Hong Kong

Estres, negocios, falsificaciones, rascacielos, consumo brutal… parece un centro comercial gigante y presume de tener la mayor concentración de tiendas del mundo.
Mi primera impresión no fue demasiado buena, es bastante mas caro que (es una región administrativa especial) y al igual que Shanghai rezuma una mezcla de futurismo con un toque bastante hortera que provoca una extraña sensacion. Lo bueno es que bastante gente habla ingles, lo malo, que bastantes lo utilizan solo para negociar contigo.

Las 2 veces que he estado (antes de Macao y después de ) me he alojado en el Travellers Youth Hostel, un albergue de mochileros tirando a manicomio (hay bastantes personas que viven allí todo el año… es para verlo). Situado en la planta 16 del edificio Chungking Mansion (foto de las vistas de mi habitacion), un edificio plagado de hostales, casas de cambio y tiendas de electrónica. Uno de los lugares mas baratos para dormir en Hong Kong… y si no hay sitio en un albergue… hay en otro, puede tener unos 15 repartidos entre los 4 ascensores. Este edificio se encuentra en el 36-44 de Nathan Road (barrio de Kowloon), la calle por excelencia de Hong Kong... ritmo frenético, comercios, trafico denso a todas horas e infinidad de luminosos que ocultan como pueden el mal estado de los edificios durante los 4 km que tiene de largo.

En Hong Kong solo he pasado 4 días, tiempo suficiente para visitar el barrio de Kowloon, su mezquita, el parque de Kowloon, o el paseo que bordea Victoria Harbour y desde el que puedes contemplar unas espectaculares vistas de la Isla de Hong Kong y sus rascacielos. En este paseo se encuentra la Avenue of Stars, un pequeño Hollywood con las estrellas y las manos de los mas celebres personajes cinematográficos Hongkoneses (Jackie Chan, Jonh Woo, Jet Lee… o el mismísimo Bruce Lee!!).

También me han puesto a mi una estrella, pero creo que se confundieron en el apellido… o igual es mi nombre chino. Allí todos tienen su nombre chino y su nombre occidental.

En este paseo están todos los principales museos de Hong Kong, algo muy cómodo a la hora de visitarlos, yo no he entrado en ninguno porque todo el mundo dijo que no merecían demasiado la pena… de lo que me he quedado con ganas es de ver el acuario de Hong Kong, al parecer bastante impresionante.

Si pasas a la Isla de Hong Kong (en metro por menos de 1 euro),  puedes subir a Victoria Peak, el punto mas alto de la ciudad, un monte desde donde puedes ve los rascacielos desde arriba o el barrio de Kowloon, que tanto has surcado, al otro extremo de la bahía… esto si la agobiante y eterna niebla (smog?) que cubre la ciudad te lo permite. Yo, como casi todo el mundo, no tuve esa suerte… aunque es algo común según tengo entendido. En lo alto del pico puedes flipar con los centros comerciales que han colocado ahí arriba que no hacen mas que estropear ese bonito lugar.

Si visitas la Isla de Hong Kong en domingo, alucinaras viendo como masas de filipinos se echan a la calle, entre la jungla de hormigón, para comer o jugar a las cartas. Y yo me pregunto… no tendrán parques?.

En Hong Kong hay bastantes filipinos, pero también muchos indios, pakistanies y todo el que quiera buscar un futuro mejor porque con la cantidad de turistas el comercio en este prospero gigante comercial es capaz de asimilar una gran masa de trabajadores.

Una de las cosas que mas me ha gustado fue visitar Hong Kong por la noche, ver el espectáculo de luces que se realiza todos los días a las 20.00 h en el paseo de Kowloon y en el que sincronizan las luces de los edificios de la Isla de Hong Kong con la música que suena en este lado de la bahia. En muy guapo pasear por la noche buscando un sitio para cenar entre los cienes y cienes de luminosos y de personas ofreciéndote Rolex a precios irrisorios, carteras, mp3 o Iphones made in China…. y repito, esto no es China… y no le digas lo contrario a un Hongkones!.

