Cruzando el muro de la vergüenza (Palestina) / Foto de la semana

Muro de la vergüenza

Esta es una parte del muro ilegal que divide los Territorios Palestinos a su paso por Calandia (un campo de refugiados al lado de Ramallah). La foto es de ayer, me dirigía al Children and Women Club para ver y fotografiar una de las clases de solfeo que la escuela de música Al Kamandjati imparte a los niños refugiados.

Nada más cruzar el check-point que da acceso a la zona me bajé del autobús para llegar caminando hasta el lugar donde había quedado con Oscar (el profesor de solfeo) y poder ver un poco más de este muro y las condiciones de vida en el campo de refugiados.

Las impresiones las detallaré más adelante, la impresión me la llevé al ver este mastodonte de cemento que impide la libre circulación de personas en sus propias tierras.

Llegué con tiempo de sobra y acabé sentado con unos niños palestinos que me ayudaron a buscar el Club, hablando con ellos el corazón se me encogió cuando me preguntaron como era Jerusalem, a pesar de que son solo 6 los kilómetros que separan Calandia de esta histórica ciudad nunca habían tenido la posibilidad de visitarla.
Es la desgracia de nacer en una cárcel, es la «suerte» que les ha tocado vivir y no es algo que les haga perder la sonrisa, estaban encantados de poder pasar un rato conmigo; ese tipo raro que venía desde muy lejos (Esbania) y que no hacía más que preguntarles por su vida.
Supongo que el interés de los demás ayuda a verse como persona, espero que mi interés por ellos les hiciese sentirse importantes. Lo suficiente como para que alguien que no les conoce de nada viaje desde muy lejos solo pasar un rato a su lado.

Por que para esto decidí venir a , para conocerles a ellos… y a muchos más. Para conocer una gente interesante y amable que para mi (a pesar de lo que diga el mundo), son tan importantes como cualquiera, para mi, son sobre todo PERSONAS, no una cifra más en las páginas de un periódico o cualquier informe de la ONU.

(*) Por si alguien andaba preocupado solo comentar que voy bastante mejor con el cólico nefrítico, no he vuelto a tener otro episodio doloroso, el único problema es que como tengo que beber mucha agua me paso el día buscando un baño… pero eso no me va a dejar parado.

Cumpliendo 5 años con un día de retraso

Ayer cumplí 5 años… vale, no cuela, tengo alguno más… digo 5 años escribiendo sobre viajes, aunque para ser más exactos el que cumplió 5 años fue el blog. El primer post es del 25 de Septiembre de 2007 y desde entonces van más de 300 post, casi 1600 comentarios y un montón de aventuras.

Y decidí celebrar este cumpleaños pidiendo una limosna para un ex-leproso… o mejor, ex-cólico nefriticoso, y la razón de tener que pedir limosna fue, primero, el ostión de precios que me llevé al llegar a Jerusalem, todo es 4 veces más caro que en y exactamente igual (o peor)… y el segundo ostión: la factura del hospital por un cólico nefrítico que sufrí anoche. Parece que ya estoy bien y recuperándome poco a poco.

No fue la mejor entrada en que podía tener y menos teniendo en cuenta que era Yon Kipur (Yonki Pur :p), que es como el año nuevo judío, y estaba tooooodo cerrado, acabé en un hospital árabe de Jerusalem Este tras unas cuantas vueltas y la verdad es que me trataron la mar de bien.

La primera impresión de Jerusalem… uff, nunca he visto tantas UZIS (metralleta israelita) en manos de niñatos, ni contrastes tan grandes como los que se ven aquí. Es como un mercado gigante con forma de ciudad en el que los souvenirs «religiosos» se mezclan con los paganos, en el que los grupos de turistas siguen como ganado a su pastor designado mientras fotografían a «los otros» como si fuesen monos del zoológico. Para mi lo son todos.

