On the road…

Chicas, , carretera y coches…

Esto es ON THE ROAD:

On the road

On the road

On the road

On the road

Modelos: Cynthia y Martina.

Todas las fotos de la serie.

El Far West pero sin indios ni vaqueros.

Salí de LA con Tina y Cynthia hacia la zona de los cañones. Fueron cerca de 7 horas conduciendo en las que cruzamos , entramos en , Arizona y por último Utah.
Los paisajes de esta zona son bastante espectaculares, mires hacia donde mires se pierde la vista en el y un calor abrasador hacer sentir que te vas a derretir en cualquier momento.

Llegamos a St. George una vez entrada la noche y tomamos una habitación en un Motel 6. Es una cadena de moteles de carretera que hay por todos los States. Son batante económicos mientras no viajes solo. La habitación doble (2 camas king size) con baño son entre 30 y 40 $ y luego son como 3 o 5 mas por persona y los menores de 17 gratis. Ninguno colamos como menor.
Por menos de 50$ pueden dormir 3 personas, y teniendo en cuenta que el precio en dormitorio es de entre 20 y 25 $, estos moteles son una buena opción.

Al día siguiente salimos temprano en dirección al Zion National Park. Un parque natural con cañones y formaciones rocosas de arenisca en el que los rojos y ocres toman el poder de estos paisajes desérticos . Nunca había estado en este tipo de paisajes y la verdad es que es algo precioso.

El problema principal es que en EEUU todo esta preparado para hacerlo en coche, no les gusta andar y asfaltan todo aquello que quieren recorrer… “to asafaltao, to asfaltao”, que diría el Tim Burton de la Muchachada. Solo dejan algún pequeño trek para que parezca que estas en la naturaleza y listo.
Si decides no entrar con coche (es mas caro) tienes servicio de autobuses regulares que recorren los parques para que no tengan que perder toda esa grasa que les protege contra el frío… del desierto, para que ahorren tiempo y puedan sacar un hueco para comprar en las tiendas de souvenirs o visitar el McDonalds mas cercano. A la hora de comer nosotros preferimos la opción barata de sandwich de jamón y queso de supermercado. Nunca falla.

Luego después del parque fuimos a dormir a Cedar City. Un poco más al norte. Desde allá salimos a la mañana siguiente para el Bryce Canyon.
Todo el tiempo no alojamos en moteles de carretera. En Cedar City creo recordar que fueron menos de 40 $ entre los 3. Y estos sitios suelen tener desayuno incluido, aunque sea solo el café o el té.

A Bryce Canyon fuimos para ver una zona parecida a la del Gran Cañón del Colorado pero con menos masificación turística y es algo más pequeño, con lo que da la posibilidad de ver más cambios de paisaje en menores distancias.
Las formaciones rocosas que se dan en estos lugares son impresionantes, es un sitio que realmente merece la pena.

Al final del día volvimos a Cedar e intentamos salir a tomar algo, pero es como estar en una película y cuando entramos en un tugurio en el que sonaba música country los ojos de los 4 hijos de Utah que había dentro se centraron en los forasteros. Si no les apetece servirte te dicen que es un club privado y al final mejor se está en el motel viendo la tele que en algún antro de esos.
En uno nos propusieron hacernos socios pero yo soy de la opinión de Groucho: “Nunca pertenecería a un club que admitiera como socio a alguien como yo.

Y al dia siguiente salimos en dirección a Las Vegas, la ciudad del pecado donde todo esta permitido. Pero antes pareamos en el camino, conseguí convencer a Tina y Cynthia para que posasen para mi, de ahí salió una serie de fotos que vereis en el próximo post.
Y antes de llegar a L.V. nos dimos un baño en el Lake Mead, donde ha y una de las presas más altas del mundo, la Hoover Dam. Es curioso encontrar una playa en medio del desierto.

Y entonces llegamos a Las Vegas. Tina y Cynthia se quedaban en casa de unos amigos y yo fui al sitio más barato que encontré para dormir allá. UsaHostel Las Vegas… lo único que tenia dormitorio y que bajaba de los 40 $ la noche. Fueron como 23 con desayuno “all you can make“… te dan la masa y ponte a hacer tortitas.

