Volando sobre la Gran Muralla China

Volando en la Gran Muralla China

El primer reporte desde no podía ser otro. Aquí estoy volando sobre la , uno de esos lugares mágicos, mitificados y famosos en el mundo entero. De forma merecida, todo hay que decirlo.

Es una de las mayores obras realizadas por el ser humano, patrimonio de la humanidad por la UNESCO y nombrada como una de las 7 maravillas del mundo moderno. ¿Se me olvida algo?… si, se me olvida decir que por ahora ha sido lo más impresionante que hemos visto en el viaje, pero sobre todo por la posibilidad que tuvimos de verla casi solos, sin muchos más turistas, sin la masa que todo lo cubre en China. La mejor experiencia en este camino que avanza hacia Tíbet con ganas e ilusión.

Puedo decir que me ha tocado un grupo genial, siempre dispuestos y activos (tal vez demasiado, no se quedan quietos ni un minuto los/as jodíos/as :p) que no para de bromear y aprender en esta aventura que casi acaba de empezar. Nos quedan 16 días y un montón de hueco en la mochila para las anécdotas y lo que encontremos por el camino.

Mañana toca Xian y en 3 días el tren de las nubes hasta , donde espero volar de nuevo. Ya tenemos pensada la foto, una vuelta de tuerca a los vuelos de siempre. A ver que queda. Hasta entonces a ver si me da tiempo a escribir algo, aunque no os prometo nada, el tiempo escasea, las conexiones no son demasiado veloces y la censura China complica bastante la interacción… bueno, la complica un poco que siempre hay forma de saltarse las prohibiciones, ¿no?. Para eso las ponen, para entretenernos un rato.

Regreso a China (De Beijing a Katmandú por tierra)

Tienda

Mañana vuelvo a . Un país que fue el primer destino de la vuelta al mundo y al que no he regresado desde entonces (hacen ya unos 5 años y medio), y no por falta de ganas, la verdad. Vuelvo a las luces de neón, a la uniformidad distinta, a la masificación, a la diferencia, a la incomprensión… vuelvo a este país curioso y «algo raro» que no deja indiferente.

No consigo salir de Asia, regreso una y otra vez aunque mi cabeza esté puesta en otra parte del globo. No soy yo quien dirige mis viajes, parece que el viaje se empeña en llevarme por su camino, trazado o improvisado, por una serie de lugares comunes en los que ya me siento cómodo, o al menos, en los que no me siento demasiado extraño.

Banderas

Este viaje va a tener bastante poco que ver con el de la otra vez, por un lado son solo 21 días… y digo solo, la otra vez formaba parte de un viaje que duró 18 meses, la ruta es completamente distinta, mientras que la vez anterior visité de Shanghai hacia el sur esta vez empiezo en y la idea es hacer Pingyao, Xian y de ahí ir hasta en el tren de las nubes para recorrer durante 9 días, contemplar algunas de las cumbres más altas del planeta (entre ellas Everest) y acabar en Katmandú cruzando la Carretera de la amistad para regresar desde esta caótica ciudad de Nepal hasta Hortaleza. Cerca de 3.500 km por tierra en una aventura que pinta muy bien, Tibet era una de esas zonas que siempre han estado en la lista de pendientes y que al fin voy a poder ver con mis propios ojos.Y el factor que va a convertir este viaje en algo totalmente distinto a lo que estoy acostumbrado es que esta vez no voy solo, voy con otras 10 personas.

Este viaje voy a probar la experiencia como coordinador para El Paso del Noroeste llevando a ese grupo de 10 personas desde Beijing a Katmandú.

Masa

Es la primera vez que intentaré algo así aunque ya he guiado por las profundidades trabajando como DiveMaster en Tailandia o Filipinas pero nunca lo había hecho en la superficie. Bueno, al menos nunca había guiado oficialmente, porque es una labor que he realizado de forma extraoficial en numerosas ocasiones llevando desde amigos hasta desconocidos a descubrir conmigo los destinos que he recorrido. Por suerte la filosofía de PW es practicamente así, me voy a disfrutar de China y conocerla mejor acompañado por otr@s 10 viajer@s algo menos experimentados. No suena mal, ¿verdad?.

