Volvemos a California: San Francisco, Sierra Nevada y la Costa Central.

El viaje en bus desde Las Vegas estuvo bastante entretenido, fueron 2 tramos, de LV a LA y luego de LA a SF.
El primer tramo acabamos de risas en la parte de atrás del bus porque  me estaban intentando explicar las diferencias entre las comidas típicas de “los negros” y las de “los chicanos”, claro, era una discusión de Steve, Adam (de familias mexicana y peruana) y Philip (afroamericano). Una conversación bastante surrealista que fue a mas cuando Tim (estadounidense caucásico) empezó a enseñarnos las fotos de “su plantación“… trabaja cultivando marihuana para su uso terapéutico, ya que en el estado de (y en otros 20 estados más) su consumo y producción son legales para ese fin. Fue un viaje interesante, el conductor paraba de vez en cuando a ver que pasaba y ellos me decían que como nos estábamos riendo y divirtiendo podía ser sospechosos, jejeje… así es el transporte público en los .


Steve.

El segundo tramo hasta SF lo pasé durmiendo. Llegué bien temprano en la mañana e intenté buscar alojamiento.
En esta ciudad conviene reservar con antelación  porque siempre suelen estar completos todos los lugares asequibles en precio. Yo llegué cerca de las 7 a.m. y no encontré sitio hasta las 2 de la tarde, y tuve suerte de que no se presentaron unos que habían reservado ya para el HI Downtown. Fueron 24$ en dormitorio de 4 camas con desayuno incluido. El personal es muy buena onda y el sitio está bastante bien, pero resulta un pelín aburrido… igual es por la cantidad de huéspedes japos y koreanos, que suelen ser un poco sosos. 😀
Otro problema de los hostales en los States es cuando preguntas si tienen cocina… siempre te dicen que si porque para ellos una cocina es nevera, microondas y tostadora. No saben usar los fuegos y aunque tengan cocina, si es de gas, no dejan usarla porque dicen que es peligroso, ejem…
Total, que como no puedes cocinar mucho se gasta mas en comer fuera.  Y la mayoría de hostales fue lo mismo.

Una vez que conseguí habitación dejé las cosas y me fui a recorrer la ciudad. La primera impresión fue buena con la entrada por el Bay Bridge, incluso en el paseo de varias horas buscando hogar me pareció que me gustaría… y pocas horas después me había enamorado” de San Francisco. Fue algo que tampoco me esperaba, pero es de las pocas ciudades en las que me he planteado que podría vivir un tiempo, y mejorar el inglés. La ciudad es bonita y me inspiró bastante a nivel fotográfico, la gente es amable y simpática (en los states?) y era la primera vez en este país que estaba en un lugar que se podía recorrer andando, vamos… que no dependía de un coche.

Por SF pasé 4 veces, la usé de base para ir a Yosemite, luego al Big Sur y a los Grandes Lagos

En el primer paseo recorrí la zona centro: Union Square, Market St., el Downtown, las casas victorianas de Alamo Square… si, las de Padres Forzosos, jeje.


¿Las gemelas estarán dentro?

Y al día siguente fui desde el centro hacia Rusian Hill, quería ver el Golden Gate desde lo mas alto de la ciudad, desde las empinadas calles donde tantas escenas de persecuciones de coches se han rodado. Yo miraba cada carro que pasaba como si fuese a ver, en su interior, a Steve Mcqueen convertido en Bullitt lanzando su coche colina abajo para perseguir a “los malos“.

Y de allí al embarcadero y la playa para acabar en el Golden Gate. Un lugar muy fotogénico.

Todo el recorrido fue andando y por el camino encontré curiosos personajes para charlar y “pintar el aire de negras palomas“, para “caminar sobre nubes de pegatina” y dejarme sorprender por lo que se me ofrecía a la vista… que dirían Los Delinqüentes.


Unos de esos curiosos personajes.

Un paseo bonito en una ciudad tranquila, muchas fotos y vuelta en tranvía (como no).

