Sapa. Terrazas de arroz.

Sigamos con el viaje, que es para lo que esta este blog. Continuo por donde andaba, finalizando .

Por suerte para mi la sensacion de llegar a fue como salir de Vietnam. Como ya cuento en un post anterior, en el desde Hanoi a Lao Cai (15 $ litera dura, 9h) conocí a Chii, una joven Hmong que visitaba Hanoi. Hice con ella el trayecto en tren y luego fuimos de Lao Cai a Sapa, fueron 2 $ por 2h en minivan… y con ella entre en Sapa, algo que marco mi estancia allí.

Sapa es un pueblo de las montañas del norte de Vietnam, son 36.000 habitantes y una gran mayoría de ellos pertenece a la tribu Hmong.

Según llegamos Chii me ayudo a buscar hotel, fue el Pinochio, 4 $ por habitación doble con unas de las mejores vistas que he tenido en mi vida. Luego me enseño un buen restaurante local, y muy barato, y paseamos por el mercado. Quede con ella para realizar un treking al día siguiente. Serian 2 días / 1 noche y me alojería en casa de su familia en la aldea de Lao Chai. No fue posible por las condiciones meteorológicas, pero me quede con verdaderas ganas.

Chii, al igual que la mayoría de las mujeres de la tribu Hmong, es guia de treking, artesana, cuida de la casa, la familia, de los hijos (si tuviese), administra el dinero, lo gana, habla ingles perfectamente y hace todas las labores del hogar… mientras los maridos son pasmarotes que se pasan el dia en la calle sin hacer nada o jugandose el dinero al billar… y el único ingles que saben es: «Hello, motorbike?».

Esta es una estructura familiar que se aprecia en todo Vietnam pero que se lleva al extremo en Sapa, las familias se estructuran en una jerarquía matriarcal en la que son ellas quienes mueven el cotarro de todo… y cuando digo «todo«, es TODO. Resulta gracioso ver a las abuelas que se te acercan para ofrecerte pulseras, pendientes, collares, hachis, marihuana, opio… lo que sea, y no les digas que no quieres porque no fumas, porque ese no es motivo para ellas:

– «No pasa nada, yo te enseño, lo primero es empezar con poquito»

Es para verlo.

Como no pude realizar el treking me dedique a pasear por la ciudad bajo una continua llovizna, como todo el pueblo me había visto llegar con Chii no me fue dificil hacer un montón de amigas. Todas las jóvenes Hmong me trataron genial y me ensañaron los mejores sitios locales, yo a cambio las ayude a escribir y leer emails a sus amigos turistas. Hablan ingles infinitamente mejor que yo pero no saben leerlo o escribirlo.

Después de esto me llenaron de pulseras y acabaron discutiendo por ver cual era mi novia… como la media de edad rondaba los 12 años les pedí que dejasen de discutir y me presentasen a sus hermanas mayores, la rápida respuesta de una de ellas fue:

– «No tengo hermanas pero mi abuelo murió y mi abuela esta buscando novio… no tiene dientes pero tu tienes dinero para comprarle unos nuevos, vale????».

Todos estallamos en carcajadas y ahí quedo la cosa. 😀

Otro de los días realice un pequeño treking al pueblo de Cat-Cat. Es una ruta muy sencilla y bastante bien señalizada que puedes hacer sin guia, mas que nada porque aquí la gente si esta dispuesta a ayudarte en el camino, no como en el resto de Vietnam. Con esta pequeña ruta pude disfrutar de uno de los grandes atractivos de Sapa, sus terrazas de arroz. Son unos paisajes preciosos en lo que veía por primera vez cultivar arroz en un clima de montaña.

Sapa es un lugar encantador en el que hice muchos amigos, un montón de españoles, algún argentino, franceses, canadienses… y por supuesto locales. De estos quiero destacar a la pequeña Chu, que con 8 años me dejo prendado de su simpatía y su desparpajo. Desde aquí la mando un fuerte abrazo.

Chu y yo.

Desde Sapa partí en dirección a Laos con la intención de pasar por un puesto fronterizo que habían inaugurado unos meses atrás y del que solo escuchabas problemas, falta de transporte y del que incluso llegaron a decirme varias veces que no existía o era solo para locales.

Yo hice oídos sordos, compre un billete hacia Dien Bien Phu (pueblo fronterizo en Vietnam) por 15$ y partí decidido a salir de ese país lo antes posible y con muchisimas ganas de aventura.

A las 7 de la mañana me recogía una moto para llevarme a la parada del autobús mientras una comitiva de cerca de 15 jóvenes Hmong se habían acercado al hotel para despedirse de mi.

De Sapa me llevo uno de los mejores recuerdos de Vietnam.

El resto de la aventura para cruzar la frontera merece un capitulo aparte.

Todas las fotos de Sapa… que no he incluido en el set de Vietnam.

Te digo adiós aunque sigas conmigo…

La muerte no nos roba los seres amados. Al contrario, nos los guarda y nos los inmortaliza en el recuerdo. La vida sí que nos los roba muchas veces y definitivamente.

François Mauriac (1905-1970).

Si algo me ha dolido en esta despida es más que nada no haber estado allí, no haber podido decirte adiós… aunque se que no te has ido, porque vas a estar conmigo para siempre, y ahora más que nunca vas a viajar, a conocer y aprender todo lo que yo conozca y aprenda, porque pienso enseñártelo todo y te lo iré contando, estés donde estés.

Se que te ilusionaba mi viaje y tu formas parte de el, ahora estás dentro de mi viviéndolo conmigo.

Creo que ya es absurdo, pero siento la necesidad de decirte adiós, porque no he podido hacerlo… han sido 28 años juntos, pero tenia que pasar este año que yo no estoy, como no, la vida siempre se empeña en reírse de nosotros.

Ayer 11 de Mayo de 2008 a las 14.00 horas falleció mi abuelo Aurelio Moya Alvarez, yo me he enterado hoy día 12, en un día que parecía otro cualquiera y que ya nunca lo será.

No puedo estar junto a mi familia pero estoy allí, los 11.000 km que ahora nos separan no son suficiente para impedirme abrazaros y deciros que os quiero y que hay que seguir adelante.

Un abrazo muy grande en especial a mi madre, a mi abuela, a mi padre y a mi hermano y por supuesto al resto de la familia. No penséis que ya no esta, ahora esta en otro sitio, tal vez dentro de nosotros.

ADIÓS ABUELO, TE QUIERO.

* No se si este es el lugar, pero en estos casi 4 meses ha sido donde he expresado mis sentimientos, mis sensaciones y todo lo que me sucedía, es mi forma de comunicarme con el mundo exterior y de decir lo que pienso, por eso he decidido escribir este post. Es mi forma de gritar al mundo.

Utilizamos cookies en nuestro sitio web

Por favor, confirma si aceptas nuestras cookies de seguimiento. También puedes rechazar el seguimiento, por lo que puedes seguir visitando nuestro sitio web sin que se envíen datos a servicios de terceros.