Esto es solo la primera impresión porque con el Yom Kipur está todo cerrado y ayer no hice mucho más que morirme de dolor en un hospital… bueno, después de ver la batalla campal que tuvo lugar en Madrid. Me planteo si no fue eso lo que me provocó el cólico, si no fue que mi indignado organismo decidió, viendo las brutales imágenes, que lo mejor era crear las piedras dentro para podérselas tirar a los perros de presa de la señora Cifuentes sin destrozar las aceras.

Ayer no publiqué este post porque estaba pasando algo mucho más importante que los 5 años de este blog. Ayer fue #25s, el día que el pueblo salió a la calle para demostrar que estamos dispuestos a recuperar el futuro que nos han robado los políticos y los banqueros. El cumpleaños de Pak Goes to… podía esperar un día.

(*) Para el que no entienda la foto de arriba solo decir que caminar por Jerusalem es como entrar en La vida de Brian, pero sin tanto humor.

UNA LIMOSNA PARA UN EX-LEPROSO (a partir del segundo 21):

Encontré el Tesoro de Petra (Jordania) / Foto de la semana

Tesoro de Petra

La foto es de El Tesoro (o Khazné ) de Petra, la capital del antiguo reino nabateo, uno de los lugares más impresionantes que nunca he visitado. Llegar hasta aquí después de recorrer el Siq es viajar en el tiempo, es quedarte una hora con cara de tonto pensando en como pudieron hacer eso hace más de 2000 años, pero encontrarlo de pronto desde las alturas después de un buen rato de caminata en solitario, sin ningún otro turista alrededor, no soy capaz ni de intentar describirlo.

Ayer decidí llegar hasta este punto, salir de las rutas más frecuentadas de Petra y sentirme como el descubridor que todo el mundo sueña que es cuando visita estos lugares.

En el hostal me dijeron que el camino es peligroso y que desde arriba hay riesgo de desprendimientos, que mejor no lo intentase. Los beduinos me dijeron que ni caso, que es «sencillo» y que las vistas son impresionantes. Sonaba mucho mejor la segunda recomendación, y es la que seguí.

La verdad es que no es del todo «sencillo«, no tanto por la dificultad como por las posibilidades de perderse o despeñarse si no andas con cuidado. Con unas buenas zapatillas no entraña demasiado riesgo pero yo para darle emoción lo hice en chanclas. El handicap principal es encontrar el camino y no perderlo en las bifurcaciones, para ello lo mejor es preguntar a los beduinos antes de comenzar.

Una vez me encontré con ÉL, imponente desde lo alto, se me olvidó todo lo demás, pero conocer allí arriba a Alí Mohamed y compartir con él cerca de una hora de charla y algún que otro té convirtieron el momento en inolvidable.

Alí es un beduino que vive en una cueva de esta maravilla que es Petra, conoce cada rincón y su historia, es francamente interesante y hace un té inmejorable, pero todo esto me lo guardo para cuando os cuente Petra al completo, que esto es solo la foto de la semana.

Como ya no dejan entrar a buscar el Santo Grial en su interior tuve que intentar superar a Indi incluso sin látigo… y lo que es más importante, sin sombrero, algo fundamental con la solana que pega.

Durmiendo bajo las estrellas en el desierto de Wadi Rum (Jordania)

Cielos del desierto

«Esta es la última imagen que veo cada noche antes de acostarme«. Ishalla (ójala) pudiese decir eso siempre. Solo unos pocos afortunados tienen este impresionante regalo entregándose cada noche. Atallah es uno de ellos. Su casa se encuentra en mitad del del y lleva 38 años contemplado esta maravillosa estampa de forma «rutinaria«. Es beduino y en su cultura hay una estrecha relación con el desierto, son totalmente conscientes de todo lo que entrega y saben aprovecharlo. Disfrutan cada vez como si fuese la primera y estando con ellos llegas a dudar de si lo han visto antes por la emoción que desprenden. Lo mismo un cielo completamente estrellado que un atardecer/amanecer y los impresionantes rojos que produce.

