es la de poder “escalar” por cualquier superficie y sin esfuerzo, ya sea cristal, madera o cemento no tienen problemas para ejecutar vías que dejan en nada un 9A de bloke.

Es un animal totalmente inofensivo a pesar de los colores chillones que pueda mostrar y en forma parte de la superstición local, se dice que si escuchas su sonido 7 o más veces seguidas es un símbolo de buena suerte, si esto sucede durante un parto implica que la vida del recién nacido será afortunada.

A mi me encanta tenerlo rondando por casa y hay noches que parece que estoy viendo un documental de National Geographic desde mi hamaca, cuando muestra sus dotes como cazador atacando algún “bicho hoja” despistado. Normalmente lo consigue y se lo come. Un espectáculo de los más interesante.

Surf en Tailandia: cogiendo olas en Memories (Khao Lak)

Surfing Khao Lak

Si alguien me hubiese dicho que iba a estar surfeando en en el mes de Abril estoy seguro que no lo hubiese creído. Tal vez si me dicen en Junio, cuando el monzón ya está en pleno apogeo… o que puede haber olas hasta septiembre (antes de que amaine)… igual habría llegado a dudar.

De todo el sudeste asiático Tailandia es el país con costa menos relacionado con el , los mejores, sin duda son Indonesia y Filipinas seguidos de y Vietnam. Cada uno tiene su momento y temporada pero a lo largo de todo el año es fácil practicar este deporte en esta región de Asia.

Lo único que había escuchado de Tailandia eran algunas referencias en Phuket, que llegan olas medio buenas durante los meses de Junio a Septiembre en las playas de Hat Kata y Nai Han, pero nadie me había terminado de confirmar.

Y de pronto me encontré cogiendo olas de hasta 2 metros en la costa oeste tailandesa unos 100 km al norte de Phuket, en pleno mes de Abril. , la puerta al mejor buceo de Tailandia, también tiene surf.

Surfing Khao Lak

Surfing Khao Lak

Surfing Khao Lak

Vale que no es un “top ten“, que solo hubo algún día suelto que pudieron pasar los 2 metros y que no rompian con demasiada fuerza, pero con el tiempo que llevaba yo sin surfear fueron las condiciones perfectas para disfrutar y volver a sentirme cómodo en la tabla.

En la playa frente a Memories se puede surfear durante todo el día (en función de la marea), rompen a izquierdas y a derechas (mejores a derechas), más fuerte a primera hora de la mañana y última de la tarde… incluso con un poco de luna puedes pillar algunas olas de noche. Los únicos locales que había surfeando eran Ching (el dueño de Memories), los empleados y algunos amigos… con lo que no se crean demasiados problemas territoriales con las olas (menos mal, odio el “only locals” surfero).

Las condiciones de esos días me parecieron perfectas, había playas cercanas donde estaba entrando con un poco más de fuerza y Nico fue alguna que otra vez con Ching a probar las olas, para mi estaba de sobra con lo que llegaba a “nuestra” playa y decidí no moverme mucho más. Tabla y hamaca eran todo lo que necesitaba.

Surfing Khao Lak

En Memories dan clases de surf y alquilan tablas durante todo el año. Es una playa de arena, sin reef, con olas de ambos lados que no pillan demasiada fuerza. Un buen lugar para divertirse pero mejor aún, el lugar perfecto para aprender.

Surfing Khao Lak

Surfing Khao Lak

Ahora me ha vuelto a entrar el mono y si regreso a Filipinas el mes que viene algunos de los destinos que visitaré seguro serán Siargao y Charlies point, pero si la opción es India tal vez acabe bajando al sur, que tengo entendido que también se pueden coger olas, preguntaré a Miki (le conocí en Malapascua) donde estuvo él surfeando con Hare Krishnas. Puede ser bastante curioso… y distinto.