Las Vegas es el peor lugar del mundo para estar solo, no he encontrado un sitio donde sea mas difícil entablar una conversación. El que no va a jugar va a desparramar, grupos de gente que solo quieren divertirse entre ellos y a los que no podía seguir el ritmo en cuanto a gasto… o paletos dispuestos a perder todos sus ahorros al rojo o al negro.
Es interesante de ver, encontrarte rodeado de vicio y pecado… en un país en el que te piden el DNI para comprar un mechero, llegas a LV y no te lo piden para nada. Puedes jugar, beber en la calle, fumar en cualquier lado, casarte en minutos o pasar de pobre a rico (y viceversa) en segundos.

El UsaHostel esta situado en el Downtown, un poco fuera del meollo, pero hay un sistema de buses que recorre la ciudad y pasan cada poco tiempo. Son unos 5 $ el pase de 24 h.

Por la noche fui al Strip. La calle principal, la que concentra la mayoria de los principales hoteles y casinos. Y como puedes entrar y moverte a tus anchas por ellos, pues visité los típicos: el Caesar Palace, el París, el New York-New York, Flamingo y, por supuesto, el Bellagio y su espectáculo de agua…

Por unos instantes me sentia como uno más del grupo del Clooney, digo… Ocean. Hasta me apeteció robar algún casino. Pero la idea de que Grissom daría conmigo en seguida me quitó las ganas.
La verdad es que la sensación es la de estar metido en una película, sientes casi todo el tiempo que ya has estado allí.

Y como no me gusta demasiado jugar, no encontré ninguna Priscila con la que casarme vestido de Elvis, no me apetecía hacer fotos de casinos y me agobiaba la cantidad de gente que se mueve allí… decidí hacer una serie de fotos con una visión distinta de esta ciudad.
De la masificación del Strip y sus casinos, de un lugar en el que siempre estas rodeado de gente a la sensación de soledad que tuve entre la masa:

Lonely Las Vegas.

Paisajes solitarios en la ciudad que no duerme. Solo hay que moverse un poco para encontrar otra cara de Las Vegas.

Y a las 5 de la tarde estaba saliendo de allá en dirección a San Francisco. El autobús fueron 11 horas por 79 $ con Greyhound, casi la única compañía de bus que recorre los .
24 horas fueron suficiente para mi en LV, pero es un sitio que hay que ver… y su estación de bus también, con curiosos personajes como el amigo Cyrus:

Gracias a Martina, Cynthia y su coche tuve la posibilidad de ver esa ciudad, disfrutar de los impresionantes paisajes de Utah y Nevada y viajar unos días con 2 preciosidades suizas. Parece que los States me estaban tratando mejor de lo que esperaba. 😀

Fotos de los USA.

Los Estados Socialistas de America

Después de la aventura australiana y las ganas que tenia de salir de países sajones llegue a plantearme modificar el viaje para saltarme los . No lo hice al final ya que moverme hacia el sur estando en el campo gravitatorio de la tierra podría hacer que cayese en cualquier sitio… y decidí darles una oportunidad.

Una vez allá mi idea de los States cambió casi por completo.
Yo pensaba que había entrado a la madre del capitalismo, el mayor impulsor del liberalismo económico, del consumo, el lugar donde mas se veneraba a ese dios tangible llamado “dinero. Y para mi sorpresa todo esto estaba cambiando.

Hace tiempo decidí que tenia que conocer Cuba, quería ver ese país mientras estuviese Fidel, y lo hice en 2001. Y allí decidí que nunca viajaría a los USA mientras gobernase Bush.
Aunque no lo he cumplido no me arrepiento de ello. Llegué en el momento en que este señor (Georgito) dio un giro de 180 grados en su política económica para acercarse a abrazar el socialismo. Estando yo allí comenzó a abogar por un mayor control del mercado por parte de los gobiernos, empezó una serie de “nacionalizaciones” de bancos y agencias de créditos. Se estaba convirtiendo en el primer presidente comunista de los Estados Socialistas de América.
Yo no podía creerlo, que sería lo próximo… ¿sanidad pública?.
EEUU estaba viviendo la mayor crisis de su historia desde el 29, el pueblo estaba desencantado con el gobernante con la política exterior mas nefasta y sangrienta desde Reagan… y encima estaba a punto de ganar la presidencia… ¡¡UN NEGRO!!.

