La Plaza del Zócalo (México)

El Zócalo

La primera imagen que me viene a la cabeza cuando pienso en el es la Plaza del , no voy hablar de lo inmensa que es y lo pequeño que te sientes dentro, ni de su vistosidad y la vida que rebosa durante todo el día… y no lo voy hacer porque ya lo he hecho. Pero es que si no, hubiese tenido usar esas mismas expresiones, tarde o temprano, para referirme a la ciudad.

Aunque esta plaza no es lo primero que vi.
Llegue en bus y me dirigí al que sería mi hogar durante esos días. Cerca del Bosque de Chapultepec, al final del Paseo de la Reforma. A Jesús le habían trasladado desde Madrid para un proyecto en el DF y me quedé en su casa el tiempo que estuve allí.
Lo primero que me enseñó nada más llegar fue el centro de la ciudad y la estampa que se quedaría grabada en mi cabeza para representar el DF, la Plaza del Zócalo.

es caótico, no lo entienden ni los mexicanos. No es para todos, ni para pocos. El Distrito Federal es inmensidad y abundancia, de cantidad. Solo hay que tomar el metro en hora punta, o cualquiera de sus arterias principales. Más vale tener paciencia.
Pero tiene un encanto especial, un punto surrealista… me resultaba curioso pasear por sus callejuelas,preguntando si iba por buen camino: -«no, para allá te asaltan»-, nos dijeron al salir de Garibaldi sin saber que caminábamos hacia Tepito. – «Gracias»- respondimos nosotros, y media vuelta. Y eso fue lo más peligroso que me pasó, bueno y unos tacos al pastor demasiado picantes :p .

Catedral Metropolitana

Me resulto mucho más tranquilo y acogedor de lo que esperaba, también tuve la suerte de encontrar y reencontrar buenos amigos, eso ayudó, pero los paseos por la ciudad al atardecer, las salidas nocturnas, las aventuras diurnas… fueron de lo más apacible y relajado (o no :p). Me hizo pensar que las cosas cambian pero la fama queda, es cierto que me dijeron que hace años no podías andar por el Zócalo después del atardecer, en 2009 comprobé que aquellos tiempos habían pasado. O tal vez fuese magia… de los «chamanes aztecas» que por allí pululan.

Chaman

>> Todas las fotos de México <<

El DF lo procesé cruzado – México

Zócalo

El título del post no es ningún tipo de frase en jerga «latina«, es lenguaje fotográfico. El proceso cruzado (cross processing) es «es el método de procesar deliberadamente película fotográfica en una solución química destinada a un tipo diferente de película.» En palabras de Wikipedia (Proceso cruzado), y para los menos «doctos«, en mi caso consiste en revelar el carrete de diapositiva como si fuese un carrete de negativo normal.

Fue en el donde, por alguna extraña razón, empecé a echar de menos mi Holga, una cámara Lomográfica de medio formato con la que me encanta jugar. Para mi es la parte divertida de la fotografía; romper encuadres, estereotipos, técnicas y tradiciones… no saber nunca con que te sorprenderá, en colores, contrastes, saturaciones…
Igual es lo que sentí allí y por eso debió ser que me hubiese gustado tenerla conmigo.
Y como nada es imposible y el mundo digital no tiene porqué acabar con el analógico he decidido procesar una serie del DF con esta técnica.

Zócalo

Alrededores del Zócalo

Zócalo

Aunque no es solo el DF, son también los alrededores, las salidas de un día que hice en esta inmensa megaurbe de casi 9 millones de habitantes. La ciudad más poblada del continente americano.

En el Distrito Federal pasé más de 10 días y esta es mi forma de presentarlo. Va a dar para unos cuantos post, que lo merece, en los que hablaré de museos y de Diego de Rivera, de plazas inmensas y callejuelas estrechas, de discotecas y pulquerías, bosques y rascacielos, de luchadores, de mariachis, de tequila, de aztecas, de , de trajineras, de canales… resumiendo, hablaré de contrastes y un sin fin de aventuras que viví allí.

Bosque de Chapultepec

Xochimilco

Xochimilco

Teotihuacan

Esto es solo el aperitivo, un pequeño reportaje «cruzado» con el que mostraros mi visión de este «megalodonte» de ciudad que me encantó y en la que pasé unos días bien chidos con buenos carnales, chelas, churros y un chingo de tacos.
Me gustó tanto que casi no consigo salir, perdí el bus hacia Mérida y tuve que continuar la despedida hasta el día siguiente. Igual influyeron  las 25 horas de autobús que me esperaban para llegar al Yucatán.

