Freediving y fotografía submarina en las calas de Menorca

Dos mitades

En una semana en dudo si he pasado más tiempo dentro del agua o en tierra firme. Las aguas cristalinas y sus infinitos tonos de azul unidos al equipo de fotografía submarina de Enric acabaron provocando una obsesión casi total por retratar momentos y situaciones subacuáticas. Además de que ya hacía casi un año del curso de Freediving que hice en Koh Tao y tenía muchas ganas de volver a practicar el arte de aguantar la respiración, volver a sentir la sensación de controlar la angustias.

Eso si, Enric y su estilo “no fins” se encargaron de tirar al traste la mitad de los conocimientos que había aprendido. El tío es capaz de bajar a 20 metros sin aletas, braceando (¿que más da si los músculos necesitan oxígeno?), incluso con la cámara en la mano… total, con una sola mano se puede nadar y compensar los oídos… bueno, al menos él es capaz de hacerlo.

Flotando

Menorca es el lugar perfecto para este tipo de fotos y la práctica del , siempre hay alguna cala con una visibilidad espectacular. Lo único que hay que hacer es mirar cada mañana de donde viene el viento e ir al extremo opuesto de la isla, si el viento viene de sur, hay que ir al norte, si viene de norte, al sur… si viene de poniente, a levante y si viene de levante, a poniente. Sencillo. El viento es el culpable de la olas y estas de los fondos movidos, además de que transportan algas o medusas, lo que provoca que las calas donde sopla Eolo siempre tengan unas condiciones menos buenas para el baño.

Volando

La primera cala donde empezamos a jugar fue Binigaus, en la parte sur de la isla. La cala tiene una larga playa de arena blanca y unas aguas tranquilas y transparentes, fue mi primer contacto con un equipo profesional de foto submarina. Para el que tenga curiosidad puede ver el que usamos, está en la parte de abajo del About de 27mm.net.

Las fotos en las que no salgo yo son mías, las otras de Enric. Es una selección pequeña de algunas sesiones que hicimos durante esos días, para ver más imágenes (y mucho más guapas) en la fanpage de Facebook de 27 mm Enric va dosificando el material en píldoras diarias.

Entrando

Subiendo

Además de Binigaus estuvimos disfrutando de los fondos más rocosos de Cala Morell, entrando en la cueva submarina de agua dulce que hay en uno de los lados de la cala (son menos de 10 segundos de ) y haciendo alguna que otra bajada en las boyas, no es una linea buena para las inmersiones pero a falta de aletas buenas son tortas. La profundidad en esas zonas no superaba los 10 metros y la visibilidad a última hora de la tarde se seguía manteniendo espectacular.

Nadando

Luchando

En la foto estoy buscando un pulpo que se le escapó a Enric, por poquito nos quedamos sin cena aquella noche :p .

Volando

Subiendo

En Binigaus empezamos a jugar con las formas que crea la arena al mover el fondo y quedaron unas fotos chulas en las que parecía tomar el aspecto de un humo denso proveniente del averno.

Flotando

Magia

Emergiendo

Y yo aparezco entre medias como emergiendo de las profundidades.

Rasante

Conversando

En Cala Morell no nos aburrimos corriendo por los fondos a base de plomos minerales (llevo una piedra en las manos para que me mantenga abajo) o manteniendo animadas conversaciones con los pescados que por allí pasaban. En la foto le preguntaba si había visto al pulpo que se nos escapó un rato antes.

Andando

Bailando

Y en Cala Presili estuve haciendo un poco el ridículo con unas poses de Break dance durante la sesión que le hacía Enric a Coco y Roxy, 2 coreógrafas holandesas que hacían de modelos subacuáticas por un día. Al final hasta se animaron a posar conmigo.

La visibilidad en algunos puntos de esta cala no era tan espectacular como en Binigaus pero el enclave que tiene en mitad del Parque natural de s’Albufera des Grau es increíble. Es justo la cala que hay al lado de Playa Tortuga y aunque tienen un acceso algo más complicado y largo que otras calas de la isla merece totalmente la pena el camino.

Bailando

He querido publicar el post antes de que Enric terminase de procesar sus fotos para no tener condicionamiento alguno a la hora de tratarlas. Me va a gustar ver su punto de vista de las mismas sesiones, su tratamiento del color es bastante distinto al que yo suelo hacer y esto provoca que las mismas fotos parezcan otras según quien las procese.

Aunque solo los días que pasé allí viendo como trabaja bastaron para condicionar parte de mis procesados, además de la influencia de Pablo, que es otro crack en el tratamiento de la imagen.
Influencia que se ve claramente en las imágenes que he elegido para abrir y cerrar el post, un homenaje a una sesión que hicieron juntos dos años antes para un editorial de la revista Ling.

Media mitad

>> Todo el set de Menorca en Flickr <<

Jugando a freedivers en Binigaus (Menorca) / Foto de la semana

Jugando a freedivers

Primera sesión de junto a Enric, Pablo, Helena, Alberto y Vero en Binigaus, esto es solo el aperitivo.

Y mañana… más 😀 .

