De Guatemala a México (La Mesilla – Ciudad Cuauhtémoc), la frontera sórdida.

cruce frontera

Partí de Nebaj con destino , San Cristobal de las Casas. Me fui de aquel icono con la B en medio de ninguna parte, ese lugar del que google tampoco sabe salir, y dice: “No se pueden calcular rutas entre San Cristóbal de Las Casas, CHIS, México y Nebaj, .”
¿Esto lo he vivido ya?… ah, si, fue intentando llegar.

El camino nadie dijo que fuese a ser fácil. Me levanté temprano y llegué a Huehuetenango en la mañana, almorcé y agarré otro bus (chicken bus) hacia la Guate, el pueblo (2 horas de viaje unos 2 $). Los chicken bus son autobuses escolares estadounidenses reciclados en autobuses de pasajeros. Donde caben 2 caben 3 es la máxima en ese tipo de transportes e incluso, a veces, caben 4 o 5. Aproveché el viaje para reflexionar sobre mi estancia en Guate mientras contemplaba los espectaculares paisajes que daban entrada a la Selva Lacandona chiapaneca.

De La Mesilla fui andando hasta el paso aduanero guatemalteco, hice los papeles y agarré un taxi “colectivo” hasta el paso mexicano, Ciudad Cuauhtémocsin que me robase ningún Amish ni nada.
Este paso fronterizo es de los más sórdidos que he encontrado en centro américa, se nota viciado el ambiente, la gente mira raro y no encuentras demasiados viajeros cruzando por su cuenta, hay viajes que te cruzan de Huehue a San Cristobal de un tirón y de forma fácil… gastas más o menos el doble que por tu cuenta y además, a mi me encanta eso de entrar a cada país por mi cuenta, ver las nuevas caras, sentir los nuevos intentos de timo, jejej… vamos, lo que tienen las fronteras, esos “no lugares“, esos puntos con que la geografía antropocentrista divide el mundo en función al hombre… digo en función a según que hombre y cuanto dinero tenga, claro.
La impresión que me dio este paso fronterizo quedó en nada cuando volví a realizarlo a la vuelta cruzando a eso de las 9 de la noche, os aseguro que gana mucho… en sordidez, por supuesto. Pero esa historia ya llegará.

Y una vez superado el paso mexicano y sellado el pasaporte aún faltaban otras 4 horas de bus hasta San Cristobal de las Casas, en plena Selva Lacandona, territorio zapatista, donde me esperaban mis colegas, los artesanos que conocí en Panajachel.

Tenia ganas de llegar a San Cristobal, el lugar donde comenzó la revolución zapatista del EZLN, ese lugar “mitificadamente utópico” donde “los que son el color de la tierra” se autogobiernan y gobiernan para el resto, para los que nada tienen, al grito de: “¡para todos todo, para nosotros nada!“.
Ese pueblo donde un primero de Enero de 1994 un grupo de indígenas organizados decidieron “molestar” al status quo establecido, eso si, con respeto. Cuando el grupo de hombres armados y con pasamontañas tomaron el pueblo, la gente, los turistas y la prensa se asustaron, muchos intentaron salir, alegaban que perderían sus vuelos, sus trabajos, que no tenían ropa para el resto de los días… entonces Marcos, el eterno Subcomandante, sin hacer referencia a que lo que ellos se estaban jugando eras sus vidas, se disculpó diciendo: “…perdonen las molestias… pero esto es una REVOLUCIÓN“.
Se puede ser revolucionario y educado, no cabe duda.

Mandarín Oriental – Ginebra (Suiza) | Un post 5 estrellas

Mandarín Oriental

Hace un par de semanas tuve el placer de disfrutar de 3 noches de hotel en el MANDARIN ORIENTAL de () por cortesía de Yokmok.

Una de las características principales del MANDARIN ORIENTAL es su categoría de Hotel de Lujo, con 5* y un restaurante Indio (Rasoi by Vineet) agraciado con una estrella Michelín. El hotel está entre los 10 mejores de Suiza, y Ginebra cuenta con 15 hoteles de esta categoría. Una dura competencia para una urbe tan pequeña, son menos de 200.000 habitantes.