Cielos del desierto

Yo he tenido la suerte de caer en su casa, de conocer su hospitalidad desde dentro. Me aloja en ella, con su familia, y cuando me dijo si prefería dormir en una tienda beduina que tiene o fuera bajo las no lo dudé un momento. La decisión es la culpable de que dormir, lo que se dice dormir, no lo esté haciendo mucho.

Ayer me pasé horas mirando y fotografiando lo que tenía sobre mi. Israa me dijo en Amman que intentase tocar las estrellas y creo que si me pongo de puntillas y estiro mucho el brazo puedo llegar a hacerlo. Cuando le dije a Quirós que todas las maravillas que estoy viendo en Wadi Rum las estoy guardando 2 veces, en la cámara y en mi cerebro, me dijo que hiciese una copia de seguridad (por si lo olvidaba algún día :p), tiene razón, le estoy haciendo caso y estoy guardando esa copia de seguridad en el corazón.

Cielos del desierto

Estoy contento con las fotos pero creo que ni de lejos llegan a mostrar lo que veo en realidad. Y aunque lo hiciesen sería imposible mostrar lo que siento cada vez que miro para arriba. Supongo que se junta todo, la hospitalidad de Atallah y su familia, del resto de , los atardeceres, la energía del desierto

Soy poco «tendente a la mística«, pero esta vez siento que estoy en un lugar especial, que tiene algo más de lo que mis sentidos pueden recibir, mucho más de lo que puedo ver, un silencio mayor que el que puedo escuchar, un olor más profundo que la hierbabuena que brota en los manantiales, un sabor mejor que el del té de salvia y cardamomo, un tacto más suave que el de la arena de las dunas, pero no logro saber que es. Tal vez me haga falta un sexto sentido, como el que deben tener los beduinos, el que les permite disfrutar de todo esto cada día como si fuese la primera vez.

Cielos del desierto

Cielos del desierto

Para mi una persona humilde y hospitalaria que posee un tesoro es más rica que cualquiera con mucho dinero. Atallah es un millonario capaz de compartir su riqueza con los demás sin que su fortuna disminuya, a ver cuantos pueden decir eso.

Si yo fuese rico me gustaría serlo como él, aunque durante los últimos dos días creo que he llegado a saber lo que se siente… y mi cartera sigue vacía.

Buceando en El Rojo con Aqaba Adventure Divers (Jordania) / Foto de la semana

Diving in "The Red"

La primera vez que me sumerjo en las aguas del ha sido en el Golfo de , en , y tengo que decir que sus aguas me han impresionado. No solo por la temperatura de las mismas y la impresión que causa la entrada en ellas, son 25º, suficiente para provocar síntomas de congelación en mi poco acostumbrado organismo, ha sido principalmente por las formaciones coralinas y la vida que hay en ellas.

Por ahora llevo 4 inmersiones con Aqaba Adventure Divers, un resort de buceo situado en la playa sur de la ciudad de Aqaba y en mitad del rocoso que rodea toda la zona, asemejando los paisajes más al planeta Marte que a nada que haya visto antes (tampoco es que haya visto Marte :p). Por momentos parece que esté metido en la película Desafío Total, pero la original, no el remake «de mierda» que he leído que acaban de sacar.

Hoy tendré las últimas 2 inmersiones antes de partir mañana para , otro de esos lugares mágicos que tiene este país, Jordania.

De las inmersiones ya daré más detalles en sucesivos posts, por ahora solo os muestro la foto de la semana, es Aviad, uno de mis «buddys» de ayer mientras buceaba en mitad del Rojo… digo… del Azul… en Power Station, un «dive site» precioso con un muro de coral blando que no tiene fin… ni te cansarás de recorrer.

La foto está tratada en photoshop, por supuesto el Mar Rojo de rojo no tiene nada más que el nombre. Si quieres saber un poco más de la etimología y sus razones lo mejor es visitar la fuente de la que todo mama en internet: Wikipedia.

Utilizamos cookies en nuestro sitio web

Por favor, confirma si aceptas nuestras cookies de seguimiento. También puedes rechazar el seguimiento, por lo que puedes seguir visitando nuestro sitio web sin que se envíen datos a servicios de terceros.