>> Set en Flickr: DF Cross Processing <<

Semana Santa Pagana… de 2009, en Montañita (Ecuador)

Doy un gran salto cronoilógico para contaros que de esta guisa llegaba a Montañita para pasar Semana Santa allí. Estaba con Quirós haciendo de raid () una parte de la Ruta del Sol ecuatoriana. En la foto lo que no se percibe es que la furgoneta que nos recogió estaba llena de cajas… de pescado, y estaban volviendo después de descargar.
Y con ese magnífico olor, que por suerte aquí no llega, y nuestros sombreros Panamá recién comprados cerca de Cuenca (), hicimos la entrada triunfal al pueblo más crápula que encontramos en la ruta sudamericana.

Hace poco he visto unos post de Carmen en Diario del viajero sobre los guetos de mochileros más frenéticos de Ásia, esta el Volumén I y el Volumen II… y Montañita es eso mismo pero al otro lado del Pacífico.
Así los define Carmen:

Normalmente, en nuestros viajes buscamos escapar de nuestra rutina diaria y experimentar otras realidades; cuando más diferentes a la nuestra, mejor. Por eso es difícil que un viajero que presuma de serlo reconozca que le gustan los “guetos” de ; esas calles o barrios que en países como Tailandia, Indonesia o Vietnam nos hacen dudar de encontrarnos realmente en un exótico país tropical a 10.000 kilómetros de nuestra casa.

¿Os parece que esta foto es en Ecuador?. Eso es justo Montañita, el lugar en el que pasé una de las Semana Santas más paganas que nunca he vivido. Un lugar para el cachondeo en medio de Ecuador, llego de gringos, surferos, cerveza, discotecas, bares, restaurantes, tiendas, artesanos y… lo más importante… PianoCocktails. Pero esta es una larga historia… y parte de ella hay que preguntársela a El Poeta.

A Montañita llegué por recomendación de Mónica, una amiga ecuatoriana que había conocido unos meses antes en Los Ángeles (USA). Esto es lo único que puede diferenciar Montañita de cualquier otro lugar del Banana Pancake Trail, o el Gringo Trail… que también van los ecuatorianos. Su concepto del pueblo es el mismo que pueda tener yo, o tu, van a pasárselo bien.

Y así sucedió, acabé viendo los atardeceres cabeza abajo… ¿o era el amanecer?. Como para acordarse.

A ver que tal esta Semana Santa, no creo que la temperatura sea la misma pero las ganas de disfrutar si. ¡Pasadlo bien!

* Como mi cámara es incompatible con el alcohol, la arena del mar y el agua de la playa (en el orden que sea) casi no tengo fotos de Montañita. Estas se las he tomado prestadas a Quirós, mi compañero de PianoCocktail. ¡Gracias por las fotos!

Oaxaca, ciudad rebelde – México

Free Palestina

Un conflicto magisterial puso a la ciudad de en el mapa internacional el 14 de Junio de 2006. Más de 30.000 maestros fueron desalojados del centro histórico de la ciudad por medio de gases lacrimógenos y balas de goma.
Las exigencias que les llevaron a la huelga no eran del agrado del entonces gobernador Ulises Ruiz Ortiz y ordenó a la policía una brutal represión contra los manifestantes.
Estas «injustas» exigencias de los maestros eran: «Mejorar la calidad de las escuelas oaxaqueñas, además de un mejor mantenimiento a las escuelas que se encuentran en zonas rurales«.

Días más tarde se creaba la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO), un conjunto de organizaciones sociales que luchó por las reivindicaciones de los maestros y dio pie a otros sistemas organizativos no vinculados a los modelos tradicionales.
A primeros de 2009, cuando yo llegaba a Oaxaca, estos modelos aún se mantenían, convirtiendo a esta en una ciudad rebelde, que intenta transformar la sociedad desde dentro, desde el debate y la conversación, intentando no olvidar y tener presente que el estado de bienestar es una lucha de todos, no de unos pocos.

Mamitas

En Oaxaca (se pronuncia UAJACA) la calle está tomada por la ciudadanía y hay un sin fin de actividades a las que apuntarse y de las que aprender… pero también basta con pasear por el centro histórico, declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO en 1987, para disfrutar de sus colores, de su luz, de la belleza de esta extrovertida ciudad.

Caminando

Me alojé en el Hostal del Mercado, cerca del centro histórico, por unos 8 euros en dormitorio con desayuno incluido y me moví andando, callejeando por la cuidad. Tengo muy buenos recuerdos de los paseos, las iglesias y catedrales, el y el mercado, pero sobre todo de la gente, los vendedores ambulantes, los músicos, los artesanos, los limpiabotas y las charlas que tenia con ellos cuando me preguntaban «que hacia todo el día dando vueltas con la cámara colgada del cuello«.
Disfrutar -, les respondía sonriente antes de que estallasen a carcajadas.

