Koh Phi Phi, “La Playa” no es el paraíso (Tailandia)

No es el paraiso

En el imaginario colectivo “el viaje”, en todas sus formas, siempre ha tendido a querer relacionarse con la aventura, con el descubrimiento y la emoción de encontrar cosas nuevas, no contaminadas, puras y, a ser posible, únicas. En la literatura de viajes esta es una de las principales emociones que se busca transmitir porque, sin duda alguna, todos queremos que nuestros viajes se conviertan en ello, ya estemos en un viaje de un año recorriendo decenas de países o en uno de una semana al pueblo de un amigo.

Tonsay Bay

Con estas sensaciones jugó hasta el extremo Alex Garland en su libro “La Playa”, una novela que más tarde fue trasladada a la gran pantalla de la mano del gran Danny Boyle, y fue esta adaptación cinematográfica la que situó todas esas emociones en un lugar concreto, en un punto en el globo terráqueo: una playa en el sur de (a pesar de que parece que Garland estuvo más influenciado por otra playa que hay en el norte de Palawan, en Filipinas).
Ese “paraíso” al que consiguió llegar el señor DiCaprio a base de constancia se llama Maya Bay y la localización es Phi Phi Leh, una isla en el Mar de Andamán, la costa oeste tailandesa.
Junto con Koh Phi Phi Don forman el archipiélago de Koh Phi Phi, unas islas que son un nombre propio en Tailandia, una referencia mundial del “mochilerismo”, un destino “obligatorio” en el sudeste asiático, pero sobre todo y ante todo son…un crisol de vacíos.

Koh Phi Phi Leh

Llegué porque había encontrado un trabajo como DiveMaster, la idea era pasar unos meses antes de que empezase la temporada alta en “algún otro lado” y tratar de hacer un poco de dinero, las expectativas no era muy altas de por si y además empezaba el monzón, Phi Phi estaba en temporada baja y no tenía muy claro lo que me esperaba, aunque lo sabía de sobra. Lo que me esperaba era el SAME SAME TEAM al completo. Camisetas fosforitas de lugares como Vang Vieng, Khao San Road y la Full Moon Party… Rayban de colores, cuerpos y caras pinturrejeadas, bucket music, hamburguesas y pancakes regados con cerveza y ron barato para soportar los combates de jóvenes rubias bastante borrachas intentando llamar la atención del mundo con unos guantes mal puestos.

Barcos

Phi Phi son unos paisajes increíbles atestados por la masa en los que ya es imposible sentir emociones de descubrimiento o encontrar nada único. Las previsiones más optimistas me daban 15 días, al final duré casi un mes metido de 10 am a 10 pm (si iba al agua a las 8 am) en un centro de buceo intentando “vender” inmersiones y cursos a cualquier que se dejase. Lo más gracioso es que yo no soy vendedor, soy buceador, debe ser por eso que me fui un poco aburrido, aburrido de un trabajo monótono con más tiempo en la tienda que en el agua, aburrido de un ambiente hortera y casposo, de conversaciones recurrentes y soporíferas sobre lo mismo de siempre con el 80% del SAME SAME TEAM…
En casi un mes no hice mucho, vamos, no hice casi nada, algún paseo corto, una subida al View Point, y ni me molesté en los tours a Maya Bay ni nada parecido… solo me entretuve en las cenas con Pep, Inma, Helena y Aitor, en las noches tomando cervecitas en el Rolling Stoned viendo la música en directo y con algunos “despistados” (clientes y otra gente que conocí) que tampoco pegaban mucho en ese lugar… pero claro, es que Phi Phi es Phi Phi y tarde o temprano todos acabamos pasando por ella.

Koh Phi Phi Leh

¿Que tendrá?. Para mi muy poco, aunque tengo que decir que al menos disfruté de los buceos, con tortugas, tiburones punta negra, blanca y el huidizo tiburón leopardo, digo huidizo por mi, que solo me dejó verlo en el último momento de la última inmersión… me da que vino a despedirse.

Como todas las inmersiones que hice fueron trabajando no tengo casi fotos, estas 2 son de una clienta a la que le dejé la GoPro.

Buceando

Angelfish

Y si no hay más remedio que pasar porque tienes ganas de ver el Leopard Shark puedes ir a Viking Divers, preguntar por Aitor y Helena y darles recuerdos de mi parte 😉 .

