Odiando Vietnam

Bueno, el mañana del post anterior se ha convertido en 10 días sin actualizar… pero es que casi no me ha apetecido escribir, gastar dinero en conectarme a internet, hablar de este país, o conocerlo mas a fondo… vamos, a veces no me ha apetecido ni hacer fotos.

Cuando llegué a esperaba buenos augurios, casi nadie me había hablado bien del país, pero pensé que cada es distinto y quería hacerme mi propia impresión.

La verdad es que no todo ha sido malo, Saigon me gusto bastante y la entrada por el Delta del Mekong fue muy bonita, el resto lo disfrutas, pero poco a poco te vas creando una impresión que se confirma cuando llegas al norte: no esta hecho para .

El turismo que interesa a esta gente es personas con dinero, honeymooners (parejas en de miel), o disfrutadores de tours. Es muy difícil intentar hacer cosas por tu cuenta, todo tienes que pagarlo, contratarlo y si te apetece intentar otra vía solo vas a encontrar problemas, problemas y mas problemas. Los pocos que saben ingles no van a querer ayudarte y el resto solo van a querer tus dolares… claro que como en todos lados siempre hay excepciones y por supuesto que me he encontrado con vietnamitas que merecen mucho la pena, pero creo que son una minoría, o que por lo menos no intentan cambiar las cosas.

Para todo tienes que pagar, y el doble precio esta totalmente instaurado en el país, con esto me refiero al precio para el turista y el precio para el local, llegando a ser para nosotros unas 5 veces mas. Todo el vietnamita que te encuentras paga por lo bajini para que no veas cuanto le cobran a el, pero lo peor es que prefieren no venderte que venderte a precio local… y eso a veces jode bastante.

Por otro lado nunca vas a conseguir llegar o encontrar sitios si no haces un tour organizado… con unas cuantas ovejas dispuestas a pasar el día entre en vez de entre locales. Yo no vengo a 1300 km de Europa para estar entre europeos, para eso me quedo allí. Pero claro, para la mayoría de las cosas no me ha quedado mas remedio que pagar «excursiones«… he intentado que fuesen lo menos multitudinarias posibles, aunque no ha sido cosa fácil.

También jode bastante que te intenten engañar todo el rato, mas aun si sabes que no es verdad, que no puedas pasear tranquilamente pensando en tus cosas y tengas que oír continuamente la puta frase: «Hello, motorbike?» (ya lo explicare)… o que tengas que regatear hasta el agua en cada momento, joder, que compras un desodorante en una tienda y pasas por la de al lado y son 3 veces menos… y en cuanto lo descambias y lo compras en la otra va el colega a regañarle por poner el precio, claro, a los 10 minutos ya no esta el precio y el próximo va a tener que pagar en ambas el triple de lo que es en realidad.

Hoy no he tenido un día muy bueno en Hanoi, ha sido el colmo: el estres, los millones de claxon sonando a la vez, la cantidad de motos, lo pesados que son, lo caro que es (comparado al resto) y que, para ver los algunos de los sitios que de verdad me interesaban de (Cat Ba y Halong Bay), tenga que coger un puto tour organizado porque si vas por tu cuenta se convierte en una mierda, gastas mas dinero y no hay forma de verlo bien.

Lo voy a intentar de todos modos, igual que voy a intentar cruzar la hacia por el norte, aunque todos digan que no existe el paso y me cueste el doble que por el centro, pero no paso un día de mas en este país y les pienso dejar la menor pasta posible.

En cuanto me vea con fuerza os cuento como ha sido todo el periplo, intentare hacerlo sin rabia y tal y como lo veía en ese momento, no con mi punto de vista de ahora… porque en el fondo también he disfrutado y aprendido… mi lección principal: nunca más.

En otro post pido un poco disculpas de como he hablado en este sobre el país.

Ho Chi Minh City (aka Saigon).

Tenia ganas de llegar a Saigon, conocer la vida de esta ciudad tantas veces mostrada en la cinematografía bélica, esta loca metrópolis atestada de motocicletas que vive a un ritmo frenético durante las 24 horas del día.
Saigon concentra la mayor cantidad de motocicletas de cualquier ciudad asiática, son mas de 3 millones de motos y una población de 5 millones de personas. Las horas puntas llegan a ser abrumadoras y cruzar algunas calles en esos momentos se convierte en una verdadera aventura.

En 1975 el gobierno vietnamita decidió cambiar el nombre de Saigon por el de Ho Chi Minh City (HCMC) en honor al padre de la revolución y la independencia del país, el tio Ho, una de las figuras mas queridas y recordadas en toda Asia. Hoy en día la gente sigue utilizando el antiguo nombre, mas fácil y rápido de pronunciar, sin que ello conlleve connotaciones precoloniales.

Saigon, al igual que todo Vietnam, tiene uno de los pasados mas crudos y violentos de Asia. El trato que ha recibido este país por parte de occidente, a lo largo de la historia, no es algo que condicione excesivamente a los vietnamitas. Son demasiado amables y agradecidos como para tener en cuenta, para mal, el daño que se les ha infringido, aunque el recuerdo de las guerras es una constante a la hora de visitar la ciudad.
Lo es principalmente en el War Remmants Museum, un lugar único y brutal que es visita obligada para conocer la historia reciente de este país. El museo cuenta con varias salas repletas de material bélico: armas, uniformes, proyectiles… y todo tipo de recuerdos de las diferentes guerras que ha sufrido el país, dando especial importancia a la guerra promovida por los USA que comenzó en 1965. También hay expuestas una gran cantidad de fotografías, de gran dureza visual, en las que puedes observar y sentir el horror de una de las mayores absurdeces sin sentido que ha creado el genero humano: la guerra.

