Comprimiendo Malasia en un post.

Volvemos a la carga… comprimo lo que fue en un post y así vais teniendo algo que leer… en breve Singapur.

De K.L. salte a Kuantan, en la costa este, allí fui, en parte, escapando del monzón que pegaba en el oeste, y para ver la mezquita Masjid Negeri, la más espectacular de toda la costa oriental de Malasia, y desde mi punto de vista, de todo el sudeste asiático.

El autobús a Kuantan fueron 3 euros y unas 4 horas y media de viaje. Llegué al atardecer, me fui a ver la mezquita, me echaron de mala manera por entrar en pantalón corto (yo solo buscaba el sitio de las túnicas de elfo, no quería entrar a la mezquita), y como no me gustó ese trato y Kuantan no tienen mucho más decidí irme al día siguiente… para que perder más tiempo??. Fui a la estación de autobuses, pregunté precios y horarios para Mersing y me volví al hostal (Makmur GH, 4 euros noche).
Mersing es el lugar desde donde sale el ferry para la isla Palau Tioman, donde esperaba relajarme y bucear un poco.

Total que a la mañana siguiente me levante y fui a la estación para coger el primer bus hacia Mersing. Cuando llego me dicen que ya están todos los billetes vendidos… para todo el día… y no me podían haber avisado el día de antes cuando fui a preguntar?.
Bueno, como no quería pasar mas tiempo en Kuantan decidí buscar otras alternativas y fui a la oficina de información a preguntar opciones como buses locales o pick-ups, y el señor de dentro se me empezó a reír de mi (y eso no se hace). Me decía que Malasia no es Laos y que ellos no tienen buses locales, que me esperase otro dia que no había manera… pero siempre hay manera.
Y como ya lo dice en “su libro“, o algo parecido: “Si Pak no va a Mersing, entonces Mersing irá a Pak“.
Al final tuve que ir hasta Ayer Hitam (4 euros, 5 h), luego otro bus a Keluang (1 euro, 1 h), y de allí a Mersing (2 euros, 2 h). Que es algo así como pasar por Teruel para ir de Madrid a Valencia… fueron 7 euros y unas 9 horas en vez de las 5 horas por 4 euros del autobús directo, pero lo conseguí y sin pasar otro día en Kuantan. Al llegar solo me apetecía volver para reírme yo del tipo de información… pero conseguí reprimirme (por suerte).

Y en Mersing compré el billete del ferry hacia Palau Tioman nada mas llegar, así no me volvería a pasar lo de Kuantan.
Con el billete en el bolsillo empecé a buscar alojamiento, la elección fue Omar´s Backpackers´ Hotel (3 euros en dormitorio), un curioso lugar en el que lo primero que encuentras es un cartel que dice: “Hola, si no hay nadie cuando llegues, escoge una habitación o dormitorio, yo pasare luego“, y los precios de cada cosa. Y te pasas el día solo hasta que Omar pasa por la noche para cobrar y ver que tal todo… muy curioso.
Esa noche la pasé hasta tarde charlando con Omar sobre Malasia, Europa, sobre política y poniendo un poco verdes a los USA, su punto de vista como musulmán me resulto muy interesante, y todo lo que aprendí de él sobre Oriente Medio e incluso sobre España, o mejor dicho, sobre el Al-Ándalus…. o lingüística, para saber de donde vienen algunas de nuestras palabras, como el nombre de Gibraltar, la palabra Ojala (Quiera Ala), u Olé!, que parece proviene del grito musulmán para honrar a su dios: Alah!!!!!!.

Y a la mañana siguiente directo a la isla. Tome el ferry (12 euros ida y vuelta), y de entre las distintas playas que hay elegí Air Batang (ABC). Era la mas tranquila y con los alojamientos mas baratos. Me pille un bungalow en Mokhtar´s por 5 euros/día y me fui a tirarme a la playa. Y por la noche, como no, al Reage Bar (siempre hay uno). Pase la noche con Francesca, Moritz, Florian (Alemania), Pamela y Erika (México) y Joe (Malasia) que era uno de los dueños.


Joe!!

Pamela y Erika viven en Singapur y me invitaron a su cumpleaños que seria en unos días, y como yo pasabapor Singapur para ir a Australia acepte encantado.
Por otro lado Moritz y Florian estan enrolados en otro interesante viaje, con un coche comprado en Australia han decidido recorrer la distancia que les separa de Alemania, en un trayecto sin demasiado limite de tiempo, ahora andan por India, despues de meter en coche en un barco para cruzarlo desde Tailandia, y es que la frontera terrestre de Myanmar sigue cerrada… a ver que tal les va, seguro que bien.

Y con esta gente pasaron mis días en Tioman, con el equipo alemán vi la final de la eurocopa, menos mal que vino Joe con algunos colegas malayos para unirse a mi contra los germanos. Luego sin rencores nos tomamos unas cervezas baratas para celebrar el triunfo y quedamos para hacer un treking por la isla al día siguiente.
De las cervezas, especifico baratas porque al ser Malasia un país musulmán, el alcohol es bastante caro, pero Palau Tioman es una isla Duty Free y la cerveza es casi mas barata que el agua.

Total, que a la mañana siguiente solo nos levantamos Moritz, Florian, Joe y yo… esto por culpa de las cervezas claro. Hicimos el trek que atraviesa la jungla hasta Juara Beach (son solo 7 km pero es guapisimo) y volvimos por el otro camino que va por la carretera, es mas largo al final y bastante menos interesante. Como íbamos con Joe que es Malayo fue un placer escuchar sus explicaciones, sus historias y todo lo que nos contaba sobre la isla y sobre el trek, y su buen ojo para ver animales por todos lados, incluyendo serpientes verdes entre arboles verdes… increíble (cuidado con esas, son muy venenosas).

Y al día siguiente submarinismo. Fue con el B&J Diving Center, 2 inmersiones bastante buenas, el barco y la comida por unos 50 euros.
Después un poco mas de playa y relax y al otro día vuelta a Mersing, donde pase otra entretenida velada con Omar antes de partir para Singapur, la ciudad que es un país… o viceversa.

2 comentarios en “Comprimiendo Malasia en un post.

Deja un comentario