Estoy deseando probar todos los platos que no degusté en mi primer paso y sobre todo estoy deseando volver a NO poder entenderme con l@s chin@s, a discutir con ell@s o hacer que lo hago sin saber si el tono con el que me hablan es normal o me están gritando enfadados, a sentir que el raro soy yo y no ellos (como parece que sentimos «en casa«), estoy deseando descubrir más de su milenaria cultura y tradiciones, deseando que me enseñen a contar el tiempo en milenios y no en siglos, estoy deseando alucinar con la o los Guerreros de Terracota… y así podría seguir hasta el infinito.

Chin@s

Estoy deseando volver a verlos… ¿me habrán echado de menos?.

Estoy desando volver a decir Nihao!. 

Una ración de calas y playas en Menorca (Islas Baleares)

Cala Pregonda

no es solo , por supuesto, pero es que me apetecía hacer el contra-post a las Pinceladas de Menorca sin playa que publicó Carmen hace poquito. Además de que quitando un atardecer no había hablado ni mostrado más que sus fondos marinos.

Aquí va una ración de calas y playas, porque fue lo principal que hicimos en esta escapada, una semana entre aguas azules transparentes y baños en un Mediterráneo que en Menorca parece la piscina con las aguas más claras en la que me he bañado.

La primera que visitamos fue Pregonda (foto de arriba). Se encuentra en la zona norte y dentro de una zona protegida de especial interés. Los paisajes de la aproximación son bastante bonitos y no es un camino largo desde donde dejas el coche. Hay varias calas, esta es la tercera, la cuarta se puede observar al fondo de la foto.
Aguas azules turquesa, tranquilidad y «no demasiada» gente.  Tiene unos islotes en frente y no está mal para practicar un poco de freediving con fondos de arena al principio y rocosos cerca de los islotes. No baja más de 6-8 a no ser que te alejes bastante.

Cala Macarella

Otra de las calas que visitamos es un clásico en la isla: Cala Macarella. La foto es desde el camino a la Cala Macarelleta que está al lado y es aún más espectacular si cabe (foto de abajo). Es más pequeñita y si vas temprano está perfecta pero en cuanto avanza el día empiezas a notar algo más de una masificación relativa. Se controla porque cierran el parking y solo permiten entrar a medida que otros salen, razón por la que es conveniente ir bastante pronto.

En Macarelleta el agua toma tonos de un azul más verdoso que en Macarella, la claridad del agua en cuanto te alejas de la playa es espectacular pero no tanto como se podría pensar cuando ves las calas desde arriba. Como tienen mucho barco y personas la arena del fondo se acaba levantando y formando partículas que no permiten unas visibilidades tan espectaculares como hay en otras calas.

Cala Macarelleta

En un post anterior ya expliqué que un factor fundamental para encontrarse las calas con aguas claras es el viento. No merece la pena ir a la cala que quieres, merece la pena mirar de donde sopla e ir a una del lado contrario. Si sopla de sur a norte y así.

No lo hicimos ese día por las ganas que teníamos de ver estas preciosas playas y lo pagamos con algo de alga y mucha partícula en las profundidades… comparado con otros días y otras calas, claro. En las fotos ni se aprecia y se ve espectacular pero imaginad como sería un día en el que el viento soplase de sur.

Cala Macarelleta

Yo creo que estaría el agua plana sin las formas de movimiento y el snorkel hubiese sido una pasada. Al parecer a la derecha de Macarella hay una zona con algo de profundidad y más vida que cerca de las playas.

Cala Morell

Nuestra cala para por las tardes era Cala Morell, pero de ella ya os he hablado y se mereció un post entero sobre sus atardeceres.