De SF salí para el Parque Nacional de Yosemite. Tenia muchas ganas de tocar El Capitán, una de las paredes de escalada mas importantes del planeta y lugar donde se desarrollaron las técnicas de escalada en fisuras y en pared durante los 70 y 80.
Las opciones para ir eran:
1. – Transporte público y acampar dentro del parque. No llevo tienda y la conexión con SF no es demasiado buena.
2. – Alquilar coche. Salia un poco caro para mi solo y no encontraba a nadie para compartir gastos.
y por último y la que tocó… 3. – EL TOUR!.

Fueron 249 $ por 3 días y 2 noches. Incluía transporte, alojamiento en camping con tienda, comida, cena y desayuno para los 3 días.
El grupo fueron 10 personas. Por suerte la mayoría era gente a la que le gustaba la montaña y estuvo bastante bien. Fueron 4 alemanes/as, 2 inglesas, 1 brasilero, 1 australiano, Tuly de Sevilla y yo, como ya sabéis, de Hortaleza (por cierto, Tuly un crack).
Al llegar hicimos un pequeño trek a Sentinel Dome para ver el valle y el majestuoso Half Dome (otro lugar mítico del montañismo). Visitamos también Glacier Point y caminamos por Wawona, el centro histórico del parque. Es donde se encuentra Mariposa Grove of Giant Sequoias. Arboles gigantes que llegan a tener hasta 2700 años de antigüedad. Fue espectacular ver esos inmensos ancianos y pensar en todo lo que ha cambiando el mundo durante la vida de cualquiera de esos arboles.

Cada noche volvíamos a dormir al camping, cocinábamos y terminábamos la noche como en las viejas películas de cowboys que veía de pequeño: calentando marshmallows pinchados en un palo y charlando al lado del fuego. Faltaban los sombreros y las pistolas… por suerte. Una escena bastante hortera la verdad, pero donde fueras…

Y el último día nos lo dieron “libre“, yo me fui con Tuly a tocar El Capitán y ver si algún alma caritativa me dejaba hacer una vía aunque fuese. Pero solo tocarlo y verlo de cerca fue impresionante.

Me contenté con un poco de Boulder en los bloques que tiene alrededor y seguimos caminando por el valle.

En medio del camino me encontré con Paul (Nueva York). Le había conocido 4 meses antes en Laos (camino a Vientiane), y volvíamos a encontrarnos en medio de Yosemite para demostrar, una vez más,  lo pequeño que, a veces, puede resultar el mundo.

A la vuelta tuvimos la suerte de ver una cría de oso, no es algo típico encontrarlos de día en Yosemite. Hicimos unas fotos y marchamos antes de que llegase “mama osa” con su mal humor. Y ya llegando a SF la guia y el clima nos regalaron unas bonitas fotos del Skyline de SF desde Yerba Buena Island. Ese día, por suerte, no había niebla, algo común en toda la Bahía de san Francisco.



Todas las fotos de Yosemite.

Esa noche salí con Tuly a tomar unas cervezas en “cualquier sitio” y a la mañana siguiente me fui a ver a Henry a Monterrey, en la zona de Big Sur. A Henry le había conocido en China 7 meses atrás, seguimos hablando por mail y una vez allá me ofreció alojarme en su casa y la posibilidad de acompañarle para hacer un pequeño reportaje de su trabajo en Ventana Wilderness Society.
Ventana es un activo grupo privado que trabaja en la protección de la vida salvaje en Big Sur. Henry es biólogo y se encarga de mantener seguimiento y facilitar la reproducción del California Condor. Un espectacular animal en peligro de extinción del que solo quedan 140 ejemplares en toda California. Son casi 2 metros y cerca de 15 kg para un ejemplar adulto… verlos de cerca es la ostia.



Las fotos del reportaje para Ventana Wilderness Society.

Fue muy divertido y didáctico, ademas de disfrutar de los espectaculares paisajes que recorrimos por la zona en la que localizábamos los Condor (bueno, ellos, yo localizaba más bien poco). Me encanto seguirles el día y poder ayudar a Ventana en su labor de protección de la vida salvaje en Big Sur... un paisaje de acantilados con leones de mar y riscos escarpados realmente espectaculares.

