Myanmar (Birmania), algunos datos prácticos y muchas opiniones.

A lo lejos...

Este es uno de los pocos países que he visitado que requiere preparar un poco el viaje, al menos en determinados aspectos concretos.

Personalmente me gusta llegar a los lugares lo más “virgen” posible y no miro demasiado, tal vez lea algún libro (para este viaje fue Los días de Birmania, de Orwell, que me prestó Iván Marcos antes de salir), o miro algunas fotos de lo que no me puedo perder, pero soy de trazar la ruta sobre la marcha e improvisar lo máximo posible, si un sitio me gusta me quedo más, y si no tengo tiempo de ver algo y me quedo con las ganas… ya volveré.

En el caso de Myanmar es conveniente saber ciertas cosas antes de planear la ruta; las zonas vetadas para el turista (el noreste que linda con China y algunas zonas fronterizas con Tailandia), las que solo se puede acceder por avión (norte y zonas tribales del este) o las que se escapan a los presupuestos ajustados (Nay Pyi Taw, la actual capital administrativa)…

Otro dato importante es la imposibilidad de utilizar cajeros automáticos (** Editado, ver abajo), pago con tarjeta o cheques de viaje en todo el país. Por tanto hay que entrar con todo el dinero que creas que te puedes gastar, en dolares o euros a ser posible, en efectivo… y lo que es más importante, que los billetes estén en perfecto estado. Si tienen dobleces, están escritos o con alguna imperfección se niegan a aceptártelos para pagos o cambio en bancos, solo puedes cambiarlos en el negro y con un tipo de cambio bastante más bajo que el oficial. A mi este detalle se me olvidó y las he pasado canutas para colar los billetes con “imperfecciones”. Tampoco aceptan determinadas series de billetes de dólar, como los de 1996, las razones de esta manía no las saben explicar ni ellos, es cosa del gobierno. Lo mejor es decir en el banco donde saques antes de entrar que necesitas billetes nuevos, no te van a poner problemas y te ahorrarás muchas discusiones una vez dentro del país.

Respecto a alojamientos, en relación a lo que encontré en 2008 ha cambiado bastante. Los precios por habitación sencilla no bajan de 8 $ aunque la media suele ser de 10 $ (el alojamiento y las entradas se pagan en dolares, el resto en Kyats, por eso NO hay que cambiar todo el dinero que lleves). Yo recuerdo que en mi anterior viaje conseguí dormir por 5$ en bastantes lugares, ahora es misión imposible, estos son, por supuesto, precios para el turista y te encuentras con hostales, hoteles o guest houses con muy diversas calidades cobrando el mismo dinero por habitación. Lo más barato fue en Hpa-An, el acogedor Soe´s Brothers Guest House 6 $ sin desayuno y lo más caro en relación a la calidad, el horripilante y asqueroso Emperor Hotel en Bago, 10$ por habitación sin desayuno. Aunque en Bago hay poco donde elegir y casi ninguno se puede quitar la etiqueta de asqueroso. La limpieza ni siquiera brilla por su ausencia, porque allí nada brilla.
Lo que más me llama la atención es que en la mayoría de alojamientos encuentras a birmanos alojados y está claro que un local no puede permitirse los 8-10 $ que cobran a los , en el país ese dinero es una fortuna, con lo que, si pago más por el mismo servicio, me están engañando.