Llegamos al aeropuerto de Ginebra y Jorge (co-fundador de Yokmok) vino a recogernos… con un cartelito de la empresa. A mi es la primera vez que me recogían de esa guisa, sobre todo teniendo en cuenta que era para llevarme al gran hotelazo.
Nos llevó hasta el hotel y nos tomamos una cerveza charlando sobre Yokmok, sobre blogs, sobre viajes y sobre Ginebra. Jorge lleva unos cuantos años viviendo allí y nos dio unos magníficos consejos sobre que hacer/ver en Ginebra.

Mandarín Oriental Recepción

Ya en el check-in se puede percibir la razón de las 5* que tiene. Además de la cuidada decoración y el lujo en los detalles, el trato es exquisito, con una educación máxima y una predisposición a ayudar que pocas veces se ve en un sector en el que cada cliente puede convertirse en tu mejor “vendedor“. En este tipo de lugares se nota que tienen la lección bien aprendida.

La habitación que nos dieron fue la Deluxe Rhone, fuera de las Suites es la habitación de máxima categoría. Según Yokmok las 3 noches de alojamiento estaban valoradas en 2.700 €, según el cartelito de la habitación, el precio puede llegar hasta los 1.044 € por noche.
Cesar Gil (Director of External and Guest Relations) me explicó que están obligados a poner el precio máximo al que puede cobrarse esa habitación pero que normalmente hay descuentos: –“…funciona como los billetes de avión de una compañía aérea, con tiempo suficiente puede llegar a tener hasta un 40% sobre ese precio“-. Según Cesar: -“…encontrando las ofertas adecuadas o paquetes, alojarse en un hotel de esta categoría no tiene que ser prohibitivo para nadie“-.

Os dejo unas fotos de la habitación. En la primera podéis observar su sala de estar, con su escritorio, su sofá, su tele, su impresora, su cafetera, su moqueta y todas sus cositas (lamparas, ventanas, cortinas), vamos, no le faltaba ningún extra ni en el mueble bar.

Mandarín Oriental Deluxe Room

En la segunda podéis ver que la habitación tenia cama y unas espectaculares vistas de Ginebra, concretamente de la orilla del Ródano, vale, no se ven las vistas pero creedme, estábamos en la fachada de la primera foto del hotel.

Algo que me sorprendió bastante fue el tema “religioso“. Me explico, si viajas por USA y algunos paises de Europa es muy común encontrar una biblia en los cajones de de noche. En Estados Unidos no hay hotel que no la tenga. Pero en el MANDARIN ORIENTAL lo que tienes es una “carta” de textos religiosos.
Hay una especie de menú, como el de un restaurante, o la carta de almohadas (que también había), en el que puedes elegir las “sagradas escrituras” de la religión que profeses. Había raciones de Biblia, de Torá, de Corán, unos sutras, o un poco de Tripitaka al pilpil. Vamos, como para saciarse (espiritualmente hablando).
Eso, o puedes pedir un día cada cosa y aprender un poco, aunque como lectura de cabecera cualquiera de esos libros pueden ser mejores o iguales que los documentales de por la tarde en La 2 (solo nombrarlos y ataca la siesta).

Mandarín Oriental Deluxe Room

Son detalles que dan a este hotel la categoría que tiene. Como el hecho de que te suban el desayuno a la habitación.
Yo es la primera vez en mi vida que disfrutaba de este servicio y reconozco que no hay nada como desayunar en la habitación leyendo el Herald Tribune y disfrutando de un buen café centroamericano y de los primeros rayos de sol del día… a eso de las 10 am.

Mandarín Oriental Deluxe Room

No me costaría nada acostumbrarme a una vida así… estoy convencido de que nací para ser rico y el destino me está poniendo a prueba. Es únicamente mi faceta camaleónica y la capacidad de adaptación al entorno las que me han permitido dormir en los “peores” y los “mejores” lugares del mundo sin desentonar en ninguno de ellos.
También es cierto que en “los mejores lugares del mundo” solo he dormido una vez y el resto es mi día a día… aunque si pasé 18 meses durmiendo en hoteles de menos de 10 dolares creo que podría pasar otros 18 durmiendo en hoteles de 1.000 pavos la noche. ¿Algún esponsor para mi nueva idea de vuelta al mundo High Cost? :p.