Pasé unos días en Monterrey, una tranquila ciudad costera, y aproveché para tener unas buenas conversaciones políticas y sociales con Henry y sus amigos sobre las espectativas para las elecciones que se celebrarían en Noviembre, y descubrí como piensa los jóvenes californianos medios. Me ayudo a confirmar que California es como una isla en medio de los States.
Conocí a gente con unas ideas mucho mas progresistas de lo que esperaba encontrarme antes de llega. Por supuesto que nunca serán foco de ninguna revolución… pero algo es algo.
Me alegró volver a ver a Henry  7 meses después de haber pasado juntos el Año Nuevo Chino en Guanghzhou… a ver si la próxima vez nos vemos en Hortaleza. ¡Gracias Henry! (Thanx man!).

Y nueva vuelta a SF. La mejor forma que hay para desplazarse entre Monterrey y Frisco es ir de Monterrey a San José en autobús y luego en Amtrak (tren) hasta Frisco, son menos de 15 $ y entre 4 y 5 horas de viaje.

Este nuevo paso por SF era un poco especial… tenia visita. Pero mejor os lo explico en el siguiente post que este ya esta siendo un poco largo… y podéis entreteneros con las fotos que hay un montón:

Las fotos de San Francisco… estas me gustan, y habrá más.

Las fotos del reportaje para Ventana Wilderness Society.

Todas las fotos de Yosemite.

El Far West pero sin indios ni vaqueros.

Salí de LA con Tina y Cynthia hacia la zona de los cañones. Fueron cerca de 7 horas conduciendo en las que cruzamos , entramos en Nevada, Arizona y por último Utah.
Los paisajes de esta zona son bastante espectaculares, mires hacia donde mires se pierde la vista en el desierto y un calor abrasador hacer sentir que te vas a derretir en cualquier momento.

Llegamos a St. George una vez entrada la noche y tomamos una habitación en un Motel 6. Es una cadena de moteles de carretera que hay por todos los States. Son batante económicos mientras no viajes solo. La habitación doble (2 camas king size) con baño son entre 30 y 40 $ y luego son como 3 o 5 mas por persona y los menores de 17 gratis. Ninguno colamos como menor.
Por menos de 50$ pueden dormir 3 personas, y teniendo en cuenta que el precio en dormitorio es de entre 20 y 25 $, estos moteles son una buena opción.

Al día siguiente salimos temprano en dirección al Zion National Park. Un parque natural con cañones y formaciones rocosas de arenisca en el que los rojos y ocres toman el poder de estos paisajes desérticos . Nunca había estado en este tipo de paisajes y la verdad es que es algo precioso.

El problema principal es que en EEUU todo esta preparado para hacerlo en coche, no les gusta andar y asfaltan todo aquello que quieren recorrer… “to asafaltao, to asfaltao”, que diría el Tim Burton de la Muchachada. Solo dejan algún pequeño trek para que parezca que estas en la naturaleza y listo.
Si decides no entrar con coche (es mas caro) tienes servicio de autobuses regulares que recorren los parques para que no tengan que perder toda esa grasa que les protege contra el frío… del desierto, para que ahorren tiempo y puedan sacar un hueco para comprar en las tiendas de souvenirs o visitar el McDonalds mas cercano. A la hora de comer nosotros preferimos la opción barata de sandwich de jamón y queso de supermercado. Nunca falla.

Luego después del parque fuimos a dormir a Cedar City. Un poco más al norte. Desde allá salimos a la mañana siguiente para el Bryce Canyon.
Todo el tiempo no alojamos en moteles de carretera. En Cedar City creo recordar que fueron menos de 40 $ entre los 3. Y estos sitios suelen tener desayuno incluido, aunque sea solo el café o el té.

A Bryce Canyon fuimos para ver una zona parecida a la del Gran Cañón del Colorado pero con menos masificación turística y es algo más pequeño, con lo que da la posibilidad de ver más cambios de paisaje en menores distancias.
Las formaciones rocosas que se dan en estos lugares son impresionantes, es un sitio que realmente merece la pena.

