Buceando en Sairee con Vivir Asia y Big Blue (Koh Tao – Tailandia)

Big Blue

Era la segunda vez que venía a , la primera llegué en 2008, durante la vuelta al mundo, y fue el lugar que elegí para hacerme el Advanced de submarinismo en los 3 o 4 días que estuve en la isla. Koh Tao es uno de los lugares más baratos del mundo para certificarse como buceador, tanto por el precio de los cursos como por el nivel de vida de la isla y las facilidades que ofrecen los diferentes resorts y centros de buceo, por eso es el lugar que eligen para certificarse como buceadores unas cuantas miles de personas anualmente.

Cuatro años más tarde y con bastantes más inmersiones a mis espaldas volví a darle una oportunidad a sus fondos marinos, nada de cursos, tocaba diversión. Esta vez elegí Sairee Beach, a pesar de que yo me estaba alojando en Chalok Baan Kao, quería probar en mis propias carnes como es el día a día en una de las playas más turísticas de Koh Tao.

Estuve 4 días en Big Blue Resort por medio de Vivir Asia, el proyecto de unos cuantos instructores españoles dispuestos a enseñar los misterios del submarinismo allá donde te encuentres en el continente asiático y, además, en . El contacto en Koh Tao es Ernesto, fue mi “enlace” en Big Blue. Siempre con una sonrisa en la boca no dudó en ningún momento en aclararme cualquier duda o curiosidad sobre las inmersiones, la metodología del centro y su funcionamiento en general.
No tengo problemas para usar el inglés como “esperanto” comunicativo pero coincidí con un par de españoles que no se que hubiesen hecho sin él.

Con Ernesto

Big Blue está más orientado a un público británico, tanto por el personal como por las infraestructuras del centro:

Restaurante

Zona de limpieza de equipos

Pero están empezando a abrirse a un mercado cada vez más en alza, el de los hispano hablantes. En mi opinión la crisis no ha hecho más que incrementar el número de viajeros españoles, supongo que ante la falta de perspectivas en casa mejor abrir la mente y descubrir mundo que pasarse los días aguantando “subnormalidades” de políticos ineptos. Eso si, tal vez comience a disminuir esta cifra a raíz de la nueva reforma que impide a los parados salir al extranjero.

Barcos de Big Blu

Pero sigamos con la historia. Big Blue es uno de los centros más grandes de Koh Tao, sus barcos son enormes, eso implica comodidad por un lado pero también hace que las inmersiones sean más concurridas. Algunas veces los “fundivers” íbamos en uno de los barcos pequeños y ayudaba a que la cantidad de gente que nos encontrábamos de rodillas en el fondo fuese algo menor.
Es uno de los grandes problemas de hacer submarinismo en Koh Tao, la cantidad de cursos que se imparten en esta isla es increíblemente alta y eso provoca mucha gente en el agua a la vez, algunas veces demasiada. Pero tampoco es de los mejores lugares que he estado para bucear, si tengo que ser sincero creo que para quien solo ha buceado en España/Europa puede ser un muy buen lugar para tomar contacto con el buceo tropical, con las aguas calientes, el color y los corales, incluso para hacer cursos es suficientemente bonito, no hay casi corrientes y los precios ayudan bastante a que la experiencia se disfrute, pero para lo que es bucear, se termina rápido.

Hice 13 inmersiones, en los 4 días. Si tengo que elegir un punto, sin duda Chumpon (aunque aún no he visto Secret Pinnacle). Para mi es de las inmersiones más bonitas, los escenarios son preciosos y se hace bastante entretenida en las primeras veces viendo meros gigantes, bancos de barracudas, rayas de puntos azules y una barracuda gigante “jorobada” que tuve la suerte de cruzarme en la última de las 3 inmersiones que hice en este lugar.

Mero

Chumpon

Pero si tuviese que elegir una inmersión de entre las 13, me quedo con la bajada a White Rock con Ángel, un divemaster español que estaba en esos momentos trabajando allí. Tiene un ojo increíble y en los 56 minutos que estuvimos bajo el agua pudimos ver, entre otras muchas cosas: crocodile fish, yellow pipefish, brown banded pipefish, bubble shrimp y una tortuga carey espectacularmente grande que andaba comiendo coral por las profundidades.

