Escalas surrealistas: una noche corta en Doha (Catar)

Skyline Doha

Doha, la capital del pequeño emirato de Catar, fue la primera parada en el viaje a China. Para volar de a Beijing teníamos que hacer una de unas cuantas horas en la ciudad y la compañía Qatar Airways tiene un servicio por el que, para escalas de entre 8 y 20 horas, te ofrecen alojamiento y transportes a/desde el aeropuerto de forma gratuita. Solo hay que ir al mostrador de llegadas e informar de la escala, el resto es sencillo.

Skyline Doha

A no ser que hayas perdido el pasaporte en el avión y toque mover Doha con Santiago para conseguir recuperarlo. Al final todo se solucionó y tal vez esta circunstancia hizo que el tiempo se nos viniese encima para conseguir el alojamiento (hay que estar con todo gestionado antes de 8 horas para tu siguiente vuelo) y nos saltásemos los controles de visado y los consiguientes 20€ del mismo.

Total, que 20 € más ricos de lo que esperábamos y con una habitación individual por persona con cuarto de baño con su taza y su ducha y todas sus cositas decidimos no malgastar el tiempo durmiendo y nos fuimos a dar una vuelta. Eran las 2 am y ya teníamos claro que no íbamos a encontrar muchos sitios abiertos para tomar  “una cervecita” y un kebab, pero no nos queríamos quedar con las ganas de fotografiar el famoso de la ciudad.

Desde el hotel tardamos cerca de 40 minutos caminando bajo un calor asfixiante y una humedad que debía superar el 90%, atravesando obras y más obras en un sin fin de calles cortadas y cruces imposibles. El premio no fue para tanto: edificios futuristas iluminados de forma hortera en una bahía demasiado ecléctica.
La verdad es que tampoco esperaba mucho más. Hicimos las fotos de rigor, unas risas y volvimos para el hotel a disfrutar de una ducha y ver si el aire acondicionado nos permitía dormir un par de horas antes de salir de nuevo para el aeropuerto.

Skyline Doha

Yo lo conseguí, y con el estómago bien lleno del desayuno (que también incluye Qatar Airways en el servicio) nos zampamos otras casi 9 horas de vuelo hasta Beijing. Eso si, esta vez con el pasaporte bien atado que el visado de China ya lo llevábamos solucionado y no hacía falta montar el show de nuevo :p .

(*) Doha es seguro para caminar por la sin problemas sea la hora que sea. Como mucho encontrarás algunos cingaleses y filipinos que vuelven del trabajo o catarís paseando en sus cochazos.

El skyline de Madrid / Foto de la semana

Madrid

Que puedo decir de que no haya sido dicho. Llevo 3 meses aquí y parece que nunca me hubiese ido, he vuelto a acostumbrarme a ella sin darme cuenta. Te abraza en su rutina y te hace sentir querido, uno más entre “sus hijos“, le da igual de donde vengas y cuando tengas pensado marcharte, le da igual a que te dediques y, cuando brilla la luna, le da igual incluso como te llamas.
Y aun así te reconoce cuando la necesitas para darte lo que buscas, o tal vez lo que no esperas. Se deja disfrutar a su manera hacíendo que sea una ciudad distinta para cara cada persona, y que cada persona sea distinta para ella. Es lo que la hace especial, es una ciudad con una personalidad que complementa la de sus habitantes sin apropiarse de ella.

Lo que más me gusta del invierno en Madrid es pensar en la primavera, así disfruto el doble de esta estación, pero no puedo negar que hasta en estos meses tiene su encanto. Siempre es buen momento para venir y en estos “días inciertos que vivimos” aparece con fuerza una escena low cost que convierte en posible buscar algún vuelo barato y un apartamento de vacaciones en Madrid y venirse a pasar unos días en la ciudad “del chotis” sin tener que hacer un esfuerzo sobrehumano. Los viajes cortos por España son las mejor opción para viajar con poco tiempo y presupuestos ajustados.

Todo esto viene porque cuando viajo creo que me siento de una forma inconsciente como un embajador de Madrid. Siempre recomiendo la visita (aunque sea fugaz), hablo maravillas de ella, pongo por las nubes (es el mejor barrio de la ciudad :p), engrandezco su gastronomía y sus gentes y luego llego aquí y se me olvida disfrutar de lo que cuento. Supongo que es un pecado que nos reconcome a muchos y por eso he decidido dedicarle la foto de esta semana.
He pensado que no paro de hablar de lugares lejanos y de “historias increíbles” a lo largo del mundo y al sitio donde todos estos viajes se gestaron lo tengo olvidado.A partir de ahora me comprometo a darle un poco más de espacio a Madrid en el blog, a contar sus rincones, sus secretos y las anédotas que suceden en sus calles. Voy a hablar de ella como si de cualquier otro destino se tratase a ver si me ayuda a cambiar mi forma de mirarla para que me sorprenda de nuevo. Como siempre acaba haciendo.

Además ahora Madrid tiene un nuevo incentivo que me tiene bastante ilusionado, son las Tertulias Viajeras. Esta semana fue la primera y salió mucho mejor de lo que esperábamos gracias a la participación y proactividad de todos los que vinieron. Por eso ya nos hemos puesto en marcha con la segunda que tendrá lugar en Marzo. En breve daremos más detalles en la web, así que ya sabes, si tienes pensada una escapada a Madrid y te gustan los viajes… haz un hueco en tu agenda 😉 .

(*) La foto es desde el puente que cruza la M-11 a la altura de la Estación de Hortaleza, en el lado de San Chinarro. Desde que aparecieron los 4 mastodontes no había tenido la oportunidad de fotografiar el de Madrid y he decidido que hoy podía ser un domingo tan bueno como cualquier otro para hacerlo.