Al final del día volvimos a Cedar e intentamos salir a tomar algo, pero es como estar en una película y cuando entramos en un tugurio en el que sonaba música country los ojos de los 4 hijos de Utah que había dentro se centraron en los forasteros. Si no les apetece servirte te dicen que es un club privado y al final mejor se está en el motel viendo la tele que en algún antro de esos.
En uno nos propusieron hacernos socios pero yo soy de la opinión de Groucho: “Nunca pertenecería a un club que admitiera como socio a alguien como yo.

Y al dia siguiente salimos en dirección a Las Vegas, la ciudad del pecado donde todo esta permitido. Pero antes pareamos en el camino, conseguí convencer a Tina y Cynthia para que posasen para mi, de ahí salió una serie de fotos que vereis en el próximo post.
Y antes de llegar a L.V. nos dimos un baño en el Lake Mead, donde ha y una de las presas más altas del mundo, la Hoover Dam. Es curioso encontrar una playa en medio del desierto.

Y entonces llegamos a Las Vegas. Tina y Cynthia se quedaban en casa de unos amigos y yo fui al sitio más barato que encontré para dormir allá. UsaHostel Las Vegas… lo único que tenia dormitorio y que bajaba de los 40 $ la noche. Fueron como 23 con desayuno “all you can make“… te dan la masa y ponte a hacer tortitas.

Las Vegas es el peor lugar del mundo para estar solo, no he encontrado un sitio donde sea mas difícil entablar una conversación. El que no va a jugar va a desparramar, grupos de gente que solo quieren divertirse entre ellos y a los que no podía seguir el ritmo en cuanto a gasto… o paletos dispuestos a perder todos sus ahorros al rojo o al negro.
Es interesante de ver, encontrarte rodeado de vicio y pecado… en un país en el que te piden el DNI para comprar un mechero, llegas a LV y no te lo piden para nada. Puedes jugar, beber en la calle, fumar en cualquier lado, casarte en minutos o pasar de pobre a rico (y viceversa) en segundos.

El UsaHostel esta situado en el Downtown, un poco fuera del meollo, pero hay un sistema de buses que recorre la ciudad y pasan cada poco tiempo. Son unos 5 $ el pase de 24 h.

Por la noche fui al Strip. La calle principal, la que concentra la mayoria de los principales hoteles y casinos. Y como puedes entrar y moverte a tus anchas por ellos, pues visité los típicos: el Caesar Palace, el París, el New York-New York, Flamingo y, por supuesto, el Bellagio y su espectáculo de agua…

Por unos instantes me sentia como uno más del grupo del Clooney, digo… Ocean. Hasta me apeteció robar algún casino. Pero la idea de que Grissom daría conmigo en seguida me quitó las ganas.
La verdad es que la sensación es la de estar metido en una película, sientes casi todo el tiempo que ya has estado allí.

Y como no me gusta demasiado jugar, no encontré ninguna Priscila con la que casarme vestido de Elvis, no me apetecía hacer fotos de casinos y me agobiaba la cantidad de gente que se mueve allí… decidí hacer una serie de fotos con una visión distinta de esta ciudad.
De la masificación del Strip y sus casinos, de un lugar en el que siempre estas rodeado de gente a la sensación de soledad que tuve entre la masa:

Lonely Las Vegas.

Paisajes solitarios en la ciudad que no duerme. Solo hay que moverse un poco para encontrar otra cara de Las Vegas.

Y a las 5 de la tarde estaba saliendo de allá en dirección a . El autobús fueron 11 horas por 79 $ con Greyhound, casi la única compañía de bus que recorre los .
24 horas fueron suficiente para mi en LV, pero es un sitio que hay que ver… y su estación de bus también, con curiosos personajes como el amigo Cyrus:

Gracias a Martina, Cynthia y su coche tuve la posibilidad de ver esa ciudad, disfrutar de los impresionantes paisajes de Utah y Nevada y viajar unos días con 2 preciosidades suizas. Parece que los States me estaban tratando mejor de lo que esperaba. 😀

Fotos de los USA.