He terminado de corroborar esto con los transportes, que desde 2008 también se han encarecido (para el turista) en casi un 200% sobre el precio real. Ahora no hay prácticamente forma de regatear, tienen los precios pactados entre todas las compañías, e incluso con los hoteles, y necesitas tener suerte para sacar un billete por menos del “estándar para el guiri”. Lo triste es que en este caso también estamos recibiendo el mismo servicio por el doble de dinero, lo que para mi es nuevamente un timo.
En conocí a un joven birmano con el que luego coincidí en el viaje de a . Yo había pagado 12.000 kyats por el trayecto y él, que iba más lejos, había pagado 6.500 kyats, cuando le pregunté la razón me dijo: “es porque tu eres turista”, con gesto de desaprobación.
Y así me dediqué a preguntar en todos los lugares y todo el tiempo era igual, si no tienes los ojos rasgados pagas el doble, y no solo eso, tu en vez de bajarte en el centro de los pueblos o ciudades te llevan a la estación (que suele estar fuera) para que tengas que pagar un taxi o trishow, del que supongo se llevan comisión.
A la llegada a Bago, como ya había estado en la ciudad más veces, me levanté cuando llegaba a la zona de hostales y me dijeron: “no, aquí no hay parada”, en un país en el que cada cual dice que donde se quiere bajar… y entonces solté un: “a ver si es que tengo cara de tonto, aquí paras a cada uno donde le da la gana y ¿a mi no?, porque creo que he pagado lo mismo que el resto por mi billete, es más, ¡he pagado el doble!”, en ese momento agacharon la cabeza y detuvieron el autobús en el lugar que les había dicho.

Lo de las comisiones de los “taxistas” es curioso, en pedimos al taxi que nos llevase al hotel Nylon, cuando llegamos estaba lleno y buscando acabamos en el Garden, que está al lado, mientras Jordi subía las cosas yo me quedé esperando abajo y de pronto entró el taxista, fue al mostrador y el chico del hotel le dio dinero, cuando estaba saliendo me vio y agacho la cabeza. Entonces me levanté y pregunté al chico de recepción si le estaba pagando comisión, y le conté que él no nos había llevado a ese hotel, que nos llevó al Nylon pero al estar lleno llegamos por nuestro propio pie al otro… el chico resignado me dijo que si no les pagan esa comisión dejan de llevarles clientes, aunque en realidad no les había llevado ningún cliente.
Me dijo que en temporada baja dependen totalmente de los “taxistas”, yo fui más allá y le pregunté si nos lo había cargado a nosotros y me dijo que como no entramos con él nos había dado el precio real, que lo pierden de su margen, pero que si hubiésemos entrado con el taxista nos hubiese subido el 10 o 20 % de la comisión del tipo. Yo ya lo sabía y nunca les dejo entrar antes que yo, muchas veces te siguen y corren para entrar antes diciendo que te van a ayudar con el inglés, no hagáis ni caso.
Otro ejemplo curioso, en llegamos a las 4 am y un pesado nos siguió durante 10 minutos mientras buscábamos el hotel, cuando le mande a la mierda por cuarta vez decidió irse, al rato encontré el hotel que buscábamos y vi a los chicos de recepción durmiendo dentro, mientras yo buscaba el timbre para llamar sonó el teléfono del hotel, lo cogieron y salieron a abrirme, mi pregunta fue: “¿han llamado para decir que estoy en la puerta?”…. su respuesta mirando al suelo fue: “Si, pero no te preocupes, el hotel está lleno”. Por suerte pude ir a otro al que nadie llamó para avisar y llevarse una comisión a mi costa.
En me contaron en una tienda que ya les piden un 20% de lo que compren los que llevan, la chica de la tienda se ha negado (antes era el 10%), y ahora le boicotean.

Yo supongo que en su caso tal vez intentase lo mismo, somos ricos comparados con ellos, pero empiezo a notar que la sonrisa perpetua va dejando de serlo y que la gente de la calle comienza a pensar que si los hostales, transportes y restaurantes cobran el doble al turista… ¿porque no van a poder hacerlo ellos?. Me da pena ver como ha cambiado un país que me enamoró, como dejan de vernos como personas para vernos como si fuésemos dólares.
Pero no solo les culpo a ellos, cualquiera que llega soltando el dinero como si no costase ganarlo contribuye a que esta gente piense eso; que no nos cuesta ganarlo… y yo me he pasado 2 años ahorrando y malviviendo para poder malvivir en este viaje, como supongo que el resto se pasan el año ahorrando para poder disfrutar las vacaciones, pero una cosa es disfrutar y otra cargarse un país. Hay un concepto que se llama “turismo responsable” y creo que se le da menos importancia que la de verdad tiene. Ya conté mi experiencia en Atitlan (Guatemala) con Nacho, es muy bonito ir soltando propinas y seguro que tiene que ser gratificante pensar que haces felices a las personas y solucionas sus vidas… pero es que eso no lo hace nunca el dinero, si quieres solucionar sus vidas te vienes aquí y curras con ellos canalizando agua, llevando tendido eléctrico o asfaltando carreteras, pero ya está bien de ir salvando el mundo a base de caridad porque lo único que se consigue es destruirlo.