Platicando

Vendedora

Rojos

Limpiabotas

También pasé en alguna ocasión por el Espacio Zapata, estaban organizando diversas actividades promovidas por ASARO (Asamblea de Artistas Revolucionarios de Oaxaca), uno de los APPOs creado en respuesta a la petición de organización en múltiples frentes por parte de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca.
Disfruté de las exposiciones, las charlas sobre la situación política y social en y las alternativas artísticas, en su caso, a los modelos establecidos de creación y difusión de las obras.
Y uno de los días realizaron la proyección del documental La cuarta guerra mundial, que trata sobre una supuesta nueva guerra mundial, la de los pueblos contra las clases dirigentes. Un interesante documental que con una visión global analiza los diversos conflictos internacionales para convertir la tierra en un inmenso campo de batalla.

México

Y luego llegaba la noche y la amplia oferta de música en vivo que tenia la ciudad. Rock, cantautores, o grupos de música latina con los que seguir perfeccionando mis dotes como bailarín de salsa… algo fundamental en Latinoamérica, o bailas salsa o no eres nadie. Y me tocó aprender y bailar salsa con las oaxaqueñas, entre «Coronitas» y Mezcal.
Cada vez estaba sintiendo más lo que es México, y aún me faltaba el Distríto Federal (ciudad sin ley, ciudad con wey)… y mucho más.

>> Todas las fotos de México <<

Oaxaca (México) en HDR – Fotografía

Catedral

Las Imágenes de alto rango dinámico (HDR) son un conjunto de técnicas que permiten un mejor rango dinámico de luminancias entre las zonas más claras y las más oscuras de una imagen del que técnicas de imagen digital estándar o métodos fotográficos pueden ofrecer.
Vía: desenfocado studios

Y esta es una de esas imágenes HDR, no es una técnica que me guste demasiado pero consigue sacar las sombras sin quemar las luces, algo que le hacía falta a esta foto. La luz era dura aquella tarde y a pesar de que la zona en sombra desaparecía en la foto no me resistí a intentar la composición.

Fue mi primera tarde paseando por cuando me topé con el de Santo Domingo, declarado, junto con todo el centro histórico de la ciudad, Patrimonio Cultural de la Humanidad.  Bueno, me topé con el Templo,  con el vendedor, el kiosco, la plaza y el atardecer… todo a la vez, conjugado para obligarme a intentar mi primer HDR. Y aquí os lo dejo.

Oaxaca me pareció una ciudad muy interesante, con un espíritu reivindicativo que impregna el ambiente, una ciudad que se mueve, bonita, con una amplia oferta cultural y social, extrovertida. Otra ciudad colonial empedrada y colorida, pero con algo especial que me cautivó. Tal vez la noche oaxaqueña tuvo algo que ver… mejor os lo cuento la semana que viene :p .

¡Buen fin de semana!

Mi viaje, mi blog, mi Twitter…

En El Viajero de El País
Foto vía: Minube

Pues resulta que si. Este sábado, como me dijo Ele, mi nombre se vió escrito en letras de imprenta.
Este blog salió reseñado en un artículo de El Viajero, el suplemento de viajes de El País, titulado “Mi viaje, mi blog, mi Twitter“.
El artículo trata sobre las distintas fases por las que un viajero pasa en un viaje, desde el principio hasta que acaba plasmado en un blog. Pero no un perfil cualquiera:

…un perfil de viajero que nunca ha pisado, o hace años que no pisa, una agencia de viajes, que se confecciona su propia guía, a medida, descargándose información de la Red, que se monta su escapada ratón en mano, la retransmite a través de Twitter y, ya a la vuelta, la cuenta en su blog o en las redes sociales.

Es un artículo muy interesante con una recopilación de enlaces imprescindibles a la hora de viajar. Y he tenido la suerte de que me incluyesen ahí, y lo mejor, junto a otros grandes viajeros y amigos (Pedro Jareño, Flapy, Miguel Nonai, Paco Nadal…).

Ha sido un grata sorpresa para este fin de semana plagado de viajes. Tengo que contar como fue el Travel Bloggers Meeting (#TBMBCN), pero ya vendrá, mientras, podeís leer lo que les ha parecido a Pau: «Mi #TBMBCN» y al Capitán: «El Barco del Amor del Travel Bloggers Meeting #TBMBCN», que tambien me mencionan y, la verdad, me hace más ilusión que lo de El País… no es modestia, es aprecio, a este par de Cracks, con mayúsculas.