De las 13 inmersiones 3 fueron en Chumpon, hice otras 3 comenzando en el Pecio (HTMS Sattakut) siguiendo a Him Pee Wee y terminando, tras unos 6 minutos aleteando en dirección norte, en White Rock.
Repetí, por un lado, porque son las más entretenidas y, por otro, porque son los divesites a los que más se sale en los centros de Sairee.

En el HTMS Sattakut

Además de estos, visité:

Shark Island, una inmersión de las pocas en Koh Tao en las que te puedes encontrar algo de corriente.

Red Rock Drop acercándonos a Japanese Garden, una inmersión poco profunda, tranquila y bonita.

Twins, bonitos paisajes coralinos, rayas y más “kohtao”.

Nocturna en White Rock, para mi gusto demasiada gente y demasiados barcos, por momentos parecía una discoteca con las luces de todas las linternas.

Laen Thian Cave, una entretenida inmersión en la que llegas a atravesar 12 swim through (cuevas pequeñas). Aunque tiene un perfil demasiado inconstante, lo mismo estás a 10 metros que al momento has tenido que subir a 3, no apta para gente con problemas de compensación.

King Kong, dicen que se llama así por que en una de las cuevas están los huesos de un mono (Briefings y leyendas, capítulo 2, versículo 7).

Chumpon

Pez Lima

Chumpon

Volviendo al centro

Zona de limpieza de equipos

Esto bajo el agua, sobre ella… me centré en bucear más que en Sairee Beach. Para comer lo hacía en el restaurante de Big Blue, que para la media de precios en Sairee no está mal, o me iba a Mae Hat o Chalok Baan Kao, donde están los restaurantes con precios más asequibles.
Y por la noche no salí demasiado, esta playa no es del todo mi ambiente, es algo más turística y está bastante tomada por el SAME SAME TEAM con lo que quitando una noche con mis compañeros suizos de inmersión dándole a las “decobirras” en el bar de Big Blue no conocí demasiado.

Bar

A pesar de que la playa no está mal, la isla tiene playas mucho más bonitas y menos turísticas de las que disfrutar, no pasé en ella más que un par de ratos muertos entre inmersiones, y eso que están bastante coordinadas. La primera salida del día es a las 7:00 am y se regresa a eso de las 12:00 pm, la siguiente es como a las 13:30 y vuelves con tiempo para tomar algo e ir a la nocturna, si la idea es pasar el día bajo el agua.

Sairee

Sairee

Sairee

Respecto al alojamiento, las habitaciones son cómodas y limpias, las baratas tienen una cama cómoda y baño con agua fría, aunque también hay dormitorios y una amplia gama de habitaciones de rango “superior”, vamos, superior a lo que yo suelo pagar por dormir.

Mi habitación era una de estas

Una de las cosas buenas de Koh Tao es que la mayoría de los centros de buceo te ofrecen paquetes con alojamiento gratuito (o casi) a cambio de los cursos y mientras estés buceando con ellos, eso hace que acabe saliendo muy interesante (económicamente hablando) bucear o certificarse aquí. Pero repito, si eres un buceador con experiencia y has viajado un poco, en Koh Tao no encontraras nada especial bajo el agua, a no ser que tengas la suerte de coincidir con el Tiburón Ballena en alguna de las temporadas en que se acerca por la zona.

Yo no tuve el placer, y le tengo ganas, me queda aún una semana por la isla y creo que voy a probar suerte a ver si decide pasar a despedirse de mi como hizo el Tiburón Leopardo en Ko Phi Phi.

Este vídeo es en Chumpon, una escuela de fusileros de las muchas que puedes encontrar allí.

>> Todas las fotos del set <<

Las heridas y el buceo no son buenas compañeras (Koh Tao – Tailandia) / Foto de la semana

Heridas de guerra

La foto de esta semana está dedicada a las culpables del tiempo que llevo en “dique seco”: unas heridas en la pierna.

Pensaba haber comenzado ya el curso de Apnea con Álvaro Diving pero Sebas (mi instructor) me ha recomendado darle algo de tiempo a que cicatricen bien. No tengo claros los motivos de muchas de ellas, porque aunque en la foto solo se ven un par tengo cerca de  9. Imagino que algunas fueron pequeños raspones que me hice escalando, otras son picaduras de mosquito que se hicieron herida a base de rascarme y “las menos” de un pequeño y absurdo contratiempo que tuve con la moto (sin comentarios). Ninguna era grande pero meterse en el agua en con heridas es jugártela.