Playa Tortuga

Playa Tortuga es de las calas con un acceso menos sencillo, no por la complicación, más bien por la distancia desde el lugar en el que aparcas el coche hasta que te estás bañando. Los parajes son espectaculares, puedes acercarte al Faro de Favàritx y su increíble emplazamiento y caminar el cerca de kilómetro y medio que hay hasta la playa. Ya sea por gusto o porque no tenías claro donde habías quedado con Enric para la sesión de fotos a las coreógrafas holandesas (cosas que pasan en un viaje a Menorca).

Playa Tortuga

Esta zona es el Parque natural de s’Albufera des Grau y solo por ver esta parte del este de la isla merece la pena el paseo. Y por un bañito en sus aguas sin lugar a dudas.

Cala Presili

Resulto que la sesión era en Cala Presili, otra que hay al lado, entre el Faro y Playa Tortuga. Ese día reunía las mejores condiciones para la sesión de fotos y allá que nos fuimos… aunque Pablo y yo llegásemos casi un par de horas tarde por eso de no mirar los carteles ni saber donde estábamos yendo.

Playa de La Vall

La última cala que visitamos en Menorca fue La Vall, una de las Platges d’Algaiarens. Como teníamos poco tiempo buscamos una cercana a Ciudadella que tuviese un acceso sencillo. Ni nos molestamos en pasar por las siguientes, al parecer andando llegas a algunas con menos gente e igual o más bonitas.

Con esta preciosidad nos bastaba, unas horas más tarde estaríamos volando hacia Madrid sin muchas ganas de abandonar ese paraíso que es Menorca.

En familia por El Dossel / Foto de la semana

Andrés, Esther y Vega en Cullera

Esta semana me he escapado para ver amigos y familia por y antes del próximo destino, os lo cuento la durante la semana que me voy el viernes 😀 .

La foto en es la de El Dossel en Cullera al atardecer y los protagonistas Esther, la pequeña Vega y Andrés.

Bucear en Menorca: Inmersiones y fotos en Fornell con DivingMenorca.com

En línea

El día empezó temprano y con ilusión, hacía ya unos meses que no bajaba con botella y aunque el freediving me encanta la sensación de tranquilidad, el sonido de la respiración y el tiempo que permite estar bajo el agua el submarinismo es algo que en determinados momentos me puede.

Además, esta vez estaba el aliciente de que para la primera inmersión Enric me dejaba su cámara… mi primera vez con un pepino de tales características (sigo hablando de la cámara) y encima ya le tenía pillado el «tranquillo» con las sesiones que habíamos hecho en apnea los días anteriores.

Swing through

El lugar elegido fue Fornells y el centro Diving Menorca, son colegas con los Enric ya trabajó en El Hierro y la confianza y el buen rollo se notaron desde nada más llegar, aunque viendo al resto de clientes (y mi propia experiencia) no hace falta ser amigo «de antes» para que te traten como si lo fueses.

El centro se encuentra dentro del Hotel Club Carema y tiene acceso directo a la para hacer los bautizos allí mismo o para pillar la zodiac y dirigirse a los distintos puntos de de la Reserva Marina de Tramontana.

La primera inmersión que hicimos fue Llosa dels Ocellers, bajo el faro de Cavallería. Es bastante entrenida, estuvimos 57 minutos a una profundidad máxima de 25 metros con una visibilidad de entre 15 y 20. La temperatura que me marca el computador es la mínima y fueron 19º al entrar en un túnel de 10 metros que hay a 25 metros de profundidad… y yo soy demasiado tropical para bucear a 19º… ufffff.

El resto de la inmersión son cañones y fondos rocosos, perfecto para centrarme en los paisajes submarinos ya que el objetivo que llevaba era un 16-35mm y tanto angular convierte a la fotografía macro y los detalles en una labor imposible. Además de que el flash se le había estropeado a Enric unos días antes y a esas profundidades la luz escasea.