No podía creer que tuviese la suerte de vivir este cambio tan grande del orden mundial desde dentro de sus propias tripas.
Y fue así, con la sensación de estar presenciando algo histórico, como empezó mi recorrido en “gringolandia“.

Ahora, desde la cercana lejanía de centroamérica, cuando miro las noticias veo que todo sigue igual y que encontrar la vacuna para el virus del capitalismo es tan complicado como encontrar la del SIDA. Esperemos a ver como el mundo sale de esta.

Todo este cúmulo de cambios me hizo sentirme bastante perdido en mi llegada a Los Ángeles… o tal vez fue llegar a una de las ciudades mas grandes en las que nunca he estado sin tener un mapa, ni la mas mínima idea de orientarme allá. Y así pase casi una semana, visitando lugares sin saber donde estaban.

Del aeropuerto Internacional de Los Ángeles fui hasta el Hostal en un Shuttle de PrimeTime, es una de las formas mas rápidas, cómodas y baratas de llegar a un sitio que no sabes donde está. El servicio puerta a puerta cuesta unos 15 $ y fue perfecto porque lo único que sabia es que buscaba el Hostal Orbit en West Hollywood.
Cuando llegué estaba lleno y me mandaron a otro que esta como a 2 manzanas de este, el Banana Bungalow. Y fue lo mejor que pudo pasarme.
El Banana fueron como 20$ en dormitorio con desayuno incluido. El sitio tiene una zona común bastante grande y muy buen ambiente. En la primera noche conocí al Gran Row (Barcelona), que llevaba casi 5 semanas allá y se ofreció a hacerme de guia por la ciudad de los gangs, el hip-hop, las estrellas, los ghettos, la fama y tal…
Gracias a Row conseguí conocer LA sin llegar a situarme en ella.


Row

Lo peor que tiene esta ciudad es su inmensidad, algo que hace complicado moverse allá sin coche (pasa en todos los USA). Desplazarse a cualquier parte hace perder horas en transporte público… si te atreves a usarlo, porque aunque no me pareció peligroso, bien es cierto que casi todo el tiempo eramos los únicos “blancos” de los autobuses que tomamos.
A los gringos no les gusta mezclarse demasiado y se ve claramente como se ordenan las clases sociales en función del color de la piel. Hablaré de ello mas adelante.

El primer día pasee por West Hollywood. Es una zona tranquila, casas bajas, comercios y, como en todos lados allá, casi nadie andando por la calle. Puedes recorrer manzanas y manzanas y no ver mas que casas.
Al día siguiente tocó playa. Fuimos a Santa Mónica y de ahí caminamos por el Ocean Front Walk hasta Venice Beach. Venice es la playa bohemia, con artesanos y tiendas, con músicos y artistas. Es un paseo entretenido y una playa normalita.

Y al día siguiente Hollywood Boulevard, el Paseo de la Fama con sus estrellas y el Kodak Theatre donde se entregan los premios de la academia (¿academia?), un lugar que mas que un teatro es un centro comercial… pero esto es USA.
Fue un día de ver coches caros, limusinas y muchos frikis.


Yo con la estrella de Dios.

Y por último Bevely Hills, el Beverly Center y Beverly Boulevard… cuantos Beverlys..
En un par de horas tuve bastante y eso que pasé de ir a Rodeo Drive o Bel Air… no me gusta ver tiendas en las que no me puedo permitir comprar o visitar mansiones que nunca podré pagar. Mejor que se lo queden para ellos… los ricos.

Y esto fue LA, al no tener coche me quedé con las ganas de pasar por Mulholland Drive, acercarme al cartelón y ver si recorrer aquella calle me ayudaría a entender algo de la película de Linch. Aunque siempre he pensado que no la entiende ni el y la hizo solo por ver juntas en la cama a Naomi Watts y Laura Elena Harrin. Esta claro que yo también lo hubiese hecho.

Al Downtown no fui tampoco, es zona de oficinas y en cuanto cae la noche se parece mas a una peli de zombis que a un barrio de LA. Algo que pasa en la mayoría de las ciudades yankis y de lo que también hablaré más adelante.
Y el resto son los estudios de la industria del cine (algo caros), el Griffith Park con vistas de toda la ciudad, Malibu, Long Beach... y así hasta el infinito. Una ciudad que puede ser eterna pero en 5 días, con salidas nocturnas y la fiesta de despedida de Row fue suficiente para mi.