Es algo común en las aguas tropicales y en las zonas de arrecife que la alta concentración de bacterias no ayude a la cicatrización de las heridas, si no a todo lo contrario. Los estafilococos y demás microorganismos que los corales necesitan para sobrevivir se mantienen durante bastante tiempo en el agua debido a la temperatura de la misma, que suele rondar los 30 grados centígrados. Estas son las condiciones perfectas para producir infecciones en cualquier pequeño corte.
La infección comienza a comerse la carne y esas pequeñas heridas se transforman por momentos en agujeros enormes que en ocasiones conllevan la visita al hospital.

Las mías las empecé a tratar pronto, he dejado de meterme al agua y parece que mejoran a buen ritmo. Fundamental limpiar con agua y jabón antibacteriano, si es de pastilla mejor, así ayuda a desprender las capas muertas de piel, luego volver a limpiar con Betadine o similar y por último una buena crema antibiótica y antibacteriana (Bactroban). Si van a más amoxicilina y antibiótico vía oral y un seguro de viaje si no te quieres arruinar.

Es gracioso cuando escuchas a gente que piensa que el agua del mar ayuda a limpiar las heridas… y la verdad es que si fuese solo agua con sal tal vez no fuese para nada malo. En el Mediterráneo y el resto de mares que bañan la península el agua puede llegar a ser más beneficiosa que dañina para algunos cortes pero cuando estás entre los trópicos, con aguas tan calientes y arrecife por todos lados, meterse al agua significa arriesgar la salud un poquito, no solo por las heridas, los oídos son otros de los mayores perjudicados. A ver si me hago una entrada sobre los cuidados del oído en el buceo, si pongo todos los remedios de “la abuela” que he escuchado igual se convierte en el post infinito más surrealista jamás escrito.

Mientras aquí sigo, mirando cada minuto de cambio de esas heridas desde la hamaca. Vamos, sufriendo :p .

Buceando en Koh Tao (Tailandia) / Foto de la semana

H.T.M.S. Sattakut

La foto de esta semana es en , aquí pasé mi cumpleaños y aquí sigo, ya más asentado. Me he alquilado una casita por 5.000 baths al mes (unos 125 €), una moto por 2.000 (50 €) y Chalok Baan Kao (sur de Koh Tao) se ha convertido en mi nuevo hogar, eso si, no he hecho mucho más que relajarme y bucear.

El pecio (barco hundido) de la foto es el H.T.M.S Sattakut, un barco japonés que luchó en la Segunda Guerra Mundial en frentes como el de Iwo Jima y Okinawa. Es una de las 13 inmersiones que he hecho en los últimos 4 días buceando con Big Blue y Vivir Asia. Han estado muy bien para tomar contacto con las profundidades de la isla, ahora quiero hacer el curso de Apnea para conocer algo más de sus fondos marinos y lo siguiente que tengo pensado es seguir escalando, darle al Muay Thai y retomar el Pilates (o Socrates, como se le conoce por la zona)… que Koh Tao no es solo buceo.

IDC (Instructor Development Course) en Español

Antes del Examen

es el curso Padi para hacerse instructor de buceo, yo no he llegado a tanto (por ahora), solo soy un simple DiveMaster, pero quiero dedicar este post a una de las razones por las que pude estar casi un mes sin escribir, una de las razones de haberme enamorado del submarinismo un poco más, una de las razones por las que Malaspascua se convirtió en un lugar especial en mi vida… y esa razón es: el IDC que coincidió con mi estancia allí.

Pero debo empezar contando que yo llegué a , en , un país en el que uno de los 2 idiomas oficiales es el Inglés (el otro es Tagalo), dispuesto a perfeccionar mi dominio del primero, por usabilidad principalmente… y contaros también que cuando me preguntaron en el Centro de Buceo en que idioma quería las clases y el material para los cursos que venía a hacer (Rescue, el EFR y el DiveMaster) por supuesto respondí: “In English“, y que, además, tenía entendido que no era un país donde se prodigase el turismo Español.

Una vez allí la realidad distó bastante de la idea que yo tenía a priori. En Exotic (el centro en el que realicé mis cursos) estaba a punto de empezar un IDC impartido en por el equipo de The GoPro Family (Angel, Jo y Nico-Nico) a un grupo de 8 “personas“, por llamarles de alguna manera: Aitor, Carmen, Elena, Irati, Jose, Leti, Manuel, y Vanesa, con la ayuda de un IDC Staff de lo más profesional: Juanjo y Nico.