 

En estas fotos se muestran las brutalidades cometidas por ambos bandos durante los 8 años que duro la contienda y las violaciones de todos los tratados internacionales relativos a a la guerra, al trato de prisioneros y a los derechos humanos.

Una de las salas mas impactantes es la que sirve de homenaje a todos los fotógrafos fallecidos en las distintas guerras acontecidas en el sudeste asiático. En esta sala se cuentan las historias de estas personas que llegaron a dar su vida para mostrar al mundo el sufrimiento, el dolor y la estupidez que supone una guerra. Es especialmente emotiva y muy dura de ver.

A título personal no creo que nunca sea capaz de comprender el «porque» de las guerras, pero entiendo menos las promovidas por países que intentan imponer «una libertad» y «un modo de vida» a pueblos a los que no se han molestado en preguntar que tipo de vida desean, partiendo de que la mayor libertad que puede tener una persona o país es el derecho a decidir su futuro por si mismo… y aun lo entiendo menos cuando el coste de esas guerras es la sangre derramada de civiles inocentes, vidas destrozadas y un futuro sin ninguna esperanza.
En estos momentos viene a mi cabeza una cita de una de las personas que mas han luchado en las historia para que la vía para la resolución de conflictos se base en el dialogo, la mas potente y menos destructiva de todas las armas:

NO HAY CAMINOS PARA LA PAZ, LA PAZ ES EL CAMINO.
Mahatma Gandhi (1869-1948).

Después de esto creo que continuare mañana contando como ha sido Saigon, en otro post menos duro y que no me evoque el recuerdo de las imagenes que vi en ese lugar.

Phnom Penh y el Delta del Mekong hasta Saigon.

Volví a Phnom Penh desde «mi pequeño paraíso» para salir rumbo a Saigon (Ho Chi Min City). Me volví a alojar en el Royal Guest House porque había dejado mi pasaporte para que me preparasen los visados de Vietnam y Laos. El hostal esta muy bien situado y el servicio es bastante bueno pero le falta un poco de ambiente. Me pase a a ver a unos amigos por la zona del Lakeside y aunque los hoteles son un poco mas cutres en general, hay bastantes mas opciones, mas mochileros y algo mas de juerga, vamos, que no te cierran a las 11 de la noche. La zona es mas divertida que el resto de la ciudad y concentra una gran cantidad de bares y agencias que ofrecen tours hacia Saigon a precios mas competitivos que en la zona de mi hostal.

En esta segunda estancia en Phom Penh no hice demasiado, tuve que solucionar unos problemas que he tenido con el banco (Openbank no permite hacer casi ningún tipo de gestión si te surge algún problema estando fuera de España). Al final solo me dio tiempo a visitar el National Museum y pasear por las calles cercanas al rio. Es interesante de ver, el National Museum tiene una gran cantidad de imagenes budistas que han aparecido en Camboya, todas ellas con un alto valor arqueologico.

Phom Pehn es una ciudad interesante, y si consigues no agobiarte con la cantidad de gente que se te acerca a ofrecerte «de todo» puedes llegar a disfrutarla bastante.

Desde aquí salí hacia Saigon con un viaje de 2 días y 1 noche por el Delta del Mekong. Fueron 24 $ e incluía los trayectos en bus y barco hasta la frontera (esta vez no me timaron), el bote hasta Chau Doc en Vietnam, una noche de alojamiento con desayuno y el barco y autobús hasta Saigon. También incluia visitas a algunos pueblos flotantes en las orillas del Mekong y algún que otro templo.

No estuvo mal pero es lo mas parecido a un touroperador que he cogido en este viaje. Eramos un grupo de unas 20 personas que seguíamos cual rebaño al pastor que nos dirigía a nuestro destino. Me resulto un poco aburrido aunque mereció la pena por disfrutar de los espectaculares paisajes que ofrece el Delta del Mekong.

En Chau Doc tuve mi primer contacto con Vietnam. Chau Doc es una ciudad de 120.000 habitantes situada a orillas del Mekong y a escasos kilómetros de la frontera con Camboya. Mi primera impresión fue bastante mejor de lo que esperaba, ninguna de las personas que había conocido en el viaje y habían estado en Vietnam me hablaron demasiado bien del país. Vietnam ha cambiado mucho en los últimos años por culpa de la gran cantidad de turismo que recibe… aunque ya tratare este tema cuando conozca el país un poco mas.

En mi primer paseo por la ciudad no puedo quejarme del trato recibido ya que, a pesar de la barrera idiomática, varias personas intentaron entablar conversacion conmigo, y fue bastante divertido.

Estuvo divertido, el único problema fue que cerraron a las 11… aunque por lo menos pude disfrutar del verdadero ambiente nocturno de Vietnam acompañado de colegas Vietnamitas.

Utilizamos cookies en nuestro sitio web

Por favor, confirma si aceptas nuestras cookies de seguimiento. También puedes rechazar el seguimiento, por lo que puedes seguir visitando nuestro sitio web sin que se envíen datos a servicios de terceros.