Guangzhou

Dani y yo nos fuimos a desde Macao para hacer los artículos que podéis ver en anteriores post.

Dejando a un lado la aventura de la estación, que no pudimos alojarnos en el hostal al que íbamos porque al estar en frente de la estación era imposible llegar y que mi intención era salir desde aqui al interior (Guilin y Yangshuo) y fue imposible conseguir billetes porque no salían trenes ni autobuses… la experiencia y la aventura fueron muy interesantes.

Guangzhou es una de las ciudades mas abiertas que he visitado en , un lugar en que la gente se te acerca para practicar su ingles, aunque no dejen de mirarte como un bicho raro, con preciosos parques donde jugar con los lugareños al badminton, al ajedrez o algo parecido a la Indiaca que se juega con los pies y a lo que te pueden pulir señoras de 40 años. Es impresionante verles jugar… y mas aun jugar con ellos.

Nos alojamos en Shamian Island, en el Guangzhou Youth Hostel, y como coincidió con el Año Nuevo Lunar (chino) fue un buen lugar para celebrarlo, ver los fuegos artificiales y disfrutar de mi tercera nochevieja de este año… una buena cena china aderezada con Tsingtao y chupitos de tequila… esto no es típico en China pero parecía ser típico de mis companieros de habitación, jeje.

En Guangzhou lo que mas sufrí fueron las aglomeraciones, desde las avalanchas de la estación a la entrada en el parque Yuexiu… y es que solo se me ocurre a mi visitarlo el día de año nuevo, el día que los chinos aprovechan para ir en masa a los parques con toda la familia.

Merece la pena ver la Isla de Shamian, el Templo de las 6 higueras, que solo tiene 2 pero alberga una espectacular y laberíntica Pagoda con unas impresionantes vistas de toda la ciudad.

Creo que es digno de ver el Museo y sepulcro del Rey de los Yue del Sur, a mi no me dio tiempo por el ajetreo que tenia la ciudad esos días, pero si pude ver el Museo de Arte Moderno que tenia en sus salas de exposiciones temporales una retrospectiva del fotógrafo Jerry Uelsmann. Ya conocía su obra pero no había podido disfrutar de ver sus elegantes y surrealistas montajes en vivo. Simplemente impresionante.

De Guangzhou me llevo muy buenos recuerdos de sus gentes y de las juergas en la habitación y el patio del hostal, con esa panda de fiesteros que tenia por companieros (un abrazo a todos!).
Y por supuesto del reportaje y las charlas con Dani, que me proporcionaron una visión mucho mas amable y distinta que la que yo tenia de China.

Las fotos de Guangzhou.

Macao

Macao es una pequeña ciudad colonial de estilo portugués que se encuentra situada a 1 hora en ferry (128 RMB/12 euros) de Hong kong. Lo primero que sorprende nada mas llegar es la arquitectura de sus casas, sus calles empedradas, la ropa tendida en los balcones y que practicamente todos los carteles de los comercios están en chino y portugués… tuve momentos en los que pensaba que caminaba por el bario alto de Lisboa.
Al igual que Hong Kong, Macao paso a formar parte de en 1999 y tiene un régimen de región administrativa especial, por lo que tiene su propia moneda (Pataca) y para entrar estas saliendo de China, si alguien piensa visitar Hong Kong y/o Macao desde China necesitara un visado de un mínimo de 2 entradas/salidas en China… para poder volver.
Macao y Hong Kong no exigen visado para turistas españoles en estancias de menos de 20 días.

Una importante peculiaridad de Macao es su sobrenombre: «El infierno del juego«… por la gran cantidad de casinos que alberga, es como Las Vegas pero… EN GRANDE!. Algunos de estos casinos son de las mismas companias que los tienen en Las Vegas y han hecho replicas en Macao… pero mas grandes.
Quien tenga pensado visitar Macao no puede dejar de entrar en alguno de estos «antros» atestados de fumadores que apuestan sin parar… merece la pena verlo, yo visite alguno (Casino Lisboa) y fui a ver la inauguración de un nuevo casino (Ponte), en el que aproveche ese primer día (cafe, te y botellas de agua gratis) para probar suerte… y la tuve, gane unos 170 euros con una apuesta de 2 euros en las maquinas tragaperras, jejeje… lo justo para comprarme un nuevo móvil, que ese mismo día se había estropeado el mio.

Dejando a un lado los casinos, Macao resulta bastante acogedor y barato, siempre que no vengas en fin de semana que aumentan los precios de todo.

Nos alojamos en la Rua da Felicidade, que, como su nombre deja adivinar fue la antigua «calle del pecado«. Aquí se encuentran las pensiones (Hospedarias) mas baratas, también son un poco cutres. Esta es una de las calles con mas ambiente de Macao y como es bastante céntrica puedes recorrer casi toda la ciudad andando.

En Macao merece la pena caminar y perderse por sus calles, sin darte cuenta encontraras las edificaciones mas bonitas y una gran cantidad de Iglesias cristianas, legado de sus colonizadores portugueses.
Las mas bonitas son: la Iglesia de Sao Domingos, la de Sao Paulo y la de Sao Lourenco (posiblemente la mas guapa).
Un poco mas al norte de la zona de las iglesias esta el Fuerte de Sao Paulo y al lado, el Museo de Macao (1.5 euros).
Este museo cuenta la historia de la colonia y su evolución, es bastante curioso, con un montón de actividades interactivas que hacen pasar un buen rato. Merece la pena.
Al sur de la ciudad se encuentra el Templo de la Dios A Ma… es el mas antiguo de Macao (1555) y de donde proviene el nombre de la ciudad. La diosa Taoista A Ma Gao era venerada por navegantes y pescadores. La leyenda cuenta que se apareció en el siglo 15 a Lin Mo, hija de una familia de pescadores, y que gracias a sus poderes salvo a su hermano y a su padre de un naufragio. Para recompensar a la diosa solo se les ocurre comprometer a su hija en matrimonio con un anciano… esta se negó y se suicido, desde entonces se aparece a marineros en sus travesias.
El templo es bastante bonito y vuelves a sentir la sensacion de estar en China… y a ratos en Valencia, porque uno de los ritos para adorar a los dioses en China es encender tracas de petardos, que asustan los malos espíritus.

Macao también tiene bastantes jardines chinos muy bonitos por los que pasear y olvidarte de todo… restaurantes baratos con platos típicos de la gastronomía «macanesa» y cientos de pastelerías con infinidad de dulces o tiras de carne seca azucarada… muy curioso… y sabroso.

En China todo el mundo habla de Macao como la ciudad de los casinos, pero a mi me ha parecido mucho mas… un lugar precioso y tranquilo (comparado con su vecina Hong Kong), con gente mucho mas abierta y dispuesta a ayudarte que en mis anteriores destinos, también es cierto que visite Macao con Dani y Kim y ambos hablan chino… no se como hubiese sido sin su ayuda… muchos mas gestos y malentendidos?… seguro que si.

Todas las fotos de Macao

Utilizamos cookies en nuestro sitio web

Por favor, confirma si aceptas nuestras cookies de seguimiento. También puedes rechazar el seguimiento, por lo que puedes seguir visitando nuestro sitio web sin que se envíen datos a servicios de terceros.