Mandarín Oriental Deluxe Room

En cuanto a los servicios hubo varias cosas que me llamaron la atención. No me refiero a los baños, que eran espectaculares, todo en mármol, con su albornoz, sus zapatillas y un kit completo de utensilios de baño que quedan muy bien en mi mochila.
Me refiero a servicios del hotel. Uno que nunca había visto es el Night Service… no penséis mal. Es un servicio que pasa a última hora de la tarde para arreglar los detalles, rehacer la cama y cerrar las cortinas. Si, entran a cerrar las cortinas. Es lo que tiene “vivir bien“.
También quiero hacer mención expresa al tema de Internet en la habitación. El coste es de 20 €/día o X€/hora, no recuerdo. Entiendo que para una persona que paga esa cantidad por dormir, pagar 20€ más por Internet es nada, pero creo que ha llegado el punto en que Internet debería ser un servicio gratuito en hotelería. Por lo menos el WiFi.
Siempre he criticado, y seguiré haciéndolo, los lugares en los que me he alojado que no ofrecieran este servicio como gratuito. Bien es cierto que en la recepción hay una especie de zona de Internet y solo hay que pedir la clave de la habitación para poder usarlo de forma gratuita. Digno de agradecer.

Y esta creo que es la única “medio crítica” que podría hacer al lugar. El resto fue una estancia “de lujo“, nunca mejor dicho.

El último día tuve el placer de desayunar con Cesar Gil (Director of External and Guest Relations), quería que le contara como había sido mi experiencia en el MANDARIN ORIENTAL y yo aproveché para interrogarle sobre Ginebra, Suiza y los entresijos de la dirección de hotel de esa categoría. Un desayuno muy interesante y enriquecedor que terminó con la invitación de Cesar para hacer un recorrido por las instalaciones y Suites del hotel finalizando con una comida, junto a Jorge (Yokmok), en el restaurante de cocina mediterranea Le Sud, uno de los 2 restaurantes del hotel.

Me alucinó ver esas impresionantes Suites de hasta 15.000 € la noche, ver que cuando alguien piensa que vive “como Dios” hay otro al lado que vive mejor, pero nadie le ve porque su Suite tiene ascensor privado desde el parking. La de escalafones que hay entre las “castas” altas.

Mandarín Oriental Suites

Este hotel está frecuentado por directivos de empresas, dirigentes políticos, económicos, diplomáticos y requiere unas grandes medidas de seguridad y protocolo. Una de las frases de Cesar que se me quedó grabada mientras nos hacía la ruta fue:
-“Te puedo decir quien ha dormido aquí, pero no quien va a dormir“-.

Mandarín Oriental Suites

Mandarín Oriental Suites

Mandarín Oriental Suites

Y después de visitar las Suites, algunas instalaciones del hotel tales como la sala de Fitness, la sauna, el restaurante Rasoi by Vineet (estaba cerrado ya que no abre los lunes) y una sala con fotos de los principios del glamuroso edificio, nos dirigimosa  Le Sud, ya en compañía de Jorge, para disfrutar de un excelente menú de cocina mediterranea regado con unos magníficos caldos de la tierra.

Comida

Quiero dar las gracias a Jorge, a Cesar Gil, a Yokmok y al MANDARIN ORIENTAL por esos 3 días en Ginebra, por como nos trataron, nos guiaron y nos ayudaron con todo lo que estuvo en su mano. ¡Gracias!.
Y hablo en plural porque eramos 2 y voy a aprovechar para dar las gracias también a mi compañera de viaje, Clara, que ayudo en gran media a que estos 3 días acabasen siendo una pasada. ¡Gracias Clara!

>> Más fotos del MANDARIN ORIENTAL GENEVA <<

Actualización: Releyendo el post he visto la cantidad de veces que uso el: “es la primera vez en mi vida que…”, y… una de 2, o hay un montón de cosas que no he hecho nunca o en este finde he tenido más lujos que en la media. ¿He dicho “o”?, queria decir “y”.

