Timur Guesthouse, un hogar en Kota Bharu (Malasia)

Timur Guesthouse

Llegué a la estación de autobuses desde Perhentian y según me bajé del autobús pregunté a una parejita si conocían algún lugar barato donde alojarme que estuviese bien, era mi primera vez en y no tenía mucha idea sobre la ciudad, mi intención era gestionar el visado de 2 meses para Tailandia y no pensaba hacer mucho más. Mientras la pareja dudaba que podían recomendarme apareció Mat, malayo, moreno, con el pelo medio largo… no se entretuvo demasiado, saludó, nos dio la publicidad de un hostal y sin molestar lo más mínimo volvió al lugar de donde venía y continuó charlando con sus amigos. Cuando la indecisa pareja terminó de consensuar lo que me convenía me dijeron que lo mejor era un lugar cercano a la estación, les di las gracias y a los 2 pasos había olvidado el nombre del sitio, me dirigí hacia Mat y le pedí más información sobre el guesthouse de la publicidad que nos había dado, me dijo que era bastante nuevo, muy limpio y que una habitación sencilla con baño compartido eran 20 Ringits (5€), con Wi-Fi, café y té, y además tenían una zona común con libros y tele con DVD para ver películas. No sonaba mal y también estaba cerca de la estación. Quedé con él en vernos allí e inicié la marcha, 2 minutos más tarde Mat me abría la puerta de Timur Guesthouse y me enseñaba todo lo que me había comentado.
Acababa de abrir 2 meses antes y estaba empezando con el negocio, como tenía buena pinta decidí quedarme, además me venía bien un sitio con Wi-Fi para poner al día el blog y como era bien tranquilo podía escribir sin problemas.
Dejé las cosas, me fui a dar una vueltecita y a comer y al regresar me propuso un trato, estaba pensando dar cursos de cocina a los huéspedes y quería hacer la primera prueba conmigo y Willy, una señora holandesa que había conocido el mismo día, nos daba el curso gratis, solo teníamos que comprar los ingredientes y nosotros le decíamos que nos parecía. Como es lógico le dije que por mi perfecto y a la mañana siguiente estábamos los 3 en el Mercado Central comprando todo lo necesario para hacer “Pollo al curry amarillo con verduras”, “Ternera en salsa de soja”, “Rollitos de primavera” y “Verduras fritas”:

Comida

Fue una mañana de lo más entretenida y nos dio para la comida y la cena con los ingredientes que compramos. Le dije que hubiese estado dispuesto a pagar por el curso y supongo que a día de hoy es una de las opciones que ofrece a los huéspedes de su guesthouse. Mat fue “cocinero antes que fraile” y se nota su soltura entre cuchillos y fogones.

Me encantó aprender a hacer rollitos y el curry desde cero, desde la peladura de coco de la que sacamos la leche para espesar la salsa.

Haciendo la leche de coco

Picando ajos

Rollitos

Verduritas

Ternera con salsa de soja

Rollitos

Pollo al curry

Al día siguiente nos propuso un city tour en bici pero yo tenía que preparar la burocracia para el visado de 2 meses a Tailandia, vamos, fotos tamaño carnet, fotocopia del pasaporte y “falsificar un billete de salida del país”, aunque con una reserva vale. El visado no tiene más historia, son 2 meses más 1 que puedes extender sin salir del país y cuesta 1100 B o 110 Ringits (menos de 30 €). Mat ya me había dicho los horarios del consulado y todo lo que necesitaba saber para no tener que hacer varios viajes… del consulado y de cualquier lugar que le preguntases, desde horarios de autobuses (incluso en Tailandia) hasta precios y tiempos. La info que proporciona sobre cualquier cosa que necesites es muy de agradecer.
Fueron pasando los días y cada vez estaba más agusto, nos íbamos a comer, charlábamos sobre la vida, me venía con cena la mitad de las noches y luego nos poníamos alguna peli mala con sus colegas malayos hasta que se nos cerraban los párpados. Durante los primeros 4 días fui el único huésped del guesthouse, luego pasaron algunas personas pero la sensación era la de una casa a la que llega visita. Es imposible sentirte cliente en “casa” de Mat. Si hasta me dio una copia de las llaves para poder entrar y salir aunque no hubiese nadie en recepción.

Mi paso por Kota Bharu no hubiese sido lo mismo sin Mat y su Timur Guesthouse, estoy seguro de que hubiese estado bastante menos tiempo, pero me alegro mucho de haber llegado a este lugar. Aún me escribo con Mat y siempre que alguien tiene que pasar por la ciudad le recomiendo el Timur, con lo que ya sabes, si pasas por KB no dudes en ir por el guesthouse y dar recuerdos a Mat de mi parte, seguro que te tratará bien.

Timur Guesthouse

Timur Guesthouse: 013-6354612 (Mat, Malay and English)

Utilizamos cookies en nuestro sitio web

Por favor, confirma si aceptas nuestras cookies de seguimiento. También puedes rechazar el seguimiento, por lo que puedes seguir visitando nuestro sitio web sin que se envíen datos a servicios de terceros.