Estas son mis conclusiones, las conclusiones de un país que se grabó muy hondo dentro de mi y por lo que creo que esto me ha molestado más, además de que esta vez al ser la segunda y no venir tan “de viaje” me ha hecho analizar todo demasiado.
Jordi me ha dicho unas cuantas veces que “segundas partes nunca fueron buenas”, tal vez tenga razón, pero es algo que me apena mucho, me apena pensar que el dinero pueda cambiar a la gente, y más que pueda cambiar una gente tan buena y tan honrada.
El sector turístico se está pervirtiendo a pasos agigantados, mientras, el que nada tiene sigue dándolo todo, aunque sea con una simple sonrisa o una mirada cómplice, y eso es lo que me sigo guardando y lo que me llevo, algo que en mi balanza siempre va a pesar más que el resto, igual que espero que en tu balanza el final de este post pese más que todo lo malo que he contado.
Myanmar es un país precioso con una gran mayoría de gente encantadora, si lo visitas está en tu mano que siga siendo así, demuéstrale a cada persona con la que hables, con la que trates, que eres mucho más que un dólar, porque estoy seguro de que es así.

(*) Todas estas conclusiones las he sacado hablando con los locales, que es lo que más me gusta hacer cuando viajo, pero si pasas de refilón, solo viendo paisajes y caras, tal vez no te des cuenta de ello. Las fotos que ilustran el post son de la Golden Rock, una pagoda a la que me negué a entrar, tras 40 minutos de subida andando, por no pagar los 6$ que cobra el gobierno a los turistas, y es que mi dinero vengo a dejárselo al pueblo, no a la junta militar.
(**) Editado: 3 de Febrero de 2013. He leido en diferentes medios que Mastercard y Visa empiezan a operar en el país y he visto fotos de cajeros en Yangón. Este handicap a la hora de visitar el país parece que tiene sus días contados. Aunque, hasta que se establezca, sigo recomendando entrar con el dinero en efectivo tal y como cuento en el post.

A lo lejos...

>> Todas las fotos de Myanmar en Flickr <<

Atardeceres y amaneceres de Myanmar, algunas fotos sueltas.

Sunset

Y esto son algunas fotos sueltas que no tenía muy claro donde meter, la primera es el atardecer desde el barco que nos llevó de Bagan a Mandalay. Casi llegando al final del recorrido, es uno de los puentes que cruzan el Ayeyarwady (Irrawaddy) poco antes de llegar a la ciudad. No hace falta decir mucho más viendo la imagen y los colores.

Sunrise...

Esta siguiente es, como no, el amanecer en Bagan. Está tomada con el móvil, con una aplicación que se llama Retro Camera (en Android) y que me gusta bastante, no es que sea una pasada pero me moló como quedó la toma… sobre todo porque la cámara de mi HTC Tattoo es una caca de cósmicas proporciones.

En U Bein´s

Y ahora un par en las que salgo yo, que cada vez me voy animando más a sacarme… será por la GoPro cortesía de Malevolo que mola mucho el angular que tiene… eso y las «criticas» que recibo porque nunca salgo en las fotos, venga, ya podéis darme caña con el «vaya barbas, que pelos, estás más delgado o ponte camisetas con mangas» :p .

La foto es del atardecer desde el U Bein´s Bridge, en Amarapura.

En Bagan...

Y por último otro amanecer en Bagan, el día que volé por allí…. con sus globos al fondo y sus miles de templos… me encanta este lugar. También tomada con la GoPro.