Mi idea era bajar al sur, San Diego, La Jolla, Palm Springs, Tijuana… pero sin coche todo se complica en los States. Al final los planes cambiaron cuando conocí en el Banana a Martina y Cynthia (Suiza). Pensaban ir a Utah a ver el Bryce Canyon, Zion National Park y luego Las Vegas ().
Entonces las propuse compartir coche y gasolina para hacerlo juntos… ejem… las propuse compartir “su coche“. Vamos, que me acoplé de mala manera. Pero aceptaron “encantadas” (espero), y empezó una nueva fase, salí de la gran ciudad para visitar un poco de la “américa profunda“, la de , cañones y unos cuantos paletos.
Las Vegas es esto mismo pero cambiando cañones por casinos.

Mis fotos de LA… no he subido muchas esta vez.

Nueva Zelanda… la Tierra Media.

Como he comentado en el anterior post, llegue a NZ (Aotearoa en mahorí) desde Australia después de golpear mis talones. Aparecí en el aeropuerto de Auckland, la ciudad más grande de NZ y la más poblabla del pacífico sur.

Antes de empezar con el recorrido de la Tierra Media tengo que remontarme atrás en el tiempo para poder explicarlo.

A mediados de febrero conocí a un “boludo” buena onda con el que crucé la frontera Tailandia-Camboya y con el que luego recorrí Siem Reap y los Templos de Angkor. Ariel (es el nombre del chavón argentino) estaba, al igual que yo, haciendo un viaje de vuelta al mundo… pero en sentido contrario. Había partido en enero de (lugar donde habita y trabaja) para viajar durante un año.

Después de unos pocos días, algunas cervezas y buenas conversaciones en las que vimos que coincidiríamos de nuevo en Centro América, decidimos encontrarnos 7 meses más tarde en Costa Rica… y me ofreció un lugar en la casa en la que estaba viviendo en NZ para cuando mi viaje me llevase allá.

El contacto se mantuvo y nada mas llegar a Auckland sus compañeros de piso ya me estaban esperando.

Desde el aeropuerto me dirigí a Mission Beach, un barrio de las afueras de Auckland y allí conocí a Totó, Gastón, Mauro (Argentina) y Karen (México)… los compañeros de piso de Ariel.
Pasé los 2 primeros días con ellos en Auckland, me ayudaron a preparar el viaje por NZ, me enseñaron la ciudad y fueron unos de los mejores anfitriones que he encontrado en este viaje.

En Auckland visité las cosas típicas, el barrio de Parnell, la Sky tower,  Victoria y Queen Street, el puerto, la playa… la ciudad es bonita y tranquila pero 2 días son suficiente.

Una de las cosas que caracteriza Auckland y toda NZ (además del problema con la ley gravitatoria) es que fue en este país A. J. Hackett invento el Bungee Jumping y desde entonces los deportes de riesgo, extremos, y todo lo que provoque una buena descarga de adrenalina se ha apoderado del país. Puedes saltar, rapelar, deslizarte y lo que se te ocurra desde casi cualquier sitio en la isla… si tienes dinero suficiente, claro está.

El primer lugar donde lo vi fue la famosa Sky Tower, el pirulí de Auckland… al que no subí por los 25 $ que costaba.

Tampoco salté (eran casi 200 $), pero tiene que ser impresionante la sensación de ver toda la ciudad desde arriba y luego lanzarte a chocarte contra ella… aunque te paren, como es lógico.

En Auckland, con la ayuda de Totó, alquilé una furgoneta en Spaceship por 20 $ kiwi al día (10 euros) con todos los extras… cocina, cama, dirección asistida, elevalunas eléctricos, techo solar, puertas, ventanas, asientos, volante… vamos, que no le faltaba nada, tenia hasta DVD, tele y me prestaron un par de pelis que puedes intercambiar con la gente que te encuentres que viaje con las mismas furgonetas.

Aunque un coche salía un poco más barato elegí furgoneta (a pesar de ir solo) por el tema de la cocina y la cama y todo lo que estas dos cosas pueden hacerte ahorrar.