Valencia en Fallas | La nit de la Cremà

Falla con luna

Falla de Nou Campanar con la Superluna al fondo.

Este año he ido a ver Las de nuevo. Son unas fiestas a las que soy asiduo, voy todos los años si no es por causa mayor… es por fallera mayor. Y dejando a un lado los chascarrillos os explico un poco de estas fiestas.
En principio consisten en tirar petardos y todo aquello que haga ruido, quemar cosas, comer, beber y bailar (de las cosas que se suelen hacer en público). Esto a simple vista, en profundidad son más o menos lo mismo pero sabes donde estás, a donde quieres ir y que hora es. El día es siempre lo de menos.
Vale, parece que no he dejado los chascarrillos.

Las Fallas son unas fiestas que se celebran en la Comunidad Valenciana entre el 15 y el 19 de Marzo,  los prolegómenos duran bastante más y los “postergómenos” aún los estará sufriendo alguno.
La fiesta se llama así por las “esculturas” de madera y corcho blanco que sacan a la calle para ser admiradas, primero, y quemadas después.

Falla

Falla de Nou Campanar antes de ser quemada.

Arde el genio

Falla de La Olivereta en la Nit de la Cremà. Foto por Andrés Llorca.

Proviene de la quema de desechos de los talleres de carpintería, “en cualquier excusa es buena para montar una fiesta… a beber!!” (Buenafuente dixit).
Durante estos días se llena, es una de las fiestas más internacionales del país y moverse por la ciudad sin conocerla puede convertirse en una carrera de obstáculos. Lo suyo es pasar el tiempo en la calle, viendo fallas, mascletás, los castillos y por las noches, cuando los bares están llenos… a las verbenas.
Muchos valencianos pertenecen a alguna de las fallas y pasan tiempo en el Casal Faller, poder ver uno y compartir la fiesta con ellos es muy interesante, divertido y ayuda a conocer un poco más de esta tradición. El Casal es el lugar donde se reunen los miembros de cada falla, los “socios“, los que con su aporte, ayuda y esfuerzo financian a los artesanos que trabajan en este curioso “arte efímero” que se crea para ser destruido, o quemado en este caso.
Debe ser curioso ver como se quema el trabajo de todo un año.

Yo tengo familia y amigos allí, no suelo perder la oportunidad de ir en estas fechas y la verdad es que me hacen sentir como en casa. Espero seguir disfrutando de estas fiestas y de Valencia por mucho más tiempo. (Pero no me trateis tan bien que me quedaré pegado, ¡gracias!)

Y como ya he dicho, Valencia se llena de gente, a veces mola “ver las fallas” desde los ojos de otro, o de su pantalla LCD.

Detalle

Turista haciendo una foto de la Falla de Nou Campanar.

No son estrellas

No son estrellas, son cámaras y teléfonos móviles en la cremà de la Falla del Ayuntamiento. Foto por Andrés Llorca.

>> Algunas fotos más de las Fallas <<

La superluna de Valencia | Fotografía

La luna de Valencia

Esta es una foto de la el día 19 de Marzo, la Superluna vista desde la Nit de La Cremà, en Las .
Unas horas más tarde acabaría todo, el fuego se llevaría el trabajo de un año, el frío y la escasez del invierno, en estas fiestas que conmemoran el equinoccio de primavera.

Fui a vivir las Fallas un año más, a ver si acabo de procesar algunas fotos y hago la crónica.

Pero es que este año, además de las Fallas y los petardos, pudimos ver esta espectacular imagen que merece disfrutarse sola.

Nebaj, en El Triángulo Ixil – Guatemala

Este es, más o menos, el recorrido que hice para llegar a Nebaj desde Xela, el icono con la B en medio de ninguna parte, un lugar hasta al que a google le cuesta llegar, y dice: “No se pueden calcular rutas entre Quetzaltenango, y Nebaj, Guatemala”.