Con esto se termina el periplo birmano, falta un post de y muchas opiniones y a continuar el viaje… os tengo que contar como fue por Tailandia aunque igual antes hago un post para poneros al día de por donde ando y lo que me depara el futuro, que no es poco…

>> Todas las fotos de Myanmar en Flickr <<

Shwedagon Pagoda, un lugar mágico en Yangón – Myanmar (Birmania)

Full Moon Day

Si esta pagoda es mágica de por si, tener la suerte de contemplar como es un día de luna llena en su interior es de las mejores experiencias que se pueden vivir en Myanmar.

Para un budista el templo no es como el concepto cristiano de «la iglesia«, no es solo para los domingos antes del vermú (vale, tal vez sea generalizar demasiado), las pagodas y templos son lugares de reunión, de socialización. Son la forma de salir de la rutina vital para entrar en la paz y la tranquilidad, para disfrutar de la vida contemplativa, y por supuesto, de la oración, la meditación y la religiosidad. Y diferencio el termino religiosidad de religión porque el budismo para los budistas más que una religión es una forma de vida, una filosofía, y la religiosidad no se basa en una doctrina, se basa en un concepto mucho más amplio, el de la espiritualidad.

Full Moon Day

El budismo es una «enseñanza«, una filosofía «no teísta» (gracias Flapy por la aclaración, yo siempre decía atea) basada ante todo en el respeto, en una serie de valores que no implican veneración y sumisión a un ser supremo, que se aleja de directrices inviolables abriendo al pueblo (a cada uno) la posibilidad de la verdadera felicidad, de encontrarse a si mismo y descubrir tu propio camino.

Por eso, entrar en la Shwedagon Paya, una de las pagodas más sagradas de todo Myanmar, te transporta a un mundo de sensaciones, de sentimientos, de pensamientos encontrados y momentos indescriptibles. Conversar con la gente que no duda en acercarse a ti para intentar transmitirte y enseñarte como es su forma de vida es tan interesante como simplemente observarles, ver como viven el budismo, como viven su budismo, cada uno a su manera.

Full Moon Day

Full Moon Day

Construida sobre 8 cabellos de Buda hace entre 2500 y 1500 años, se trata de una de las pagodas más impresionantes que he visto en el sudeste asiático, la única pega, los 5 $ de entrada que van para el gobierno. Si fuese para mantenerla no dudaría ni un momento a la hora de pagarlos, pero tengo claro que a lo que van destinados es a mantenerlos (a los miembros de la junta militar).

Rezando...

He comenzado el post hablando de que los días de luna llena la pagoda llega a ser más espectacular, la razón es que Buda, Siddhartha Gautama, alcanzó la iluminación (el nirvana) en una noche de luna llena y esto convierte los días en que la luna nos ilumina con todo su esplendor en los más sagrados para cualquier seguidor de esta enseñanza, de la enseñanza budista.

No tuvimos tanta suerte como para que ese día la luna se encontrase sobre el templo, estaba baja y algo cubierta por algunas nubes, pero aún así la gente no lo dudó y acudió en masa, como hacen cada 27 días, para disfrutar y conmemorar el día en el un joven de 35 años decidió sentarse bajo el árbol de la sabiduría y no levantarse hasta que hayase la respuesta al sufrimiento.
Y ahí nació el Dharma, la enseñanza, de como logró liberarse de la vida terrenal y alcanzar la iluminación (el nirvana).

Entrada

Rezando...

>> Todas las fotos de Myanmar en Flickr <<

>> También puedes ver como fue mi experiencia en Yangon en 2008 <<

Recorriendo lo que dejan del estado Kayin (Karen): Pah-An y Thamanyat – Myanmar

Aung San Suu Kyi

Pah-An es la capital del estado Kayin, anteriormente conocido como Karen, una de las pocas regiones que tienen frontera con Tailandia a las que el gobierno permite cierta «libertad de movimientos» al turista. Supongo que lo que permiten ver es una zona tranquila y la parte fronteriza donde se encuentra la guerrilla independentista Karen la tienen bien blindada.