En Hong Kong tuve mucha suerte… y es que el día que llegue desde Guangzhou era el espectaculo de fuegos artificiales en Victoria Harbour (por el ), algo único en el mundo.  Y mas suerte aun cuando me encuentro un email de Victor Fraile, fotógrafo de la agencia Reuters en Hong Kong, que por casualidad se había topado con mi proyecto y acaba “esponsorizandome” la entrada con pase de prensa para ver los fuegos en uno de los lugares mas exclusivos de Hong Kong, la zona de prensa de Harbour City – Ocean Terminal.
Algunas fotos de los fuegos:

Muchas gracias Victor!!

Todas las fotos de Hong Kong.

Alex, la critica no es demasiado buena pero espero que te haya resultado interesante.

Atrapados en Guangzhou

La mayor nevada de los últimos 50 años en impide a millones de personas volver a casa para celebrar el . En la estación de trenes de , miles de personas continúan luchando para coger un .
(Texto por Daniel Mendez, fotografía por Pak Muñoz)

Debería haberme ido hace tres días, pero todavía no he podido salir de Guangzhou“, nos cuenta el joven Zhang Li (nombre ficticio) frente a la estación de trenes de esta ciudad del sur de China. “Cuando llegué el día 31 había muchísima mas gente. Me di cuenta de que no iba a poder salir, así que regrese a la fábrica“, continua Zhang Li mientras hace fotografías a la multitud con su teléfono móvil. “Estas cosas solo pasan una vez en la vida“.

personasComo él, millones de personas en China intentan volver durante estos días a sus lugares de origen para celebrar el Año Nuevo Chino. Esta Festividad, que se podría comparar en importancia con la Navidad en Occidente, supone en muchas ocasiones la única oportunidad del año para poder ver a la familia. En un país con una población como la de China, esta “vuelta a casa” supone un movimiento migratorio de millones de personas que este año se ha visto afectado por la peor nevada de los últimos 50 anos.

Las malas condiciones meteorológicas, que todavía continúan en gran parte del país, han afectado durante la última semana a unos 80 millones de personas, provocado apagones y cortes de agua en 160 ciudades del centro de China, cerrado 24 aeropuertos y provocado la muerte de al menos 50 personas. Las peores nevadas han caído en provincias interiores como Hunan, Hubei, Henan o Anhui, lo que ha provocado el corte de la linea Beijing-Guangzhou, que atraviesa el país de norte a sur. Aunque el temporal no ha afectado particularmente a Guangzhou, la importancia económica de esta ciudad, donde trabajan cientos de miles de personas de otras regiones del país, ha convertido su estación de tren en uno de los lugares mas problemáticos.

La estación se encuentra ahora tomada por militares y policías que controlan las masas de viajeros (el día 31 se hablaba de 800.000 personas). La parada de metro ha sido cerrada, todas las avenidas que dan acceso a la estación de tren han sido cortadas y los militares pasean de un lado a otro entre el resto de fuerzas de seguridad. Utilizando vallas metálicas para controlar a los viajeros, la policía organiza la circulación y centenares de voluntarios ofrecen información cada 50 metros. Aunque todo el mundo coincide en que la organización ha mejorado mucho en los últimos días, las ansias por llegar a casa acaban con maletas rotas, niños perdidos y más de un desmayo.

desmayopersonas

El Gobierno sigue aconsejando a los viajeros que abandonen sus intenciones de volver a casa y se queden en Guangzhou. Wen Jiabao, el primer ministro chino, llegó a Guangzhou la semana pasada para pedir perdón y asegurar que se está haciendo todo lo posible para solucionar la crisis. A parte de las noticias en la televisón, los teléfonos móvil siguen recibiendo mensajes que incitan a no intentar moverse durante estas fechas: “Los trenes todavía están cortados y muchos aeropuertos cerrados. Lo mejor es quedarse aquí. Celebra el Año Nuevo en Guangzhou!”.

A pesar de las llamadas del Gobierno, miles de personas, con billete o sin billete, siguen intentando acceder a la estación. Cinco personas de la provincia de Hubei, todos trabajando en los alrededores de Guangzhou, han conseguido pasar los primeros controles y confían en llegar pronto a su casa. “Nos han dicho que una vez que estemos montados en el tren podremos comprar los billetes“. Desconcertados por la multitud pero con esperanza, los cinco esperan poder llegar a tiempo para celebrar el Año Nuevo chino.
trabajadores

Todas las fotos sobre la situación en Guangzhou.
Artículo en Un tren hasta Beijing.