Compré comida e inicie el viaje… salí de Auckland y el destino era Matamata, o lo que es lo mismo… La Comarca.

En Nueva Zelanda se rodaron las 3 películas de El Señor de los Anillos y los paisajes que aparecen en ellas puedes encontrarlos entre las 2 islas principales que forman el país. Yo solo tuve tiempo de recorrer la isla norte, ya que un cambio de planes en Oz me hizo pasar allí más tiempo del que estaba previsto en un principio, eso y el frío del invierno kiwi.

Aclaración: El Kiwi es un tipo de pájaro endémico de NZ y una fruta que se descubrió en este país, pero Kiwis son también los habitantes de NZ, sus dólares, sus costumbres, sus inviernos y todo lo que tenga que ver con el país.

Entonces llegué a La Comarca, Hobbiton, el lugar donde habitan los Hobbits… pasé una noche allí durmiendo en las afueras del pueblo cerca de unas cataratas y sin ver el hogar de los Bolsón me fui al siguiente destino. ¿Por qué?, por los 60 $ que costaban las 2 horas de recorrido por el set donde se rodó la película.

Y salí de La Comarca como Frodo, pero sin Sam, con la intención de tirar el anillo al Monte del Destino.

Perseguido por los Nazguls continué mi viaje hasta Rotorua. Es una mezcla entre el infierno y La Cienaga de los Muertos, me faltaba Gollum de guía. Una incesante actividad volcánica, un continuo olor a azufre y una gran cantidad de lagos, charcas y piscinas termales naturales la convierten un sitio bastante especial.

Si Hugo Chávez viniese seguro que pensaría que por aquí había pasado Bush, por aquello dijo en una cumbre de Naciones Unidas después de la intervención del presidente de los : “Aquí huele a azufre… porque ha pasado el demonio!”.

Toda esta zona puedes ver una gran cantidad de lagos y algún que otro volcán. Yo también aproveche para hacer uno de los treks de Redwood Grove, un parque nacional de la zona. Allí descubrí que los tiempos que marcan para los treks en NZ son un poco para viejunos… me hice las 3 horas que ponía en 1:20 h.

La mañana siguiente madrugué y fui directo a la Tamaki Maorí Village, un pueblo mahorí, o eso pensaba yo. Es una atracción de feria con gente que se disfraza de mahorí y que solo se hace por la noche.

De ahí continué hacia el Waiotapu Thermal Wonderland, una zona termal con todos los tipos de actividad volcánica que puedas imaginar, incluso un Geyser, el Lady Know Geyser… y seas perezoso si lo quieres ver en acción porque erupciona todos los días a las 10.15 a.m. ¿Cómo?, si, a las 10.15 a.m., ni a y 13 ni a y 17… y cuarto, las diez y cuarto.Como está claro, no es real del todo, ponen un paquete de detergente dentro para que haga la reacción. Y supuestamente es lo mas parecido que hay a una reacción real que solo tiene lugar cuando a la naturaleza se le antoja… algo que no da dinero. Lo digo porque la entrada para el geyser y el parque termal-azufral es de 27.5 $.

 

Y en cuanto visité todo el parque, salí directo hacia Taupo, ciudad situada a orillas del lago con el mismo nombre, el lago más grande de Nueva Zelanda. Bonita ciudad y preciosas las vistas del lago… tan bonitas que de repente vi el Tongariro, o lo que es lo mismo, Las montañas nubladas en la peli de Jackson, y me emocioné de tal manera que me subí a la furgoneta y tiré para allá… tenia que rodear todo el lago para llegar a este monte de 1968 metros de altura situado en el Parque Nacional Tongariro, lugar declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO.

Mi idea era hacer el paso del monte Caradhras, vamos, el Cruce del Tongariro. Era pleno invierno, la nieve cubría el monte y me habían contado que la ruta es preciosa… seguía emocionado y me acuerdo que en la radio me regalaron un temazo de Led Zeppelín para amenizar el viaje en furgo. (Whole lotta love)

Lo malo fue al llegar porque al igual que le sucedió a La comunidad del anillo, una tormenta, nieve y viento colocaron el nivel de riesgo de avalanchas en 4 sobre 5 y prohibieron la entrada al parque… pase la noche allí a ver si el día siguiente despertaba mejor… y no lo fue mucho, intente subir a la estación de ski pero con tanta niebla y nevando no me compensaba mucho alquilar tabla para un rato… y con las mismas aborté la misión y salí de Nacional Park… para continuar mi camino no me quedaba mas opción que intentarlo por las Minas de Moria.