Total que al final el único inglés que practiqué fue con los habitantes de Malapascua, las clases con Jo o Mimmi (2 de mis instructoras), algunos dives que hice guiando en inglés y las conversaciones con una de mis compañeras en el DMT, Flour, de nacionalidad inglesa, porque con el resto del grupo, incluyendo a mi “buddy” y compañera de fatigas en estos meses (Cristina), el lenguaje en el que nos comunicábamos durante casi todo tiempo era el castellano… o bueno, algunas veces el “andalú“, pisha.

Celebrando el IDC

Tuve la suerte de poder asistir a una gran cantidad de “actos“, clases, skills y parte de la formación para ser instructor, para ejercer como alumno y que demostrasen sus habilidades conmigo o para grabar vídeos y fotos del curso, esto me permitió aprender muchísimo sobre el mundo subacuático, sobre la vida en el buceo (casi todos tenian una dilatada experiencia en este sector),  y sobre la vida en Asia.
Tuve la suerte de comprobar en persona como es un IDC impartido por The GoPro Family y me gustó bastante. Había escuchado que los 15 días de curso son un infierno de estrés y nervios para casi todo el mundo, pero en este caso Angel, Jo y Nico-Nico consiguieron un ritmo relajado que permitió a l@s aspirantes disfrutar y no solo sufrir. Hicieron fundives, estudiaron, practicaron y creo que se divirtieron bastante en uno de los pasos más importantes que tiene que dar todo aquél que pretenda ganarse la vida con el submarinismo (supongo que tarde o temprano me llegará el momento de dar ese paso).
Pero la mayor suerte la tuve en poder disfrutar “de ell@s” durante esos meses. Un grupo increíble en conjunto y por separado, en el que cada un@ de ell@s vale su peso en oro. Dos meses después de “separarnos” seguimos en continuo contacto, y entrecomillo separarnos porque la mayoría nos hemos seguido viendo en el camino.
En Malapascua surgieron verdaderas amistades y momentos que quedarán para siempre en mi memoria, gracias a ell@s y muchos otros españoles o hispanohablantes que pasaron por allí e hicieron de esos meses los mejores de este viaje. Seguramente me olvide de algunos, y lo siento, pero no puedo dejar de citar a: Rubi (que allí sigue con su proyecto Buceomalapascua), Roger (que vuelve a Filipinas para trabajar en su increíble vida a bordo: Ona Experience), Jules, Miki, Montse, Antonio, Paula, Bea y Gemma, Carlos, Cesar… y esto sin contar a todos aquellos con los que me comuniqué en Inglés, Visaya o por gestos.

Lo dicho, gracias a todos… y gracias al equipo de The GoPro Family por juntarnos en Malapascua. Gente, fue un verdadero placer.

(*) The GoPro Family siguen dando IDCs en castellano, inglés y francés, pero ya no andan por Asia, ahora están en el continente americano, en México, trabajando en el Pro Dive Mexico Scuba Academy (Playa del Carmen)… si te interesa dar el paso al grado más pro del submarinismo no lo dudes y ponte en contacto con ellos a través de su web. Y no olvides decirles que vas de mi parte si quieres un suculento descuento en el curso.

Por él he vuelto a Malapascua: Video del Thresher Shark (Filipinas)

Hablo de nuevo desde , una de las razones, en el vídeo. La semana que viene intentaré explicar el porqué del retraso en los post, la razón por la que tras 2 semanas en Palawan haya vuelto a Malapascua y volveré a la carga narrando como ha sido este tiempo, estos casi 2 meses y medio que he “vivido” en la isla mientras me sacaba el título de DiveMaster (¡ya lo soy!).

Ver cercano el final me ayuda a reflexionar. Hogar es aquel lugar en el que te sientes agusto, por eso ahora puedo considerar que Malapascua ha sido mi hogar, aquí he pasado muy buenos ratos y he conocido a una gente de lo más bonita (que diría Vanesa), de aquí me llevo un recuerdo imborrable, gran parte generado por los locales, los habitantes de la isla, en mi opinión: lo mejor que tiene, y en otra gran parte por la gente que he encontrado, un buen grupo de lo más variopinto de los que he aprendido… y mucho, tanto en cuestiones de buceo como de la vida en general. Una gran parte de esta gente os la iré presentando en sucesivos post.

