Koh Phi Phi, “La Playa” no es el paraíso (Tailandia)

No es el paraiso

En el imaginario colectivo “el viaje”, en todas sus formas, siempre ha tendido a querer relacionarse con la aventura, con el descubrimiento y la emoción de encontrar cosas nuevas, no contaminadas, puras y, a ser posible, únicas. En la literatura de viajes esta es una de las principales emociones que se busca transmitir porque, sin duda alguna, todos queremos que nuestros viajes se conviertan en ello, ya estemos en un viaje de un año recorriendo decenas de países o en uno de una semana al pueblo de un amigo.

Tonsay Bay

Con estas sensaciones jugó hasta el extremo Alex Garland en su libro “La Playa”, una novela que más tarde fue trasladada a la gran pantalla de la mano del gran Danny Boyle, y fue esta adaptación cinematográfica la que situó todas esas emociones en un lugar concreto, en un punto en el globo terráqueo: una playa en el sur de (a pesar de que parece que Garland estuvo más influenciado por otra playa que hay en el norte de Palawan, en Filipinas).
Ese “paraíso” al que consiguió llegar el señor DiCaprio a base de constancia se llama Maya Bay y la localización es Phi Phi Leh, una isla en el Mar de Andamán, la costa oeste tailandesa.
Junto con Koh Phi Phi Don forman el archipiélago de Koh Phi Phi, unas islas que son un nombre propio en Tailandia, una referencia mundial del “mochilerismo”, un destino “obligatorio” en el sudeste asiático, pero sobre todo y ante todo son…un crisol de vacíos.

Koh Phi Phi Leh

Llegué porque había encontrado un trabajo como DiveMaster, la idea era pasar unos meses antes de que empezase la temporada alta en “algún otro lado” y tratar de hacer un poco de dinero, las expectativas no era muy altas de por si y además empezaba el monzón, Phi Phi estaba en temporada baja y no tenía muy claro lo que me esperaba, aunque lo sabía de sobra. Lo que me esperaba era el SAME SAME TEAM al completo. Camisetas fosforitas de lugares como Vang Vieng, Khao San Road y la Full Moon Party… Rayban de colores, cuerpos y caras pinturrejeadas, bucket music, hamburguesas y pancakes regados con cerveza y ron barato para soportar los combates de jóvenes rubias bastante borrachas intentando llamar la atención del mundo con unos guantes mal puestos.

Barcos

Phi Phi son unos paisajes increíbles atestados por la masa en los que ya es imposible sentir emociones de descubrimiento o encontrar nada único. Las previsiones más optimistas me daban 15 días, al final duré casi un mes metido de 10 am a 10 pm (si iba al agua a las 8 am) en un centro de buceo intentando “vender” inmersiones y cursos a cualquier que se dejase. Lo más gracioso es que yo no soy vendedor, soy buceador, debe ser por eso que me fui un poco aburrido, aburrido de un trabajo monótono con más tiempo en la tienda que en el agua, aburrido de un ambiente hortera y casposo, de conversaciones recurrentes y soporíferas sobre lo mismo de siempre con el 80% del SAME SAME TEAM…
En casi un mes no hice mucho, vamos, no hice casi nada, algún paseo corto, una subida al View Point, y ni me molesté en los tours a Maya Bay ni nada parecido… solo me entretuve en las cenas con Pep, Inma, Helena y Aitor, en las noches tomando cervecitas en el Rolling Stoned viendo la música en directo y con algunos “despistados” (clientes y otra gente que conocí) que tampoco pegaban mucho en ese lugar… pero claro, es que Phi Phi es Phi Phi y tarde o temprano todos acabamos pasando por ella.

Koh Phi Phi Leh

¿Que tendrá?. Para mi muy poco, aunque tengo que decir que al menos disfruté de los buceos, con tortugas, tiburones punta negra, blanca y el huidizo tiburón leopardo, digo huidizo por mi, que solo me dejó verlo en el último momento de la última inmersión… me da que vino a despedirse.

Como todas las inmersiones que hice fueron trabajando no tengo casi fotos, estas 2 son de una clienta a la que le dejé la GoPro.

Buceando

Angelfish

Y si no hay más remedio que pasar porque tienes ganas de ver el Leopard Shark puedes ir a Viking Divers, preguntar por Aitor y Helena y darles recuerdos de mi parte 😉 .

Utilizamos cookies en nuestro sitio web

Por favor, confirma si aceptas nuestras cookies de seguimiento. También puedes rechazar el seguimiento, por lo que puedes seguir visitando nuestro sitio web sin que se envíen datos a servicios de terceros.