Una de las razones principales por las que vine a Nebaj, al Triangulo , fue un email. Un email de un gran amigo que recorrió cetroamérica cuando yo estaba empezando mi viaje. Un email que no he podido olvidar.
Le he pedido a Israel Quirós (ese GRAN amigo) que me lo reescribiese. Tenia partes muy personales que tal vez no viniesen a cuento aquí. Le he pedido que me dejase mostrar “sus” sentimientos en mi blog. Y ha accedido. Gracias compadre.
Siempre digo que cada viaje es distinto, que cada lugar se hace con las experiencias que allí te suceden.
A Nebaj le tengo cariño, pero no por lo que yo viví allí… le tengo cariño por lo que vivió Quirós.
Os dejo el relato de su experiencia, aunque parezca largo lo recomiendo encarecidamente. Me ha dicho que recorte, modifique o adapte pero… he preferido no tocarlo. Este es su viaje, un poco del mio y ahora, parte del vuestro.
_______________________________________

Salud camaradas.
Escribo desde Nevaj, desde las montañas de los Cuchumatanes, Guatemala.
Los altos de Guatemala suelen escapar a los itinerarios tradicionales, tanto que lo tenía pendiente desde mi último viaje a Guatemala.
Es difícil llegar y es difícil pensar por qué he decidido caminar por este lugar, pero hay algo que recordar, hay alguna razón personal que me ha traído hasta aquí.
La belleza de las montañas sobrecoge. Los Cuchumatanes son mayas, sus montañas y colores son mayas, las sonrisas, el viento y el agua de los ríos son mayas.
Pero hoy mientras caminaba con un guía local toda esa belleza se ha escondido, ha quedado en un segundo plano mientras se imponía el relato de mi compañero.Es un relato de guerra y humillación Son historias de guerra mezquina, son historias sin colores,  son historias de sufrimiento, del grito de la sociedad civil. Un grito que duró nada menos que 36 años de guerra de guerrillas en Guatemala.
Mi compañero es un excombatiente del  EGP (ejercito guerrillero de los pobres) uno de los grupos insurgentes que más tarde formarían  el URNG , la unidad revolucionaria nacional guatemalteca. La historia comienza explicándome el motivo por el cual  decidió subir a las montañas. Tras muchos años trabajando en el campo y tras sufrir un grave accidente el terrateniente patrón decide echarle, expulsarle de la tierra que tantos años había trabajado. Después de esto recibió ayuda de excombatientes y finalmente llegó a recuperarse mientras escuchaba historias de guerrilla, entre otras aquellas que contaban que aprendieron a leer y escribir en las montañas mientras luchaban por sus tierras y por una Guatemala libre. Lo tenía claro se decide y se lanza al monte.
Mi compañero cada cierto tiempo para, respira, y mira con anhelo montañas y ríos. Son silencios que informan, silencios necesarios que mantienen y crean la historia. Son esos silencios los que construyen los que enuncian, los que educan.
A veces prende un cigarrillo, y señala con un palo a donde nos dirigimos.
Continúa mientras dirige su mirada a un grupo de casas que aparecen discreto en un valle, y se decide a contarme la trágica historia del lugar. Con su voz perdida, me sitúa es el año 1982.
Realizando trabajos comunales, su escuadrón bajaba periódicamente a colaborar con los campesinos mayas de la zona, pero al llegar la noticia de la llegada inminente del ejercito nacional informan a los líderes de las comunidades que la zona debe de ser desalojada, el ejército nacional conoce la relación de las comunidades y la guerrilla y esa relación pone en peligro al pueblo. Los escuadrones del EGP han formado en ciudadanía han educado, han informado a las comunidades pero ellos, un pueblo humilde sin pretensiones políticas decide quedarse, y el escuadrón regresa a las montañas con intención de organizarse. Ellos quedan, permanecen en sus casas, en sus tierras.