(*) Foto por Enric, el que está bajando soy yo, arriba Pablo y Helena.

Freediving (Apnea): aguantando la respiración en Koh Tao – Tailandia

Freediving

El término (o ) proviene del griego “Apnoia” y significa “suspensión voluntaria del acto respiratorio”. Es la proto-técnica del buceo, la primera forma que tuvo el hombre (y muchos otros mamíferos) de descubrir y poder interactuar con el mundo submarino.

A pesar de que los periodos de tiempo que se puede permanecer en el agua son mucho más cortos que con el buceo autónomo (scuba) la sensación es bastante más fuerte, la ausencia de “burbujas” y no llevar equipo de buceo (chaleco, botella, regulador) hacen sentir que la unión con el “gran azul” y la vida que hay en él es aún mayor.

I´m a superhero

Freediving

En Filipinas estuve practicando algo de freediving en El Nido pero en cuanto llegué a decidí hacer un curso sobre el tema para aprender de verdad como sumergirme durante el mayor tiempo posible con una sola respiración. Miré varias opciones, tanto centros como métodos, y me dencanté por el Nivel 1 de SSI en la escuela Álvaro Diving.

Los precios de los cursos los tienen detallados en su web, el Nivel 1 tiene un coste de 5.500 Bth (140 €) por 2 días de curso, el resto son un poco más caros pero me estoy planteando dar el paso al Nivel 2 y seguir avanzando en esta disciplina del buceo.
En este primer nivel el objetivo es alcanzar los 20 metros de profundidad con una sola respiración en un buceo controlado, además de superar el minuto y medio de apnea estática fuera del agua.

Parece mucho, ¿no?, pues imaginad los nervios el primer día, y eso que mi instructor fue Sebas, que ya le conocía y como tenía algo de confianza pude freírle a preguntas los días antes de empezar.

Freediving

Freediving

Las técnicas para mejorar las habilidades referentes a la apnea se basan en la relajación y en controlar la respiración a base de ciclos para oxigenar el cuerpo y que, mediante una técnica  depurada en la entrada y salida del agua, los niveles de CO2 aumenten lo “menos rápido” posible. El curso además incluye una parte teórica sobre el freediving, en la que te hablan sobre el equipo necesario, los cambios fisiológicos que sufre el cuerpo durante las inmersiones, el medio submarino y la interactuación con el mismo.
Cuando terminas con el libro y las clases hay un examen sencillo y además del requerimiento respecto a la profundidad que tienes que alcanzar, para hacerte con el “carnet de freediver” solo hay que superar un pequeño curso de rescate básico en el que te enseñan a reaccionar en caso de sufrir uno de los accidentes más comunes de esta práctica del buceo, el blackout.
A pesar de ser un deporte con un cierto porcentaje de riesgo es bastante seguro si sigues los “estandares”, las normas básicas y nunca lo practicas solo.

Freediving

Freediving

Respecto a las inmersiones, después de pasar un tiempo relajando y siguiendo ciclos de respiraciones guiadas en el centro de buceo cogíamos el equipo (máscara, tubo, neopreno, aletas y pesos) para ir al barco que nos llevaba a la zona. Los únicos requerimientos del lugar son la profundidad necesaria, que no haya corriente y una boya con una cuerda para el descenso (tiene que estar anclado a algo fijo).
La primera técnica que se practica es el “free descent” que se basa en usar la cuerda para guiar el descenso y el ascenso, después se pasa al “peso constante” en el que tanto el descenso como el ascenso se realizan sin ayuda exterior, vamos, toca aletear, además de aprender la entrada al agua (duck dive).

Freediving

Freediving

Algo fundamental para la práctica del freediving es la capacidad para compensar los oídos, son descensos relativamente rápidos y hace falta que la compensación se realice sin problemas. Yo por suerte tengo facilidad para compensar y pude centrarme en otros “handicaps” que me parecieron más complejos, por poner un ejemplo sencillo: la lucha contra uno mismo.

Freediving

Freediving

Es una de las sensaciones más fuertes que tenemos y hasta ahora no había sido consciente de ello, las ganas de respirar…. capaces de apagar el cerebro, de empujarte al “pánico”, de potenciar los instintos, acaban llegando a ser controlables, acabas pudiendo jugar con ellas, con los impulsos neuronales que nos hacen creer que necesitamos aire de inmediato. Entonces te das cuenta que puedes superar al cerebro, que eres capaz de vencer los miedos, al menos ese, y cada descenso se transforma en un juego, en un alarde de superioridad respecto a tu mente que se hace público en el mismo momento que sacas la cabeza del agua representado en forma de sonrisa.
Cada vez que haces un freedive la adición se hace más fuerte, pocos deportes he practicado que provoquen en tan poco tiempo un afán de superación tan grande, que potencien la capacidad para luchar contra uno mismo y que tornen los miedos en ansias y las angustias en minucias.

