Vientiane y las confusiones viajeras.

Llegue en autobús desde Vang Vieng por 3.5 $ y fueron unas 5 horas de viaje.

es la capital de , para los 300.000 habitantes que tiene es una ciudad muy tranquila, pero vamos, como todas en Laos.

Me aloje en el Mixay Guest House, fueron menos de 6 $ por habitación doble con baño compartido. El guesthouse es limpio y esta bastante bien situado, también tiene dormitorio.

Me habían dicho que en Vientiane no hay mucho que hacer, tiene algunos templos, el palacio, la cruza el Mekong… lo de siempre. Pensaba pasar un par de días para extender mi visado y ver las cosas típicas, pero cuando llevas viajando mas de 4 meses te empiezas a encontrar con problemas que no habías tenido en cuenta. Uno de ellos es no saber en que día vives, algo que no afecta mucho pero que entorpece las cosas cuando llegas a una ciudad para un sencillo tramite burocrático y te das cuenta de que has llegado un sábado por la tarde. «Mierda!!!«, fue lo primero que pensé al darme cuenta.

Ahora me tocaba esperar al lunes y luego rogar para que me lo hiciesen todo en un día. Como no me gusta mucho rogar decidí que no me apetecía tirarme 3 días en Vientiane y a la mañana siguiente fui a la estación de autobuses rumbo al proximo destino.

Quería llegar al sur, a las 4000 Islas, pero no era cuestión de cruzar medio Laos de un tirón, y menos con lo que me estaba gustando, total, que al final cogí un billete para Savannakhet (a medio camino), sin tener mucha idea de lo que había allí. Fueron 7.5 $ para unas supuestas 10 horas de viaje que se convirtieron en alguna mas. Pero como no hay prisa os lo cuento en el próximo capitulo.

*La solución del visado fue muy fácil. Yo pensaba que me expiraba antes porque caducaba mi visa,  pero la fecha real de salida es la del sello de entrada al país (tienes 1 mes), no la del visado. Al final todo me cuadro perfecto. En todo caso, para extenderla, basta con ir a la oficina de inmigración en Vientiane y supone 1 $ por día de estancia extra. Recuerda no llegar en sábado.

4 comentarios en “Vientiane y las confusiones viajeras.”

  1. Hola Pak,
    Acabo de dejar Vientiane, y aunque cuando llegue dije «buf, me largo de aqui manana mismo», al final le cogi el puntillo y me quede tres dias. No hice gran cosa, pero me he enganchado a la tranquilidad laosiana y disfrute alquilando una bici y dejandome llevar por sus mercados, sus tranquilas calles, ahora un zumito, luego una beerlao, un masaje despues de comer, la puesta de sol en la ribera del Mekong. No se, me encanto esa mezcla un poco surrealista que tenia la ciudad, influencia francesa, tradicion budista y ese toque inconfundible y decadente de los tipicos paises comunistas, con edificios cayendose a cachos y esas cosas.

  2. son pokitas islas no?? jaja pos na no se k decirte k las fotos del otro apartado estan mu bn pa k lo sepas

  3. Según nos cuenta Oscar, la ciudad tiene muy buena pinta. Y eso de relajarse no creo que te venga muy mal que no paras quieto!

    (Me estoy volviendo adicta a tu blog)

  4. ey oscar, pos seguro que esta guay, yo al final me pase unos dias en pakse, que tampoco tienen nada, bueno las 3 primeras letras de mi nombre… y me encanta el ritmo de vida en laos, su relax, sus gentes… es una guapisimo estar en cualquier ciudad o pueblo de este pais. y aqui os enlazo al blog de oscar pa que le ayudeis a terminar la historia que se ha montado pa contar vientiane:

    http://viajandoamiaire.blogspot.com/2008/05/rafaello-moralini-en-vientiane.html

    si se me ocurre algo ya te escribo un comentario 😀

    y si, creo que me va haciendo falta relajarme o algo, porque en casi 5 meses no he parado mas de 4 dias en el mismo sitio casi… ufff, soy un puto culo inquieto y hay tanto que ver en el mundo que me cuesta quedarme quieto… ahora con mi cumple (que es el 7 de junio), en bali creo que me dare el lujo de parar el ritmo… o no, porque ya me han dicho que si me pillo una moto me puedo hacer toda la isla… aaahhhhggg!!!!!!!, jejejeej.

    me alegra tu adiccion raquel, y mas sana no puede ser, yo intentare seguir dandote tu «dosis», jejeje.

Deja un comentario