Hue y el principio del fin.

Llegue desde Hoi An en autobús sobre el medio día y antes de las 6 de la tarde ya había reservado el autobús para salir hacia Hanoi al día siguiente. Visite la Ciudadela en esa tarde, y me pulieron los mosquitos después de pagar 3 $ para ver una Ciudad Prohibida que fue destruida durante la guerra y en la que lo mas importante es mirar todo el rato al suelo para no caer en los agujeros que dejaron los proyectiles.

El resto es mas de lo mismo, tours y mas tours que solo te puedes saltar si alquilas una moto en el primer restaurante del callejón de Nguyen Tri Phuang en el que se encuentran los hoteles Binh Duong, no me acuerdo del nombre del sitio, pero este acogedor restaurante es el único lugar de con unos precios decentes y una gente que te explica como puedes llegar a los sitios por ti mismo. Fue lo mejor de Hue.

Menos de 24 horas después estaba camino de Hanoi, 11 horas de autobús en las que acabas odiando al Hanh Cafe y todos los transportes de Vietnam.
Lo primero que encontré al llegar fue una ciudad caótica y perros asándose en restaurantes como si fuesen pollos. Que puedes esperar de un sitio así???.