No pueden dejar eso, por eso son ellos mismos.
Otra parada, otro silencio, y otro cigarrillo. Esta vez queda parado en un alto, mirando las primeras casas, las primeras cuadras de la comunidad. Yo me siento y miro el suelo.
El ejercito se sitúa en la zona, se reune con los representantes de las comunidades y les informan que a partir de ese momento formarán parte de los “Comandos de solidaridad” (paramilitares), triste el eufemismo, ¿verdad?. Los líderes locales no tienen otra opción y acceden, sus ideas por supuesto no callan, pero no hay otra alternativa, así se juega en las guerras.
Tras la negociación los hombres son separados de las mujeres y de los niños, les reúnen en la escuela y tras un par de días mostrándose amigables y tratando de conseguir su confianza  y una vez separados y tranquilos, me cuenta sin poder terminar la historia sin encender otro cigarrillo, que todos los hombres fueron masacrados, las mujeres violadas y envenenadas con veneno agrícola y más tarde quemadas….
A todas menos a una. Hubo una mujer que pudo escapar y contar la historia en las montañas.
La guerrilla, el EGP, difundió la noticia por toda Guatemala consiguiendo la unión y la fuerza de otros grupos insurgentes. La sociedad civil se implicó, movimientos de solidaridad internacionales se unieron y dieron la fuerza moral que enriqueció el aparato militar insurgente, apoyando el brazo político de la guerrilla, el URNG. Por fin las voces no se callaron y las fuerzas se equilibraron hasta conseguir años más tarde,  en 1986, el inicio de unas negociaciones que finalizaron con el acuerdo de paz en 1992.
Desgraciadamente ahora soy yo el que enciende un cigarrillo mientras reflexiono.
Esta historia forma parte de un intercambio de correos que durante un tiempo mantuve con un buen grupo de amigos. Entre ellos tu, PaKo. ¿Te acuerdas?
El correo continuaba recordando mis años de universidad cuando se presentó uno de los firmantes de los acuerdos de paz, un excombatiente que había pasado media vida en las montañas por los derechos civiles e indígenas del pueblo guatemalteco, Vino para dar una conferencia magistral sobre el conflicto y los derechos humanos en Guatemala, era el año 2002. En esa conferencia solo estábamos 8 personas, un auditorio vacío para unas palabras de esperanza, representando una triste metáfora de nuestra sociedad. Un auditorio vacío en la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid.
¿Te acuerdas como terminaba el correo PaKo?
Terminaba con rabia, recuerdo que escribí con los ojos llenos de rabia, como los tengo ahora mismo mientras recuerdo y transcribo la historia, te preguntaba por qué no sabíamos esto, qué pasó, por qué no tuvo esta historia trascendencia como la historia Sandinista o la revolución cubana.
La respuesta la encontraba tristemente en el punto débil de nuestra sociedad, necesitamos al mercado hasta para este tipo de vínculos. Guatemala nunca ha estado en nuestras ropas, no hay ningún primer plano de un tipo con barbas serigrafiado en nuestras camisetas con un slogan de “viva Guatemala libre”, sin embargo, todos hemos llevado camisetas molonas del che.
Para mí fue un duro impacto darme cuenta de esto, darme cuenta de que necesitaba un producto que se ofrecía en el mercado para formarme, necesitaba que un grupo de punk hubiera gritado viva Guatemala libre¡¡¡¡¡¡¡¡
Tan solo fueron 8 personas a la conferencia PaKo.
Y sin embargo gracias a mano negra, gracias a The Clash por recordarnos a America Latina, por contarnos historias, por situarnos un poco más cerca.
Salud compañero.
_______________________________________