Aquí fue el punto en que pase del tipo de las barbas, le dije al ojo de Sauron que mirase hacia otro lado, regalé el anillo a un abuelo mahorí y me fui a ver acantilados y hacer algún trekking en Raglan, en la costa oeste.

En el Tongariro National Park hay una zona de acampada libre en la que puedes dormir en la furgo. No encontré al Ranger y vi un buzón y unos sobres con formularios para que pagases por ti mismo… yo no me atreví por si robaban el buzón, ejem… además tenia un billete de 50 $ y no había nadie con cambio por la zona, ejem… y bueno, que son mu confiaos los kiwis estos.

Y por último Raglan, un pequeño pueblecito costero, acantilados, mar, treks y muy poca gente. Aunque la verdad, el tramo con la furgo en NZ en pleno invierno fue una de las etapas mas ermitañas de todo el viaje. Me pase el día solo sin parar, viendo, pateando, cocinando y cosas así que casi no me relacione con nadie… en los sitios donde dormí no había un alma, siempre tenia que salir de los pueblos porque esta prohibido dormir en la furgo en sitios no habilitados para ello.  Y los 2 días en Raglan estuve en un camping (por eso de la ducha y tal), y el camping también estaba vacío. Eran como 8 $ o así.

 

En Raglan hice unos de los treks mas divertidos que había hecho en mucho tiempo. Fue el monte Karioi, cerca de 750 de desnivel a los que partes desde el nivel del mar. Una ruta en un bosque de galería que parece sacado de alguna película de Tim Burton. Fue muy entretenido, un barrizal de camino, lluvia fina y niebla todo el tiempo y una zona a la que había que escalar con unas cadenas… 7 horas de camino entre ida y vuelta que me hice en cerca de 4. Altamente aconsejable.

También se puede hacer surf, pero en verano seguro que es mejor y el agua no produce hipotermia.´

Y vuelta a Auckland, dejar la frego, pasar un par de días con Los Habitantes de la Casa de Mission Beach… y aprovechando un dato que me dio Neal en el post sobre la ley gravitatoria en NZ, pegue un salto, me mantuve mientras la tierra giraba sin salirme de su campo gravitatorio y en un momento dado me dejé arrastrar de nuevo… acabé cayendo de bruces en Los Ángeles: Ciudad sin ley…

* Vuelvo a darles las gracias a Totó, Gastón, Mauro y Karen por como me acogieron y sobre todo a Ariel por ofrecermelo. A ver si nos vemos de nuevo en algún lado.

La otra cumbre…

Escribo este post como pequeña introducción a mi etapa LatinoAmericana.
Aún me falta un poco que contar para llegar hasta donde estoy ahora pero adelanto que estoy en .

La semana pasada, el 30 de Octubre para ser exactos, se realizó en este país la XVIII Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y Gobierno. Esa es la que salió en los medios de comunicación… pero como siempre en estos actos suceden muchas más cosas que no existen porque no aparecen en estos mismos medios… está suele ser “La otra cumbre“.

En esta “otra cumbre“, un colectivo de mujeres y artistas realizó una acción con el fin de denunciar la violencia hacia la mujer en Iberoamerica:

Tu silencio tambien me atropella.

Tal vez llegará el dia en que en las cumbres de verdad, con sus presidentes de verdad y sus microfonos de mentiras, se tratarán los asuntos que “de verdad” afectan al pueblo iberoamericano, mientras… tendremos que seguir buscando la forma de informarnos de que pasó en “la otra cumbre“.

___________________________

Yo he tenido el placer de ayudar, un poco, a Enaida y Edgar con este video, e informarme, un mucho, sobre la situación de la mujer en El Salvador en particular y en Latinoamerica en general , de la situación política y social de la zona y de muchas cosas más… hasta de la cumbre “de verdad“!.
Desde aquí les doy las gracias por dejarme ayudarles. 😀