En esta zona persiste un conflicto armado entre la minoría Karen y el gobierno birmano que dura años, no es el único en Myanmar, casi todas las minorías étnicas (Kachin, Shan, Mon, Chin…) tienen grupos guerrilleros que, en una guerra civil no reconocida, viven enfrascados en una continua lucha por sus derechos. La junta no admite estos conflictos y los periódicos «gubernamentales» (todos) no cesan de dar noticias sobre altos el fuego y treguas nunca verificadas… lo que está claro es que en Mae Sot, al otro lado de la frontera, no paran de entrar refugiados que huyen de la represión gubernamental, y las cifras no bajan por muchas aperturas que prediquen.

Esta es la única parte de este viaje en la que no había estado ya en 2008, la idea era llegar a Hpa-An para, desde allí, desplazarnos al Monasterio de Thamanyat, el lugar donde vivió unos de los Sayadaws más famosos de Mynamar: U Winaya. No fue fácil ya que los autobuses no venden billetes a extranjeros y la única forma de llegar es por medio de un Pick-Up, la razón… que la gente de la zona no habla inglés y les da vergüenza tratar con extranjeros, te dicen en alguno lados, la realidad, que no te adentres demasiado en «su realidad«.
El monasterio de Thamanyat fue uno de los visitados y venerados del país, principalmente por la fuerza y la energía que desprendía U Winaya, una especie de «Papa«, un Sayadaw capaz de movilizar miles de fieles desde todos los puntos del país, tanto para venerar a Buda como para apoyar la lucha de Aung San Suu Kyi y su padre, una lucha a favor de la democracia.
U Winaya murió en 2003 y desde entonces el monasterio no ha vuelto a ser lo mismo.
El nuevo Sayadaw no tiene la fuerza, el poder que transmitía el anterior, y la gente ha dejado de acudir en masa, esperando que tarde o temprano llegará un nuevo Sayadaw capaz de movilizarles y transmitirles los verdaderos principios del budismo, o de la democracia.
Lo que encontramos fue un lugar desolado, sin gente, con menos de una cuarta parte de los monjes que allí vivían y sin el encanto del lugar mágico que fue una vez, Thamanyat era otro monasterio más, aunque para mi nunca dejará de ser especial.
Nada más llegar se hizo cargo de nosotros Sa An Pinya, un joven monje de origen hindú con un inglés bastante bueno. Nos ofreció alojarnos en uno de los aposentos donde dormía U Winaya y nos contó toda la historia de cambio de aquel lugar desde la muerte del Sayadaw y la posterior profanación de su tumba.
En 2008, 5 años después de su fallecimiento, el mausoleo de U Winaya fue asaltado durante la noche, un grupo no identificado se llevó su cadáver en una furgoneta. A día de hoy sigue sin saberse demasiado sobre estos hechos, aunque nadie duda de la larga mano de la Junta Militar y lo que ese gran monje supuso en el camino a la democracia.
Para saber un poco más sobre este tema recomiendo este extenso artículo en The IrrawadyWill Thamanya Sayadaw’s Body Ever Rest in Peace? (¿Descansará en paz algún día el cuerpo del Sayadaw de Thamanya? )

Estuvimos allí hasta la mañana siguiente, alojados gracias a la hospitalidad de los monjes y su caridad para con nosotros. No nos cobraron nada por el alojamiento y las comidas (vegetarianas) del comedor popular al que toda persona tiene acceso, aunque antes de salir decidimos hacer una pequeña donación como gesto de gratitud, algo totalmente voluntario.

La noche fue paz y relax hablando con Pinya, me enseñó los principios de la meditación budista, concretamente de la corriente Vipassana y las distintas formas de emprender el camino. Como todo, estoy convencido de que no es suerte, es constancia, y con tiempo y práctica es fácil seguir la senda contemplativa. Por ahora mi cerebro funciona más deprisa de lo que me gustaría y no para de desviarse en los intentos, y por otro lado, a mi cuerpo le cuesta la postura y me pide movimiento, me molesta y me entretiene. Supongo que llegará el momento en que consiga unirlos como uno solo y pueda recorrer mi camino interior, en el exterior avanzo cada día, mientras tanto, como me dijo Pinya, solo hay que querer para poder.