Yo no viví esto, incluso viví algo contrario. Escuché a la población maya alabar las bondades del gobierno (dictadura) de Ríos Montt, acusado de genocidio y etnocidio por tribunales internacionales, imputado por crímenes contra la humanidad.
Mucha de esa gente piensa que las desapariciones, los asesinatos, fueron culpa de la guerrilla. A día de hoy la propaganda de aquella dictadura unida a la “incomunicación” que sufre la población indígena han conseguido cambiar la historia para aquellas gentes.

Tal vez nunca sepan la verdad. Tal vez ningún grupo punk nos cantó sobre Guatemala. Tal vez nuestra ideología se nutre de productos, nos la imponen los mercados. Tal vez al mundo no le interesan estas cosas y solo algunos nos empeñamos en buscar en sus cloacas, espero que no sea solo para rebozarnos en la mierda, espero que lo que buscamos sea limpiar esas cloacas… y empezar de nuevo.
Por lo menos me queda esa esperanza. Sobre todo cuando veo que no estoy solo. Siempre voy a tener a Quirós.
Muchas gracias compañero.

Os dejo un vídeo del camino hacia Nebaj. En las paradas las masas de “mamitas” atacan los transportes para intentar sacar unos Quetzales que les ayuden en su largo camino. El camino hacia la DIGNIDAD.

Xela (Quetzaltenango): treking, relax y cubos de rubik – Guatemala

Xela

Xela o la casi impronunciable Quetzaltenango es una ciudad de 150.000 habitantes situada en el oeste del país y cercana a la con .
Como ya he comentado, la razón principal para venir aquí fue la idea de ascender Tajumulco.
Llegué con Jonathann, y fuimos directos a casa de una amiga que él había conocido viajando por El Salvador. Le dijo que pasase y que no había problema en quedarnos a dormir en su casa. Estaba viviendo con su pareja (ambos franceses) en desde hacía unos meses, intentaban trabajar en cooperación y mejorar su ya bastante buen castellano.

Cuando llegamos a la pequeña casa de 2 habitaciones nos recibieron con los brazos abiertos, solo había un pequeño problema, otros 2 suecos que tenían allí alojados. Nos tocaba un colchón en el salón. –“¿Y eso es un problema?”-, dijimos nosotros.
Y es que esta pareja eran unos apasionados del Couchsurfing, una red social asentada en mas de 230 países y territorios y que se basa en la “hospitalidad“. La gente pone su sofa (couch = sofá, surfing = surfing :p ) a disposición de quien lo “necesite“.
Se usa mucho entre viajeros, es la forma más barata de alojarte en los lugares y normalmente suele ser con gente local, un plus añadido.
Hay varios perfiles, está la persona que le gusta alojar gente en su casa y conocer viajeros de otros lugares, los que lo hacen para conocer alguien a quien luego poder ir a visitar en su país, los hay viajeros empedernidos que solo se dedican a surfear sofás intentando integrarse al máximo en los lugares donde están, esto es, viviendo con gente local… y muchísimo más, hay perfiles de todo tipo. Yo nunca lo he probado, no lo descarto, pero si me ha pasado acabar en casas de gente que está acostumbrada a alojar en Couchsurfing, estos suelen ser de los mejores anfitriones que se puede encontrar. Les encanta tener invitados 😉 .

Y así fue, nos hicieron sentir como en casa, tanto que cuando nos fuimos a Tajumulco ellos marchaban a pasar unos días a Cuba y nos dejaron las llaves de la casa para que dejásemos las cosas y nos relajasemos al volver de la ascensión. Estuvimos 2 días. Paseando por Xela, descansando, tomando “chelas” con los amigos artesanos de Pana que andaban por allí en su camino hacia México… y, por supuesto, practicando la nueva habilidad que aprendimos (Jonathann y yo) en nuestro hogar en Xela.
Marie no solo nos acogió, nos trato como amigos y nos dejó la casa unos días… por lo que no podremos olvidarla nunca es porque nos enseño uno de los secretos del universo… nos enseñó a resolver el cubo de Rubik. Si, si,  como os lo cuento. Algo que nunca en mi vida pensé que fuese a ser capaz de solucionar. La primera vez que lo terminé solo fue como si hubiese conseguido alcanzar el Nirvana.
Ahora llego a hacerlo en algo menos de 2 minutos.
Os dejo un vídeo que demuestra que soy capaz, que siempre hay incrédulos.
Avisó que el vídeo es un “coñazo“, soy yo haciendo el cubo 3 minutos en un plano secuencia. Tardo tanto porque ante la cámara decidí no arriesgar y tomármelo con calma. Ahora le toca a Jonathann intentar superarme, que menudo pique tuvimos allí.

De entre las cosas más valiosas que aprendí en los 18 meses de viaje esta es una de ellas. Las otras 2 principales fueron que aprendí a bailar salsa y a andar con las manos.
Tres cosas increíblemente útiles en el mundo moderno, como podéis imaginar no hay día que no use una de ellas.
Que me decís, 18 meses muy bien aprovechados, ¿verdad? :p .

>> Todas las fotos de Guatemala <<