9 comentarios en “Koh Phi Phi, “La Playa” no es el paraíso (Tailandia)

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Pues efectivamente, para estar Phi Phi es un horror masificado, pero oye, para bucear a mi me pareció infinitamente mejor que Koh Tao. Y si, también vi al tiburón Leopardo! 😀

  3. Pak, los que conocimos las Phi Phi hace muchos años, antes del boom de La Playa, sabíamos que perderíamos el Paraíso pronto, de hecho yo no pensaba regresar, pero el tsunami de 2005, que se llevó casi todo en Phi Phi, me hizo retornar a ver si podía echar una mano, pero enseguida me di cuenta de que las iban a reconstruir exactamente igual, y me fui de allí pensando que habían perdido una oportunidad de oro de recuperar el Paraíso.

  4. Totalmente de acuerdo, Pak, estuve hace dos anios y sali escopetado. Parecia un parque de atracciones. Son esos sitios que te empenias en ver digan lo que digan porque tienes la idea del paraiso de Robinson en el coco… Me quedo con Ko Tao, hermano. Sigues por alla? Vuelo maniana jueves a Manila. Espero poder ver lo que me recomendaste, al menos la cordillera y Malapascua. Ya te contare. Un abrazo. Gonzalo

  5. Si ya se sabe, ya nos lo dijeron hace tiempo en la tele ” La fama cuesta ” 🙂 .La verdad es que no tengo demasiadas ganas de ver esos circos, como tampoco el de la full moon party de Koh Phagan, aunque bueno, como estudios antropológicos puede estar bien 🙂 , buen post amigo Pak

  6. Lo has clavado Pak! estuve en Mayo en Koh Phi Phi y fui con mi pareja precisamente porque Phi Phi es Phi Phi y hay que ir. Pero la decepción al llegar a Tonsay Bay fue mayúscula! ¿dónde estaban esas mega playas? ¿ese paraíso natural? Estuvimos 6 días repartidos entre un resort y Tonsay bay y bueno, se puede esquivar el “same same team”, como dices, muy por los pelos y disfrutar de alguna playa interesante sin mucha masificación si tienes mucha suerte (como nos pasó en Long Beach pq estaba nublado y la gente se quedó en el hotel durmiendo la mona).

    Al final no me fui muy digustado porque pude probar el bautismo de buceo con Pep (en el que conocí también a Helena) y en mi primera inmersión de mi vida, un tiburón leopardo se acercó a nosotros a cosa de un metro y medio y se dio media vuelta. Gracias Pep!!

    A Maya beach fuimos, porque queríamos verla en persona, y estuvimos escasos 10 minutos pq llegamos a última hora, llegó el monzón y un viento huracanado que lanzaba la arena hacia nosotros de una forma muy dolorosa, nos hizo salir de allí por patas (en serio, literalmente corriendo).

    No sé si es una señal de que el paraíso está ya hasta los huevos de nosotros.

  7. @Ignacio tienes toda la razón, para el buceo es muchísimo mejor que Koh Tao, lo malo es el monzón que bucear allí es como bucear en una charca… pero es cierto, un buceo muy chulo entre masificación.

    @Carlos, no lo dudo, una suerte tuviste pudiendo conocer Phi Phi antes que el resto del mundo, y una desgracia que se haya convertido en lo que es… los tais del sur miran más la pasta que las personas, también eso ayuda a que pasen estas cosas.

    @Pau correto, aunque espero que no sea a así con todos y estoy seguro que hay gente que habita paraisos y no está dispuestos que se transformen en esto.

    @Gonzalo aquí sigo en Koh Tao hasta el viernes… y vuelo!!!, que penita, pero bueno… de todos lados hay que partir y ya tocaba. A disfrutar las filipinas!!! 😉

    @Iván eso, eso, estudios antropológicos, jajaja, pero no te olvides si vas a la full moon de apuntarlo todo… que luego se olvida uno de las cosas, jajajaja

    @Borja opino así, por suerte hay gente como Pep que se preocupa de que el resto disfruten de lo que le queda de paraiso… aunque esté hasta los huevos de nosotros, jajaja (muy buena metáfora)

Deja un comentario