Contraluz

Contraluz

Paisajes

Rocas

Mero

En esta primera inmersión vimos algunos nudibranquios, un gusano plano, cigarras de mar (dentro de la cueva) y los meros de estas fotos. La fiesta vendría en la segunda, esta fueron paisajes y sensaciones.

Mero

Flotando

Flotando

Cenital

Enric estuvo más centrado en cuidar de Helena, que hacía tiempo que no bajaba… y fue gracias a ello por lo que acabé yo de fotógrafo (si no me da que no me deja la cámara, jijiji).

Medusa

La parada de seguridad la pasé entretenido con una medusa que pasaba por allí. Me encanta verlas moverse en el agua, no son animales que puedan provocar cariño, está claro, pero no puedo negar que su cuerpo y su forma de avanzar siempre me han provocado curiosidad.

***

La segunda inmersión fue Llosa Patró Pere, ya dentro de la Reserva marina de Tramontana. Se notó más vida que en la anterior y estuvo bastante bonita pero a mi los 19º de la primera ya me habían dejado tocado. Esta vez fueron 46 minutos a 22,6 metros y con 21º de temperatura… tengo que confesar que antes de la parada de seguridad me propusieron dar otra vuelta y dije que no a pesar de tener todavía medio tanque entero (110 Bars). ¡Estaba congelado!… y con un traje de 5,5 mmm… ya no valgo «pa ná«.

fiesta del pez

Las fotos de esta inmersión son de Enric, que volvió a recuperar su cámara y se nota. Además tuvo suerte y pudimos disfrutar de serviolas, dentones, barracudas, corvas, meros, bogas, castañuelas y un par de pulpos. Hubo un momento que parecía una verdadera «fiesta del pez«.
* (Lo de que Enric «tuvo suerte» es un claro intento de justificar la razón por la que sus fotos molan más que las mías :p) *

barracudas

barracudas

mero

Y mientras todo esto sucedía por allí andaba Pablo retratando los acontecimientos con un juguetito analógico y su particular visión del mundo. Lo mejor/peor fue cuando el carrete apareció por el suelo de la zodiac todo mojado y la sorpresa ha sido al ver el revelado de las imágenes. Con un procesado salado (que le digo yo) no hace falta photoshop ni filtros de Instagram para darles el precioso tratamiento que muestran. Me han encantado, otra gran obra del gran Pablo.
Nos acompañó para hacer algo de snorkel mientras nosotros bajábamos y disfrutar de los espectaculares paisajes de la zona. Aún no se ha animado a sacarse el Open Water pero creo que ya le queda poco 😉 .

fotos Pablo

fotos Pablo

fotos Pablo

fotos Pablo

A la vuelta limpiamos los equipos y los dejamos mientras charlábamos de lo que acabábamos de ver, de inmersiones por el mundo y de viajes futuros y soñados. Me encontré bastante agusto buceando con DivingMenorca, un centro pequeño y muy familiar en el que desde el primer momento te hacen sentir como en casa, tanto los instructores como los divemaster.

Las inmersiones las disfruté, no son los paisajes coralinos o los grandes bichos a los que estoy más acostumbrado (es el Mediterráneo), pero yo disfruto buceando. Si veo algo mejor, si es bonito mejor, claro, pero solo la sensación de la presión, la ingravidez y el sonido de las burbujas me relaja tanto que no necesito más.

Bueno, una birra al terminar, que no va a ser todo trabajar :p .

DivingMenorca

DivingMenorca

Si decides bucear en y te animas a hacerlo con Diving Menorca no te olvides de comentarles que vas de mi parte y tal vez haya algún descuento 😉 .

>> Todas las fotos del set de Menorca en Flickr <<

Utilizamos cookies en nuestro sitio web

Por favor, confirma si aceptas nuestras cookies de seguimiento. También puedes rechazar el seguimiento, por lo que puedes seguir visitando nuestro sitio web sin que se envíen datos a servicios de terceros.