Mi casa...
La foto es de la «casa» que me hice en Thamanyat para que no me comieran los mosquitos, con mi mosquitera, mi aislante autoinflable y mi saco de seda duermo como un rey allá donde me alojen, yo me hago mi propia Suite.

Y al día siguiente volvimos a Hpa-An para alojarnos de nuevo en el Soe´s Brothers Guest House (6 $ sin desayuno), uno de los alojamientos más acogedores (y baratos) que encontramos en Myanmar. Allí no hicimos mucho, yo me pasé la tarde jugando al Sepak takraw con los taxistas locales, alucinaban con mi capacidad, pero para alguien con tantas horas de parque jugando al haki este juego no tiene misterios, y a la mañana siguiente salimos para Kyaiktiyo a ver la Golden Rock… al historia me la ahorro y ya os la cuento en las conclusiones, que de interesante no tiene mucho.

La foto que encabeza el post es en algún lugar de Myanmar, en una tienda, y muestra uno de las cambios más grandes que noté en el país, no es solo que se pudiese pronunciar el nombre de Aung San Suu Kyi y su padre, es que incluso se podían ver fotos y sedes del NLD (National League for Democracy) en muchos lugares. ¿Algo está cambiando o se están dando muchas capas de maquillaje?, la junta no lo se, la que no se corta con el maquillaje es la señora Hillary Clinton, una de las primeras representantes internacionales en visitar el país y reunirse con la «Lady» tras esta «supuesta» apertura que están iniciando.
¿Que futuro le depara al pueblo birmano?, ¿será mejor el yugo estadounidense que el chino?… se admiten apuestas.

En un rato… a Myanmar (Birmania), deseando oir su Mingalaba.

En un rato salgo de Bangkok en dirección a Rangún, Myanmar… la antigua y evocadora Birmania. Ya estuve en 2008 durante la vuelta al mundo y vuelvo ahora a un país que me encantó, un país que disfruté como pocos, por sus paisajes, sus tradiciones, pero sobre todo por sus gentes.

No tenía pensado volver tan «pronto«, pero esta vez voy por un precioso proyecto (del que aún no se puede contar nada), que voy a realizar junto a Jordi Llorens con el apoyo en la distancia de María Cañellas, Jesus Paz Muñoz y Malevolo.

Estaré en Myanmar hasta el 11 de Diciembre que tengo el vuelo de vuelta a Bangkok, allí la Junta Militar tiene bastante limitado el tema internet y no tengo claro si podré dar demasiadas señales de vida, lo intentaré, no os quepa duda, que las censuras y las barreras están para saltárselas. Además llegamos en buen momento, parece que el país intenta empezar a abrirse de nuevo al mundo. La junta recula y se espera una oleada de cambios que tal vez lleven algo de libertad a las buenas gentes birmanas.

Mientras, para que no os aburráis, he dejado unos cuantos posts programados que irán saliendo durante la semana… con la esperanza de que allí encuentre conexiones y podáis seguir leyendo la aventura, eso será que yo puedo escribir.

Y como el otro día los que nos aburríamos eramos nosotros, 6 días en Bangkok sin mucho que hacer son 6 días largos, decidimos jugar un poco y entretenernos preparando este vídeo para enseñaros una de las muchas curiosidades de Bangkok, el Wat Traimit.
El que habla es Jordi, detrás de la cámara vuestro servidor, siempre operando en la sombra. ¡Espero que os guste!

Utilizamos cookies en nuestro sitio web

Por favor, confirma si aceptas nuestras cookies de seguimiento. También puedes rechazar el seguimiento, por lo que puedes seguir visitando nuestro sitio web sin que se envíen datos a servicios de terceros.