El lunes salgo para Manila y el Miércoles vuelvo a con la idea de pasar una semana entre amigos, camaradas de Hortaleza, y después subir al norte a celebrar el Songkram (Año Nuevo Tailandés)… dicen que año nuevo, vida nueva. Veremos lo que le espera a la mía, que ni yo tengo idea.
Me queda un fin de semana por aquí pero la marcha del equipo de The GoPro Family (a pastos más verdes) ha precipitado que se acaben las inmersiones. Lo que ha sido mi vida en Malapascua se va a la vez que yo.

Hoy ha sido mi última inmersión, estoy con un oido un poco tocado y casi no he buceado esta semana, hoy no quería arriesgar pero tenía que bajar por última vez… la elección estaba clara, he vuelto a Monad Shoal.
Ha sido la mejor despedida, más de una docena de escualos en una inmersión que ha durado 52 minutos a una profundidad máxima de casi 35 metros. Jose y yo hemos sido los primeros en entrar al agua y los últimos en salir, y sin Nitrox. Han venido todos a decirnos adiós (los digo), alguno casi podía tocarlo de lo cerca que nos han pasado.

Ya me puedo ir agusto.

Ahora me queda despedirme de la gente, de las playas, del azul, de las palmeras… pero tal vez no lo haga y solo les diga hasta luego. Creo que me voy a llevar conmigo un gran pedazo de esta isla, tan grande como el pedazo mio que se queda, lo mismo que me pasó con Hortaleza cuando salí para emprender este viaje… lo mismo que pasa cada vez que partes del que ha sido tu HOGAR.

Viendo pasar el tiempo en una isla de Filipinas… | Malapascua |

En el barco

Los días pasan sin que me de cuenta, y no precisamente por estar tumbado a la sombra de un cocotero, la vida en es un “sin parar“, sobre todo en Exotic. No llevo aquí ni 20 días y ya me he sacado el curso de Nitrox, el EFR (Emergency First Responder), el Recue (soy buzo de rescate) y acabo de empezar el DiveMaster con el equipo de The Go Pro Family.

Las horas parecen menos de 24 aunque los días cundan, sobre todo los que toca madrugón a las 4 am para ir a ver al Thresher, pero entre estudiar, los deberes, las inmersiones y las conversaciones sobre submarinismo en las mesas del Ging´s Ging´s, cuando me quiero dar cuenta los párpados no los aguanto ni con palillos.

El finde pasado tuve la visita de Roberto, Krystell y Noe que vinieron desde Manila con cargamento de chorizo, lomo, queso, salchichón y jamón ibérico cortesía de mis padres (¡gracias!) y para celebrarlo aparqué los “quehaceres” cotidianos por un rato para conocer un poco la isla (casi no he salido de Exotic aún) y pasar mi primer día de playa en Malapascua.

Las crónicas desde la superficie ya vendrán, pero ahora os dejo algunas fotos sueltas que he ido tomando con la GoPro y la carcasa que me dejó Mark. No están mal pero en un lugar increíble para la macrofotografía la GoPro no es la mejor opción, sobre todo comparando con los “pepinos” que trae la gente que pasa por aquí.
A ver si un día alguien me deja alguno de esos “camarotes” (con flash) y veis los colores de verdad.

Gamba Boxeadora
La primera es una gamba boxeadora a punto de soltar un uppercut al oponente que se descuide.

Frog Fish
En la segunda os presento a una de las mayores atracciones de la isla, el Frog Fish que hay en House Reef.

Nudibranquio 1
Esta es uno de los muchos Nudibranquios que se puede ver por la zona.

Pez Payaso
Y como no, un mítico, el pez Payaso en su anémona. El otro día fue la primera vez que me atacaron en el agua… uno de estos fieras no dudaba lo más mínimo en lanzarse a saco contra mi regulador, pobre.

In the water
Aquí podéis ver al Pez Pak en el que ahora es su entorno natural, las profundidades marinas. También en House Reef.

En el barco

Y el submarinismo en Exotic va unido a la vida en el barco, donde se pasa otra buena cantidad de horas con las tripulaciones y los clientes. Estás dos son camino de Monad, la estación de limpieza del , pero que por la tarde se convierte en la de las Mantas. No tuve suerte ese día, pero ya llegará.

En el barco

Y así pasan los días por aquí, la semana que viene prometo ponerme las pilas y contar bien el paso por Mae Sot con Colabora Birmania y los primeros días en Manila. Mientras… ¡¡que tengáis un buen fin de semana!! 😉 .

>> Todas las fotos de Filipinas <<