Freediving

Freediving

Freediving

Freediving

Freediving

Freediving

No me ha resultado sencillo, pero tampoco complicado, tal vez sea la razón de este pique que tengo para mejorar mis marcas: llegué a 18 metros en 01:35 minutos y 02:05 en apnea estática.
Hacía tiempo que no le plantaba cara a un miedo de forma tan directa, que no racionalizaba los impulsos hasta llegar a poder acariciarlos como si fuesen perritos falderos. Y no hablo de miedos antiguos, o traumas no superados, hablo de la sensación que se apodera de mi cada vez que estoy respirando en la superficie antes de una inmersión de freediving, ese miedo a superar los límites que nos autoimponemos. Y digo nos “autoimponemos” porque los seres humanos tenemos, al igual que los delfines, las focas y los cetáceos, un reflejo que reacciona al entrar en el agua y que se denomina: “reflejo mamario mamifero”. Esta reacción  provoca cambios fisiológicos en nuestro organismo para adaptarnos a la imposibilidad de respirar. Me pareció muy curioso que aún mantengamos esa capacidad a pesar del tiempo que hace que los humanos somos animales terrestres. Una de las muchas curiosidades que aprendí con la apnea.

Freediving

Freediving

Una vez terminado el curso he seguido haciendo “fundives” en Álvaro Diving, con Sebas, mi instructor, un verdadero crack del freediving y un tipo cojonudo “sin un pelo de tonto”, y con Joseba, otro de los instructores de Álvaro, otro crack que proviene de la pesca submarina con más de 20 años recorriendo las profundidades de Koh Tao. En estos “fundives” pude seguir aprendiendo un montón, disfrutando mucho más y, lo mejor, pude hacer las fotos que ilustran el post, porque, para ser sincero, no me atreví ni a bajar la cámara mientras hacía el curso ni a dejar que Sebas se despistase un segundo de mi para intentar retratarme en mis primeros freedives.

Freediving

Álvaro Diving

La verdad es que me he sentido muy agusto en Álvaro, está en una zona tranquila de Chalok, tiene una zona común para clases y ratos muertos bastante cómoda y con unas vistas inmejorables:

Álvaro Diving

Chalok Baan Kao

Y con Sebas, mi mentor en el freediving, la relación se ha tornado en amistad y estoy seguro de que acabaremos volviendo a darle caña juntos en cualquier lugar del mundo, que quiero seguir controlando las ganas de respirar.

Con Sebas

——————————————-

El vídeo lo grabamos Sebas y yo en Tanote Bay, bajando hasta un catamarán hundido que está sobre los 16 metros. Yo ya “casi” soy capaz de hacer lo mismo que él se marca :p .

Freediving

Freediving

>> Todas las fotos del set de freediving en Flickr <<

Snorkel con la tortuga verde en Shark Bay – Koh Tao (Tailandia) / Foto de la semana

Tortuga Verde

La foto de esta semana es en Shark Bay, una bahia de donde se puede hacer y con tiburones punta negra y tortugas verdes como la que nos encontramos ayer.

Es el único lugar de la isla donde poder ver un escualo buceando (y yo los echo de menos), los que hay aquí son pequeñitos y bastante huidizos, he estado 3 veces y cada vez he visto al menos un par de ellos, pero ayer el momento tortuga fue bastante especial, no había más gente que Virginia, Pilar y yo y pudimos estar más de 20 minutos disfrutando de su presencia, viendo como salía a tomar aire, como se comía (destrozaba a “bocaos“) el coral, como se movía por el agua este “dinosaurio” con cientos de años de “antigüedad“.

Una más de las atracciones de Koh Tao (Isla Tortuga) sin tener que tirar de botella. Parece que no me acabo la isla, cada día me encuentro algo nuevo, aunque ya me queda poco, el 13 de Agosto se me acaba el visado y estoy pensando ya en el nuevo destino… creo que va a ser Sri Lanka, pinta bien, ¿no?.

Si hay qué ser, se sé (Koh Tao – Tailandia) / Foto de la semana

Si hay que ser se sé

Esta semana el protagonista de la foto es Sebas, el instructor del curso de que acabo de terminar con Álvaro Diving en . La foto se me ocurrió la primera vez que vi su , decidí que era algo que tenía que retratar y guardar. Poca gente conozco capaz de tatuarse el pecho con una frase tan… “tan“, y Sebas es una de esas personas.
Él es él y lo tiene claro: Si hay que ser, se sé.

Y por eso empecé el curso de Freediving, porque si hay que ser, se sé, y yo ya soy. Hoy he terminado el curso Nivel 1, para entendernos, soy como un open water del Freediving. He bajado 18 metros con una sola respiración haciendo un tiempo de 1 minuto 34 segundos y llegué a 2 minutos en “estático” fuera del agua.
El curso tiene otros 2 niveles antes del “divemaster“, igual me animo a seguir con ello, es un reto grande competir contra tu cuerpo y ver que se puede vencer al cerebro, cuando dice que no puedes más aún te falta muuuucho para llegar al límite.

Quiero seguir practicando esta disciplina del buceo y en breve contaré como ha sido el curso con más detalle, pero antes tengo que celebrar que no todos los días uno se supera a si mismo de una forma tan intensa. Me voy a tomar algo a la salud de Sebas, que no ha conseguido ahogarme 🙂 .