Manshiyat Naser, la Ciudad de la Basura en El Cairo – Egipto

Panoramica

El último día en Tina me propuso que podíamos hacer 2 cosas, ir a la Ciudad de los Muertos, un “cementerio” gigante en el que hay gente viviendo dentro y “compartiendo casa” con las tumbas de sus familiares, o ir a la , un barrio de El Cairo convertido en “basurero” en el que los que allí viven “comparten casa” con toneladas de basura.

Me resultó más interesante la segunda opción y es la que al final hicimos, aunque antes visitamos la mezquita de al-Rifaíi, que nos quedó pendiente el primer día.

Desde la mezquita tomamos un taxi hasta el barrio de Manshiyat Naser. Llegamos a la parte más alta de esta “Ciudad de la basura” para visitar la mayor Iglesia Ortodoxa Copta de todo Oriente Medio y coincidió con una fiesta en la que cebraban, según nos dijeron, el día de “No te arrepientas”. Un nombre curioso para una fiesta cristiana, debe ser que ese día, o no hacían nada de lo que tener que arrepentirse, o que tenían manga ancha para hacer lo que quisiesen sin tener que arrepentirse.

Jugando

La iglesia está excavada en la montaña Mukhatam, con figuras e imágenes talladas en la misma. Cuenta la leyenda que esa montaña estaba situada en el centro de la ciudad y que en el siglo X el califa Al Muzz li Din Allah amenazó con matar a todos los cristianos si no la conseguían mover fuera de la ciudad. La forma de hacerlo fue unir sus plegarias y rezos hasta conseguir que la montaña se desplazase al lugar en el que se encuentra ahora.
Normal que luego digan que la fe mueve montañas.

De fiesta

Es una iglesia cristiana porque la mayoría de los habitantes de esta ciudad de la basura son Coptos, esto es, egipcios cristianos. El significado de copto en árabe antiguo es “egipcio”, ya que los primeros egipcios no fueron musulmanes sino cristianos.

Con el tiempo la población copta acabó siendo minoría en y ante la falta de oportunidades, y que no había un sistema público de tratamiento de basuras en El Cairo que funcionase bien, decidieron unirse y montar su propio sistema. De esto hace ya más de 100 años y a día de hoy todavía se dedican a recoger la basura de casi toda la ciudad para llevarla a su barrio y tratarla allí.

Panoramica

En principio pasear por este lugar puede parecer caótico pero cuando descubres que todo tiene su orden y que consiguen separar y reciclar hasta el 80% de la basura que entra, entonces la idea cambia. Cada calle o zona se divide en el tratamiento de diversos residuos y si te fijas ves que los grandes sacos apilados por todas partes son en unos sitos solo de plástico, otros de papel, de vidrio o de materia orgánica.

Detalles

Al igual que los edificios, que no todo son casas, como podéis observar en la foto cada planta tiene una utilidad, algunas se usan de corral para los animales, otras para acumular la basura separada y otras son las viviendas.

Estas primeras fotos son desde la azotea de uno de los edificios que hay frente a la iglesia, Tina me llevó para que pudiese hacerme una idea de lo que íbamos a recorrer y explicarme lo que nos encontraríamos.

Vistas

Detalles

Cuando andas por esas calles si no tienes claro lo que estas visitando puedes confundirte bastante, entre el olor, la suciedad y la cantidad de basura que hay por todos lados parece una zona muy pobre, las ropas de la gente están bastante sucias y viejas, pero claro, es que trabajan con basura, eso no significa que no puedan tener una vida normal, que recoger basura es una manera tan digna como cualquier otra de ganarse la vida. Yo es que, contradiciendo a Marx, pienso que no es el trabajo el que dignifica a la persona sino la persona la que dignifica un trabajo.

Sacos

La vida

Mirada

Y allí puedes verlo con total claridad, están orgullosos de su forma de vida, todo son sonrisas y ganas de enseñarte su trabajo, su barrio y su cultura. En el vídeo que colgué en un post anterior puede verse como es una de las calles principales, por las que puedes pasear sin ningún problema.

En un momento dado decidimos adentrarnos un poco por las callejuelas menos transitadas y no tardamos mucho en tener que salir de allí… pero por la cantidad de niños y adultos que nos seguían al grito de “sora”, que significa “foto” en árabe. Estaban encantados de tenernos allí y nos enseñaban y señalaban cualquier curiosidad para que la fotografiásemos.

Trabajando

Sora!

Sora!

Hice todo el trayecto con la cámara en la mano y solo sentí que peligraba cuando los niños se me colgaban del cuello y las rastas emocionados para poder ver las fotos que les estaba haciendo.

Continuamos bajando hasta llegar a una calle ancha en la que pudimos tomar una minivan que nos llevase de nuevo al centro y disfrutar de un precioso atardecer.

Atardecer

Antes de irme para el aeropuerto aún tuve tiempo de hacer unas últimas fotos de El Nilo desde el puente de Kasr Al Nile, cenar algo cerca de Tahrir y tomar una cerveza rápida con Jose Lourido, que acababa de llegar a la ciudad procedente de Jordania.

Una pena que no diese tiempo a más. La verdad es que esos 4 días en El Cairo me supieron a poco, lo comento casi en cada post pero es que tengo claro que voy a volver y conocer Egipto de verdad, no solo de refilón y corriendo, que 4 días no son nada y menos en un momento tan interesante como el que están viviendo, en el que, a pesar de la violencia, parece que al fin los peones van a vencer al rey:

Los peones ganan...

La foto es un graffity que encontré en los alrededores de la plaza de la libertad (Tahrir).

Por último quiero dar las gracias a Tina por lo bien que me trató allí, a toda su gente, a Marie y Sergi (sus compañeros de piso), por alojarme, ayudarme, guiarme y por todo. ¡GRACIAS!

Y si queréis saber como avanzan los acontecimientos y los cambios que está viviendo Egipto no dudéis en visitar el blog de Sergi, que es periodista y está cubriendo el tema bastante bien en su: Tahrir Café.

>>Aquí puedes ver el set con todas las fotos de El Cairo<<